8 feb. 2015

Consultorio técnico: ralentí inconsistente o renqueante


Hoy presentamos una nueva sección en Revista Coche, denominada "Consultorio Técnico", y en la que intentaremos responder cada semana a distintas cuestiones relacionadas con la mecánica o el mantenimiento de nuestro automóvil, de manera sencilla y accesible para que todos lo podamos entender. Dudas, sugerencias, trucos e importantes consejos que harán que nuestra inversión en nuestro coche sea además de una experiencia más gratificante, un apoyo para incrementar también su vida útil.

Con esta son ya nada menos que cinco secciones fijas que os ofrecemos en Revista Coche de manera semanal, algunas de las cuales (como la sección de Llamadas a Revisión) con un enorme éxito, incluso copiadas por otros blogs. Con ello renovamos nuestro compromiso de ofreceros la mejor información, la más completa e interesante, no solo en forma de noticias directamente de los fabricantes, sino con secciones variadas y amenas que enriquezcan y añadan un valor extra a nuestros contenidos.




Problemas de ralentí
Cuando nuestro coche tiene problemas de ralentí, a veces suele ocurrir que tienda a apagarse el motor, o a producir un sonido forzado, como si estuviera renqueante. Esto puede ser debido a varios factores. Uno de ellos es un ajuste de marcha en vacío inadecuado, que podemos corregir mediante un tornillo situado en el carburador (en caso de motores antiguos) o vía electrónica, para los motores más nuevos.

Otra causa probable es que haya inyectores de combustible sucios o estropeados. En este caso la solución obvia es proceder a retirar la cubierta motor y limpiar los inyectores, sustituyendo aquéllos que estén defectuosos.

Una causa más de un ralentí inconsistente es una avería en las válvulas PCV o de EGR. Si éstas se han quedado abiertas, el motor no funciona con la suficiente soltura, por lo que deberemos sustituirlas.

Si no es ninguna de estas causas, probablemente el problema sea diferente y lo podemos detectar si el rendimiento del motor ha variado. Por ejemplo, si el motor tiene falta de aceleración o potencia, y si ésta aparece en todas las situaciones o cuando el motor se calienta. Asimismo, también puede ser causado por un motor sobrecalentado, o una válvula de control térmico trabada en su fase de cierre, o la puerta de entrada de aire termostática bloqueada.

Hay que señalar que muchos carburadores de tipo retroalimentado tienen un sistema de control de velocidad de marcha en vacío, denominado ISC, que se encuentra controlado por la computadora del motor (PCM). Este sistema no es ajustable.

En los sistemas electrónicos de control del motor actuales una válvula (denominada IAC) de control de marcha en vacío se encarga de mantener la velocidad adecuada en vacío, por ejemplo, cuando al motor se le exige un trabajo extra (cuando se activa el compresor del aire acondicionado, o giramos el volante con lo que se reclama asistencia al sistema de dirección, elevando la presión hidráulica). Esta válvula se encuentra montada en el cuerpo del acelerador, y puede estar operada por un motor específico (un motor eléctrico pequeño) o por solenoide. Si cualquiera de estos dos falla, también tendremos problemas con la marcha en vacío.

| Redacción: Revista Coche