9 jul. 2014

Andalucía, la región de toda España donde menos se reparan los coches


Las reparaciones de vehículos en Andalucía retrocedieron un 9,2% en 2013, lo que supone una caída más acentuada que la registrada en el conjunto de España, donde bajaron un 7,8%, según el informe "Instantánea de la posventa en Andalucía", elaborado por la consultora experta en siniestros Audatex con motivo del IV Foro de Automoción de Andalucía celebrado en Sevilla y organizado por Faconauto y Fedeme. El envejecimiento del parque es la principal causa de esta bajada, al que se suma el descenso acumulado de las matriculaciones en los últimos años y la proliferación de talleres ilegales que concentran ya una de cada cuatro reparaciones.

Sin embargo, el estudio -realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros- constata que la caída de las reparaciones en Andalucía se suavizó respecto al ejercicio 2012, cuando bajaron un 12%, y se prevé que este año se contenga todavía más el ajuste en el sector, con un retroceso del 5%.




Según el informe de la consultora Audatex, esta situación de debilidad coyuntural de la posventa se mantendrá hasta 2017, año en el que se producirá un punto de inflexión con un cambio positivo en todos los indicadores del sector, con un dato de matriculaciones que superará la barrera psicológica del millón de unidades, cifra que no se alcanza desde el año 2008, según los datos de Ganvam.

Precisamente, el regreso de las matriculaciones a su nivel natural, cifrado en 1,2 millones de unidades según el sector, supondrá un freno al avance de los coches con más de diez años, que para el horizonte de 2017 supondrán las dos terceras partes del parque. A día de hoy, el 44% de los turismos en Andalucía tienen más de diez años, lo que supone 1,8 de los 4 millones de vehículos que circulan por la comunidad, aunque esta media es inferior a la nacional, que se sitúa en el 51%.

Por provincias, Jaén es la que registra una mayor proporción de vehículos con más de diez años circulando por sus carreteras, con el 49% del parque, seguida de Almería y Granada (ambas con el 47%). Por debajo de la media andaluza se sitúan Cádiz (39%), Sevilla (41%) y Málaga (43%).


Los ingresos caen más que las reparaciones
Por su parte, la caída de los ingresos es más acusada que el volumen de reparaciones, al descender un 11,9%, debido al mayor impacto de la crisis en las reparaciones relacionadas con averías mecánicas, que aunque son imprescindibles para la marcha del vehículo, son también las más costosas y, por tanto, las más difíciles de afrontar por muchos conductores, máxime cuando su vehículo es veterano y muchas veces no compensa económicamente la reparación.

Curiosamente, las reparaciones de chapa y pintura –más "prescindibles" a priori- han ganado terreno a las mecánicas, alcanzado una cuota del 46,2%, tres décimas más que en 2012. Aparte de su carácter más económico, estas reparaciones sufren menos la crisis por una cuestión climática. Así, en comunidades como Andalucía, con menos inclemencias meteorológicas que pueden afectar a la conducción (lluvia, tormentas, nieve, etc.), los daños que se producen suelen ser de menor gravedad, por lo que la complejidad de la reparación y su coste suelen ser inferiores, representando una menor cifra de negocio para el sector posventa.

Además de estos factores, la caída de las reparaciones también se explica por la debilidad de la matriculación de vehículos nuevos en los últimos años. De hecho, desde que comenzó la crisis en 2007, se ha pasado de matricular una media de casi 250.000 coches anuales en Andalucía a cerca de 77.000 en 2013, lo que supone un desplome del 69,2% y una menor afluencia de vehículos jóvenes al mercado.


Menos kilómetros y más talleres ilegales
En este sentido, la consultora experta en siniestros recuerda que son precisamente los vehículos más jóvenes los que dejan más ingresos a los talleres debido, por un lado, a que cuentan con sistemas electrónicos y de seguridad más sofisticados, pero también a que son los que más kilómetros recorren. Un automóvil de entre uno y dos años hace una media de 22.900 kilómetros, rodaje que va descendiendo a medida que el coche "se hace mayor", hasta situarse en los 5.500 kilómetros anuales para los de más de diez años.

De hecho, Audatex señala que, en contra de lo que pudiera pensarse, los vehículos más viejos son los que menos visitan el taller y menos beneficios dejan, ya que por lo general su valor venal no compensa el precio de la reparación, contando con coberturas de seguro menores que las de los coches más jóvenes cuyas reparaciones acaban limitándose a las meramente imprescindibles.


Asimismo, ese envejecimiento del parque es también culpable del desvío de una cuarta parte de las reparaciones que se realizan en el mercado hacia los talleres ilegales en los que la calidad no importa y sólo manda el factor precio para conseguir que la reparación compense.

También, esa mayor antigüedad ha provocado que la mayor carga de trabajo recaiga en los talleres independientes, ya que según el informe de Audatex concentran el 40% de las reparaciones de vehículos de más de diez años en Andalucía, casi el doble que los oficiales. Además, esta situación es justo la inversa de lo que sucede en los primeros años de vida del vehículo, cuando su lealtad es mayor hacia el concesionario, al acaparar el 38% de los coches de menos de cinco años.

Según el responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "el sector posventa en general y los talleres oficiales en concreto deberán reorganizar su actividad para rentabilizarla al máximo atendiendo a tres segmentos diferentes de vehículos en función de su edad, lo que también servirá para administrar mejor los tiempos que el taller dedica a otras gestiones derivadas de la reparación del vehículo, como el tiempo dedicado a la cita previa, la recepción del coche o la estimación del presupuesto, alcanzando ahorros del 15% sobre el coste total del proceso posventa".

| Fuente: Audatex | Alcance: España