22 sept. 2015

La terrible y brutal estafa de Volkswagen


Actualización 2:
· Volkswagen admite ahora que no son 500.000 los coches con el software camuflado, sino que 11 millones de autos vendidos como "coches limpios" en todo el mundo podrían tener ese dispositivo-trampa.

· Francia pone sus ojos también en Peugeot y Renault por si podrían tener un software similar en sus coches. Poco a poco aumentan las sospechas hacia más fabricantes.

· Las autoridades de Estados Unidos han confirmado que iniciarán investigaciones criminalísticas contra Volkswagen. El fabricante germano podría enfrentarse a multimilonarias multas por incumplir la ley.

· Volkswagen dejará de vender los motores diésel 2.0, y anula las ventas de esos coches en Estados Unidos.

· El máximo responsable de Volkswagen en Estados Unidos reconoce que "hemos metido la pata, nuestra empresa ha sido deshonesta".

· Volkswagen pierde en Bolsa casi 30.000 millones de dólares en dos días.

· Angela Merkel pide a Volkswagen que no se resista a colaborar con las autoridades, y que lo haga "con total transparencia".

· Suiza se une a Corea del Sur y abrirá una investigación propia para esclarecer cuántos coches de Volkswagen circulan por su país con el software engañoso.

· Incluso la Casa Blanca se ha mostrado escandalizada con este asunto. Su portavoz, John Ernest, ha dicho que están "muy preocupados" por el tema de Volkswagen.

· El gobierno español aún no ha aclarado si abrirá investigación a SEAT.

Actualización 1: El Ministro francés de finanzas, Michel Sapin, va a pedir a la UE que se realice una investigación a Volkswagen a nivel europeo. Por su parte, Corea del Sur anunció que ellos también abrirán una investigación para descubrir cuales son las auténticas emisiones de los coches Volkswagen y cuales de sus modelos llevan el software para camuflar las emisiones contaminantes instalado.

Original: Hace unos días, Volkswagen emitía un comunicado anunciando a bombo y platillo que era el fabricante europeo con los coches más sostenibles. Se aplaudían a sí mismos por ofrecer no solo una gama variada, sino que, además, supuestamente quienes se los comprasen podían tener la conciencia tranquila (o más tranquila que los clientes de otras marcas, al menos) al colaborar en un mundo más limpio y no contaminar tanto como el resto.

Hace menos aún, con ocasión del salón de Frankfurt, la marca germana iba más allá y desvelaba sus planes de aumentar su oferta de coches híbridos hasta el año 2020. Se las prometían muy felices, hasta que se descubrió el engaño.




La EPA (la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos) estaba repasando los nuevos tests (más estrictos) a los que se les iba a someter a los coches para su control de emisiones cuando, revisando algunos Volkswagen, vieron algo "extraño", algo raro hacía el coche que no era normal. Decidieron investigar en profundidad para ver qué ocurría, y lo que descubrieron les dejó anonadados: los coches de Volkswagen venían de fábrica con un programa oculto, un gestor que monitoreaba las emisiones. Cuando éste detectaba, mediante un complejo pero diabólicamente bien calibrado algoritmo, que el coche estaba siendo sometido a pruebas de emisiones, automáticamente ajustaba una serie de parámetros del motor para hacer que las emisiones fueran menores a las reales. Con este software en Volkswagen podían pasar los controles de emisiones de cualquier país sin necesidad de cambiar nada mecánico ni ajustar materialmente el motor.

Cuando la EPA soltó la noticia, las acciones de Volkswagen se desplomaron de inmediato hasta en un 20%, y se emitió a nivel federal una orden para que Volkswagen retirase ese software fraudulento de sus coches.

Aunque aún no hay datos oficiales definitivos, se estima que este software podría estar introducido hasta en 500.000 vehículos, fabricados desde el año 2009 hasta ahora. En Volkswagen quisieron pasarse de listos y les pillaron, como popularmente se dice, "con el carrito de los helados".

Ahora bien, hay varios interrogantes que cabría plantearse. El primero es: ¿por qué tuvo que ser los Estados Unidos quienes lo detectaran, y no las agencias europeas? Y: ¿es Volkswagen la única marca que lo hace, o hay mas así que intentan simular cifras de emisiones que no pueden cumplir?

Volkswagen no solo ha defraudado a sus clientes, prometiéndoles coches que eran limpios sin serlo, y emitiendo más contaminación de lo permitida (¡hasta 40 veces superior!), dañando la salud de todos los ciudadanos. Ha quedado evidente que poco les importa la vida y el bienestar de la gente en comparación con sus beneficios económicos.

Por otra parte, Volkswagen no solo ha estafado a los países, diciendo que sus coches cumplían unas emisiones que por ley eran obligados a cumplir, sin hacerlo, sino que también ha jugado con cartas marcadas frente al resto de los fabricantes. No ha jugado limpio, y mientras otros fabricantes invierten mucho dinero desarrollando motores menos contaminantes, ellos lo solucionan parcheando sus motores con un software que engaña a los detectores para superar los tests. Si una marca obra así incluso con la salud de las personas y de sus propios clientes, ¿qué se puede esperar ya de ella? No es que no tengan ética, no tienen vergüenza tampoco.

Y atención, que en Estados Unidos no se venden ni coches Seat, ni Skoda, que seguramente incorporarán el mismo sistema, ya que mecánicamente son iguales.

Nota: Volkswagen acaba de emitir un comunicado diciendo que en Europa no hacen lo mismo y que sus motores europeos sí cumplen con la legislación vigente en cuanto a emisiones. Claro que ellos mismos qué van a decir... En ningún caso asumirían que en Europa tienen el mismo software de gestión del motor camuflado.

Lodewijk Huelga para Revista Coche