18 feb. 2015

El controvertido cartel de ClassicAuto 2014

El importante Salón del coche clásico en Madrid, estrena un cartel retro-futurista de marcado trazado computerizado. ¿Es acertada esa mezcla?


Normalmente los carteles de competiciones del motor suelen ser bastante espectaculares. La velocidad, los degradados y la sensación de movilidad es algo innato en ellos y los diseñadores han sabido explotarlo y exprimirlo al máximo. Y eso que teniendo en cuenta que los recursos de antaño a nivel tanto de color como de herramientas de diseño no eran ni mucho menos los actuales.

Un guiño a ese tipo de carteles es lo que han querido hacer en la feria del coche clásico (ClassicAuto) que tendrá lugar en Madrid este fin de semana. Han querido hacer una estampa con una sensación de retro y vintage, pero con técnicas modernas con lo cual no han conseguido más que un batiburrillo que no se sabe si es una feria del motor retro, una carrera de coches, o una competición de slot. Los colores elegidos, muy desacertados, con unos rojos y azules que para nada eran habituales en la época, no tiene nada que ver con los colores pastel verdosos y encarnados de los años cincuenta o sesenta. Para que lo podáis ver en perspectiva, he añadido un cartel de esa época para que podáis comparar.




No es nada sencillo diseñar carteles de estética vintage sin meter la pata (aunque algunos siguen empeñándose, parece ser, en llevar la contraria). Para más desastre el fondo de color arenoso y el sombreado que le han incluido son más propios de carteles propagandísticos de la antigua ex-URSS o de la República Española que de una exposición de coches.

Utilizando vectorial y técnicas propias de tecnologías como animación por Flash, los encargados del diseño han querido incluir sensación de velocidad mediante degradados y transparencias. ¡Transparencias en un cartel que quiere ser de época! Para tirarse por la ventana. Error garrafal, como lo es el elegir a dos señoras para conducir coches y motos potentísimas que en aquellos años ni por asomo podían alcanzar -la gran mayoría de ella- a disfrutarlos. No quiero parecer machista, ni mucho menos, pero me parece un desacierto poner una señora conduciendo un BMW de principios de siglo (o de los años treinta, a más tardar, ya que parece un BMW 326) con una ropa de pañuelo y gafas de sol que es más propia de los sesenta o setenta. ¿Es que no han investigado un poco sobre qué líneas seguir para su diseño? ¿Como pueden cometer errores tan grandes?

La tipografía muy lineal y cuadriculada tampoco coincide para nada con la imagen vintage que se le ha querido dar al cartel, y el sombreado de la Puerta de Alcalá de Madrid mas bien parece un accesorio añadido a última hora deprisa y corriendo, como si hubieran dicho "queda mucho espacio en blanco, ¿qué ponemos aquí?". Ni las líneas entrecruzadas que forma el sombreado del fondo dan una sensación de naturalidad, suelo o velocidad, sino que conforman un ajedrezado que es incapaz de esconder la realización informática del cartel. Es lo que ocurre cuando quieres hacer un cartel de aspecto antiguo (o que inspire sensación vintage) dejándole todo el trabajo al Photoshop: que logras un diseño demasiado futurista, aunque las líneas las hayas querido hacer -y el dibujo en sí- retro.


Por si fuera poco las figuras tan estilizadas más bien parecen de una revista de moda, carecen de fuerza, de personalidad, como si estuvieran puestas por necesidad.

Sé que es muy difícil hacer un buen cartel (no en vano por eso hay tantos concursos de todo tipo pidiendo inspiración para hacerlos, y por eso se suelen pagar tan bien), me imagino que quienes lo han hecho (la compañía, empresa o quien haya sido) se ha acostumbrado demasiado a diseñar con ordenador y está mas acostumbrado a otro tipo de encargos que a encargos del mundo del motor (o cuanto menos, del mundo del motor vintage). Probablemente hayan querido enfrentarse a este reto y realizar un cartel de época, pero con este resultado jamás deberían haberlo sacado a la luz. Ese aspecto de "cartel de guerra retro-futurista" es simplemente insoportable, incalificable. Es una lástima que un Salón de tanto renombre y que va ya por su sexta edición cuente con un cartel de tan poco peso y tan desacertado estéticamente.

Reflejo es colaborador habitual del blog Revista Coche. Es ilustrador, diseñador y también asesora a compañías en su imagen corporativa. Ha realizado novelas gráficas en 2D y 3D, catálogos, logotipos de empresa e infinidad de proyectos web.

| Redacción: Reflejo para Revista Coche