2 feb. 2015

Siguen vendiéndose coches como rosquillas

El mes pasado ha sido el mejor enero en ventas de coches desde hace cinco años.


El mercado de turismos creció un 27,5% en enero, con un total de 68.118 unidades. Estamos ante el mayor incremento en volumen desde hace cinco años y ante el mayor aumento porcentual desde hace 20 años. De hecho, hay que remontarse al ejercicio 1996-1997 para encontrar un periodo de alzas continuadas similar a éste, pues con este resultado el mercado acumula 17 meses de subidas, por el efecto del PIVE.

Este programa no sólo tiene un impacto directo en las matriculaciones sino también en la recaudación, poniendo de manifiesto que no supone un gasto para el Estado sino una inversión, ya que por cada euro invertido se recuperan cerca del doble, sobre todo en concepto de IVA. De esta forma, sólo en 2014 se recaudaron casi 3.000 millones de euros por este tributo, lo que supone un incremento del 20%.



Ciertamente, a pesar de la mejora de ciertos indicadores económicos, todavía hay aspectos que ralentizan el mercado como es la tasa de paro. Por ello, los Planes PIVE siguen siendo necesarios para reforzar el crecimiento del consumo privado y la recuperación de la confianza del consumidor. Los vehículos incentivados están generando riqueza económica por su efecto tractor sobre la economía, tanto directo (fabricación, distribución, seguros e intermediación financiera), como indirecto (sector de componentes y otros como el químico, textil, etc.). En concreto, se han contabilizado cerca de 9.000 millones generados en actividad económica por el conjunto de los planes. Sólo para el año 2014 esta cifra ha superado los 4.500 millones de euros.

Lejos de los niveles de "normalidad"
No obstante, todavía estamos lejos de las cifras de matriculaciones consideradas "normales" por nuestro nivel de motorización, población y renta per cápita y que deberían rozar las 100.000 unidades mensuales. De esta forma, frente a las cerca de 18 unidades por cada mil habitantes que se comercializan actualmente, es necesario llegar a un ratio de 25/1.000.

Si atendemos a los resultados por canales, todos comenzaron el año con crecimientos de dos dígitos. El de particulares subió un 29,1%, con un total de 40.990 unidades, mientras que el de empresas creció un 21,7%, con 18.477 unidades. El de alquiladores, por su parte, aumentó un 32,8%, con 8.651 matriculaciones.

Declaraciones
David Barrientos, Director de Comunicación de ANFAC afirmó que "el año comienza como acabó el anterior en el mercado de turismos: crecimiento a doble dígito y por encima del 20%. De hecho, el crecimiento del mes de Enero es el mejor para un mes de Enero en 20 años. El pilar básico de este crecimiento lo constituye el Plan PIVE que está produciendo un efecto de confianza sobre el consumidor muy elevado. Al mismo tiempo, este Plan está generando riqueza en la sociedad española. Se estima un impacto del conjunto de los Planes sobre la economía española de 9.000 millones de €, 4.500 millones de € sólo el año pasado. A pesar de los fuertes incrementos, el mercado se encuentra todavía lejos de su potencial y alejado del ratio de matriculaciones de otros países de nuestro entorno europeo como Francia o Alemania. Por ello, es tan importante, mantener los Planes de estímulo durante todo el año, para acercarnos al millón de unidades en 2015. A pesar de la mejora de ciertos indicadores económicos, todavía hay aspectos que ralentizan el mercado como es la tasa de paro. Por ello, los Planes PIVE siguen siendo necesarios para reforzar el crecimiento del consumo privado y la recuperación de la confianza del consumidor".

Según el presidente de GANVAM, Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas, "la prórroga del PIVE 6 está permitiendo continuar con la inercia positiva encadenando ya 17 meses de subidas. No cabe duda de que el apoyo de la Administración al sector del automóvil como palanca de la recuperación supone el oxígeno para recuperar el volumen de normalidad de 25 coches vendidos por cada 1.000 habitantes, frente a los 18 que se comercializan actualmente. Ahora bien, existe preocupación entre los concesionarios por el retraso que se está produciendo a la hora de recuperar la cuantía de las ayudas que vienen adelantando desde finales de noviembre a cuenta del Estado. Es necesaria una disposición legal que habilite esa partida presupuestaria. Confiamos en que este trámite no se haga esperar para no asfixiar económicamente a los concesionarios y también para no reducir más la dotación de la próxima edición del plan, que a cuenta de la prórroga del programa anterior lleva ya consumidos más de 85 millones de euros y, al ritmo actual, podría agotarse en marzo. Los vendedores no queremos un plan perenne sino sólo hasta que la recuperación de la economía macro se traslade al bolsillo de las familias que son las verdaderas beneficiarias de estas ayudas. La previsión para este año es cerrar con 940.000 unidades aproximadamente, y con una rentabilidad en las redes de distribución en positivo".

Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios FACONAUTO, afirmó que "tenemos que felicitarnos por el buen arranque del año. Ahora bien, estos buenos resultados se deben, en gran medida, a que los concesionarios hemos seguido adelantando puntualmente a los compradores la ayuda que contempla el PIVE. El esfuerzo que estamos haciendo es enorme, ya que hasta la fecha hemos adelantando unos 90 millones de euros correspondientes a operaciones que serán cubiertas por el PIVE 7, cuando éste esté operativo. Es un tema preocupante, pero confiamos en que se agilice su puesta en marcha, porque los concesionarios tienen ya problemas para sostener financieramente las ayudas que están adelantando a sus clientes. En este sentido, hay que agradecer el apoyo que muchas marcas están prestando a sus redes. El éxito del PIVE durante estos dos años se ha debido, en parte, a la rapidez con la que se han venido evaluando y pagando las operaciones, lo que ha inyectado liquidez a las redes para que pudieran seguir impulsando el mercado. Si esto deja de ser así, el PIVE perderá su eficacia, y complicará la mejoría que están experimentando los concesionarios, mejoría que es insuficiente para tener unas cuentas de explotación acorde con la responsabilidad que soportan. En este sentido, no debemos confundir el crecimiento exponencial de los fabricantes con la rentabilidad de los concesionarios, que aún padecen las secuelas de la crisis".

| Fuente: Ganvam | Alcance: España