85 años del Opel Kadett



La sexta generación del Opel Astra supone una nueva referencia en el segmento de los compactos, pero también la continuación de una tradición que comenzó hace 85 años. En 1936 Opel fue el primer fabricante de automóviles alemán en poner sobre la carretera un compacto asequible y adecuado para las familias: el Opel Kadett.

El mercado de coches compactos se desarrolló con tanta fuerza durante los años del milagro económico alemán, "Wirtschaftswunder", que Opel, en 1962, construyó una nueva fábrica en Bochum (Alemania) específicamente para el Opel Kadett.




La segunda clave del éxito fue no dormirse nunca en los laureles. Cada nueva generación estrenaba más innovaciones, como el motor de cuatro cilindros refrigerado por agua del Opel Kadett A (1962), la carrocería con una aerodinámica excepcional del Opel Kadett E (1984) o la iluminación adaptativa (AFL) del Opel Astra H (2004).

Ahora, la historia se repite. Con el diseño audaz y puro, así como con la vanguardista tecnología del Opel Astra 2021 -incluidas sus motorizaciones híbridas enchufables-, Opel inicia una nueva era en el segmento de los compactos.

El Opel Kadett de 1936 se presentó con una revolucionaria carrocería monocasco
La tradición de Opel como un referente en el segmento de los compactos comenzó con el primer Opel Kadett en 1936. Tras el Opel Olympia -el primer coche alemán producido con una carrocería monocasco totalmente de acero-, el Opel Kadett también empleó esta revolucionaria tecnología.

En comparación con la clásica carrocería montada sobre un chasis, el método de construcción monocasco presenta numerosas ventajas, como: un menor peso, para mejorar las prestaciones y el consumo de combustible, así como una mayor seguridad gracias a su superior estabilidad y un centro de gravedad más bajo.

Las ventajas del Opel Kadett A (1962-1965) se centraban en su motor de 1,0 litros de alegre respuesta, su gran maletero y el gran espacio interior para los pasajeros. La receta del éxito también incluía un ingrediente que cierto rival nunca podría igualar. El tapón de llenado del depósito de combustible estaba en el exterior, no en el maletero; que se reservaba para guardar fácilmente el equipaje. "Nunca olerás a gasolina en el maletero", bromeaban los encargados del irónico mensaje de publicidad dirigido a Wolfsburg.

El compacto de Opel entró en otra nueva era con el Opel Kadett D (1979-1984). En lugar de la tracción trasera, el nuevo modelo incorporó por primera vez la tracción delantera "made by Opel". La disposición transversal de su mecánica ahorraba espacio y aumentaba de esa manera la habitabilidad. Aunque el Opel Kadett recién llegado era más corto que su predecesor, su interior ofrecía más espacio, bastante más que muchos de sus rivales.

El Opel Astra F encarna el "Zeitgeist" de los 90 y aporta un nuevo nombre al compacto de Opel
Cuando el Opel Astra F se estrenó en 1991 el mundo estaba experimentando grandes cambios. La séptima generación del compacto de Opel encarnaba el "Zeitgeist" (espíritu) de su época como ningún otro coche. El nuevo modelo no sólo adquirió un nuevo nombre -Opel Astra, como su compañero británico de la marca Vauxhall- sino también un gran número de sistemas de seguridad de nuevo desarrollo. Su alto nivel de reciclabilidad demostró la importancia de la sostenibilidad y su compromiso con el medio ambiente.

El Opel Astra F no fue sólo el modelo del gran cambio, también continúa como el modelo más vendido de Opel hasta hoy: el fabricante de automóviles alemán produjo alrededor de 4,13 millones de unidades entre 1991 y 1997.

El nuevo Opel Astra, en su sexta generación, da un paso hacia el futuro

Con el nuevo Opel Astra Opel se sitúa una vez más en el umbral de una nueva era en el segmento de los compactos. El CO2 es la nueva moneda en la industria del automóvil, por lo que la electromovilidad es clave para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero. Por ello, el nuevo Opel Astra juega un papel fundamental en la electrificación de la gama de modelos de la marca: la 11ª generación del compacto de Opel estará disponible, por primera vez, como híbrido enchufable con dos niveles de potencia.

El nuevo Opel Astra supone también una gran declaración de diseño para la marca. El siguiente paso de la nueva filosofía de diseño audaz y puro del fabricante alemán. El Opel Vizor en su frontal, sus musculosos pasos de rueda y tensas superficies expresan una personalidad deportiva y segura; en su interior, el puesto de conducción Pure Panel orientado al conductor, aportará una nueva experiencia sensorial.

85 años tras el primer Opel Kadett, con la firme tradición de sus predecesores, el nuevo Opel Astra da un audaz paso hacia el futuro.

1936-1940: Opel Kadett, el conquistador de corazones y mentes
El veloz coche de cuatro plazas podía alcanzar casi 100 km/h y no tardó en hacerse un hueco en el corazón de la gente. También encontró el favor de la prensa: "Como han confirmado las primeras pruebas de conducción, el Opel Kadett no es un coche común en esta horquilla de precios", se podía leer en el periódico alemán "Braunschweiger Tageszeitung" del 5 de diciembre de 1936. El chasis, con suspensión delantera Dubonnet y tren trasero de ballestas, procedía del Opel Olympia, y el motor de cuatro cilindros en L de fundición provenía del Opel P 4. Cubicaba 1.073 cm3 y desarrollaba 23 CV. Las ventajas de la ingeniería de un sistema modular también jugaron un papel clave en el bajo precio del coche. Al igual que su hermano mayor, el Olympia, de similar apariencia, el Opel Kadett es un coche moderno. Se caracteriza por sus armoniosas proporciones y faros integrados. En 1938 una importante actualización a la mitad de su vida comercial añadió una nueva parrilla de estilo art déco tardío; no en vano, los expertos consideran hoy a este modelo como una generación intermedia.

Del Opel Kadett al Admiral
"Tan ágil, versátil y obediente a todas las órdenes del conductor como cabría esperar de un cadete naval", se escribía en 1936 sobre el nuevo modelo de Opel en el periódico de Colonia "Kölnische Zeitung". Su nombre, "Opel Kadett", era tan nuevo como su segmento. Hasta el debut del primer Opel Astra en 1991, durante más de cinco décadas, todos los compactos de Opel utilizarían este nombre. La compañía lanzó otras dos gamas con nombres derivados de la marina alemana, Admiral y Kapitän, en 1937 y 1938.

Chasis monocasco y producción ultramoderna
Tras el Olympia, que fue el primer coche alemán de producción en serie con carrocería monocasco de acero, el primer Opel Kadett también tenía una carrocería del mismo tipo. Esta construcción tiene muchas ventajas en comparación con la clásica carrocería montada sobre un bastidor. Por ejemplo, las prestaciones y el consumo de combustible se benefician del bajo peso del coche, mientras su nivel de seguridad y dinamismo son mayores gracias a su superior rigidez y centro de gravedad más bajo. La estructura autoportante abrió la puerta a un nuevo método de producción que aún hoy se utiliza: la carrocería y la mecánica (motor, transmisión, ejes…) se ensamblan en la línea de producción, en el llamado "matrimonio", con la ayuda de elevadores hidráulicos. Opel fabricó el Opel Kadett en Rüsselsheim. En 1936 la compañía disponía de la forja de estampación más moderna del mundo y el mayor taller de prensado de carrocerías de Europa.

Diseño fresco e innovadora tecnología
Los faros integrados en la carrocería, en lugar de las antiguas unidades separadas, aportaban un aspecto fresco al Opel Kadett. No extraña entonces la razón por la que Opel fue la primera marca en popularizar el diseño moderno de los coches en Europa. En los años 30, poco después de la integración de la compañía en el Grupo General Motors, se creó un departamento de diseño en Rüsselsheim por iniciativa del diseñador jefe de GM, Harley Earl.

Mucho coche por su dinero. En 1936 el primer Opel Kadett ofrecía una buena relación calidad-precio y democratizaba así el lujo. Esto se ha convertido en algo habitual para Opel. Detalles como los frenos hidráulicos en las cuatro ruedas, los intermitentes, la ventilación sin corrientes de aire a través de una ventanilla abatible triangular y el maletero "a prueba de polvo" accesible desde el interior eran en aquel momento inusuales en este segmento, pero en el Opel Kadett todos ellos eran de serie.

El Opel Kadett fue el primer modelo de Opel en incorporar un carburador de tiro descendente de desarrollo propio con el llamado tubo venturi. En este tubo, que lleva el nombre del físico italiano Giovanni Battista Venturi (1746-1822), el combustible se mezcla con el aire de admisión antes de la válvula de mariposa. El tubo venturi es una pieza de paredes lisas con un estrechamiento. Cuando el aire fluye a través del tubo y pasa por la sección estrecha, tiene que fluir más rápido en este punto que en las otras secciones. Como resultado se produce un vacío (como en la parte superior del ala de un avión). En el punto estrecho hay un tubo lleno de gasolina. El combustible es aspirado por el vacío en el tubo venturi y arrastrado.


Serie Primera generación del Opel Kadett
Período de producción 1936–1940
Unidades 107.608
Tipos de carrocería Dos puertas sedán

Cuatro puertas sedán

Dos puertas descapotable

Motor Gasolina: 1,1 l / 23 CV


Carrocería/chasis Carrocería monocasco de acero
Suspensión delantera Eje rígido, forjado
Amortiguación delantera Amortiguadores y muelles Dubonnet
Suspensión trasera Eje rígido, tipo banjo
Amortiguación trasera Ballestas semielípticas, amortiguadores hidráulicos; "Normal-Limousine" (sedán) a partir de 1937: ballestas semielípticas, amortiguadores

Dirección, tipo Recirculación de bolas
Llantas, tipo Llantas de acero
Neumáticos, tamaño 4.50 x 16

Dimensiones/peso
Longitud/anchura/altura (mm) (Sedán) 3810 x 1375 x 1455
"Special-Limousine" (desde 1937) 3840 x 1375 x 1535
"Normal-Limousine" (desde 1937) 3710 x 1375 x 1455
Distancia entre ejes (mm) (Sedán) 2337
Ancho de vías delantero/trasero (mm) 1075/1168
Peso en vacío (kg) 757

Las generaciones de posguerra: del Opel Kadett A al actual Opel Astra

1962-1965: Opel Kadett A, el milagro económico
Un gran maletero y mucho espacio para cuatro personas, además de un nuevo y dinámico motor y unos bajos costes de mantenimiento fueron la receta del éxito del Opel Kadett A. Opel fabricó casi 650.000 unidades entre 1962 y 1965. Las formas del modelo de dos puertas y tres volúmenes eran modernas y elegantes. Su baja línea de cintura y ventanillas panorámicas le otorgaban una buena visibilidad, y la franja decorativa que recorría su lateral acentuaba su alargada forma. Los guardabarros delanteros se estrechaban hacia los faros y los extremos traseros tenían forma de aletas. Su habitabilidad impresionó profundamente a los propietarios de modelos de esa categoría.

El maletero era un auténtico maletero y el tapón del depósito de combustible estaba fuera. "Opel Kadett, en resumen: OK", publicitaba el equipo creativo de Opel. Incapaz de resistirse a lanzar un ataque a sus rivales de Wolfsburg, como guiño idearon el eslogan "Nunca olerás a gasolina en el maletero". Con su moderno motor delantero refrigerado por agua, el Opel Kadett tenía otra importante ventaja de diseño sobre el Escarabajo. Su motor de cuatro cilindros de 993 cm3 desarrollaba 40 CV y, a partir de marzo de 1963, también propulsaba al nuevo Opel Kadett Caravan.

1965-1973: Opel Kadett B, "Das Auto"
La B sigue a la A, y en 1965 una nueva serie reemplazo al primer modelo. La nueva generación tenía más de cuatro metros de longitud y, por lo tanto, era bastante más grande que su predecesora. Para la carrocería, los diseñadores se inspiraron en sus colegas al otro lado del Atlántico. La parte trasera plana e inclinada recordaba a los coupés más populares de Estados Unidos. En 1966 "Automobil Illustrierte" señaló: "Casi puedes ver la potencia y la velocidad antes de escuchar su motor". No sólo aumentó su longitud, también la potencia. Los ingenieros de Opel ampliaron el diámetro del propulsor de cuatro cilindros en 3 mm. La versión básica de, 1.078 cm3, desarrollaba 45 CV. También estaba disponible un motor 1.1 S de mayor compresión con 55 CV.

El Opel Kadett tuvo éxito de inmediato, con más de 2,6 millones de unidades producidas desde septiembre de 1965 hasta julio de 1973. Y su notoriedad no se limitó a su país de origen. En 1966 la cuota de exportación alcanzó el 50%, cuando clientes de 120 países de todo el mundo se decidieron por el Opel Kadett.

1973-1979: Opel Kadett C, el atleta
La familia Opel Kadett C tuvo muchas caras: como inteligente coche familiar, elegante segundo coche con un práctico portón trasero o como un competitivo coupé deportivo con pintura de guerra. Entre 1973 y 1979 se construyeron un total de 1,7 millones de unidades. El Opel Kadett C de tracción trasera debutó en agosto de 1973 con una carrocería de diseño limpio y un nuevo tren delantero de doble horquilla.

Los rasgos de diseño característicos incluían una parrilla del radiador plana, un capó con el característico pliegue de la marca y un faldón delantero en forma de spoiler. "El Opel Kadett no sólo se conduce excepcionalmente bien, sino que también está diseñado a conciencia y fabricado de forma limpia. Requiere poco mantenimiento, es fácil de reparar y es económico", elogiaron los expertos del equipo de pruebas de coches de "auto motor und sport" en la edición 20/73. El potente GT/E debutó en el IAA de 1975, su motor de 1,9 litros con inyección Bosch L-Jetronic desarrollaba 105 CV y propulsaba los escasos 900 kilogramos del Opel Kadett hasta una velocidad máxima de 184 km/h.

1979-1984: Opel Kadett D, el coche de tracción delantera
La cuarta generación del Opel Kadett de posguerra abrió una nueva era para los compactos de Opel. En el IAA de 1979 el primer modelo de tracción delantera de Opel debutó con un moderno aspecto como Opel Kadett D. Aunque el recién llegado era 126 mm más corto que su predecesor, con 3.998 mm, lucía un interior más amplio longitudinalmente y ofrecía significativamente más espacio que muchos de sus rivales.

Pero no sólo la disposición de la mecánica y el chasis, con eje de torsión en el tren trasero, rompían con la tradición: el Opel Kadett recibía un nuevo motor OHC de 1,3 litros de 60 o 75 CV. La revolución continuó con las distintas variantes de carrocería. Además del espacioso familiar, que contaba con un volumen de carga de hasta 1.425 litros, Opel sólo ofrecía versiones de estilo coupé. En enero de 1983 apareció el deportivo Opel Kadett GTE, equipado con un motor de 1,8 litros y cuatro cilindros que desarrollaba 115 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 187 km/h. Otras modificaciones técnicas incluían un chasis con una nueva puesta a punto y la altura de la carrocería rebajada, nuevos amortiguadores de dirección y frenos de disco delanteros ventilados. Entre 1979 y 1984 se fabricaron un total de 2,1 millones de unidades del Opel Kadett D.

1984-1991: Opel Kadett E, campeón del mundo en aerodinámica
El segundo Opel Kadett de tracción delantera, fabricado de 1984 a 1991, fue un absoluto ganador, galardonado como "Coche del Año 1984". En su ciclo de vida se produjeron un total de 3.779.289 unidades, situándose como el Opel más vendido hasta ese momento y un auténtico referente por aerodinámica. Los ingenieros de Opel dieron en el clavo en 1984. Basado en la ingeniería de su predecesor, pero con un diseño de portón trasero completamente nuevo, el Opel Kadett E estaba preparado para una carrera estelar. Con un coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,39, el Opel Kadett D era el mejor de su categoría, aunque esta cifra palidecía en comparación con la de su sucesor.

Tras 1.200 horas de puesta a punto en el túnel de viento, el Opel Kadett E logró un sensacional Cx de 0,32. El deportivo GSi, con un Cx de 0,30 y una resistencia al avance de 0,57 m2, era el compacto más aerodinámico del mundo. Los compradores se acostumbraron a su nueva forma a los pocos meses, allanando el camino para una nueva historia de éxito que proporcionó al Opel Kadett E 625.000 matriculaciones en Europa en 1987. Para entonces, la versión familiar ya había ascendido a la cima de su categoría. Desde el otoño de 1985 se ofreció una versión con portón trasero, la primera desde el Opel Kadett C. Además, el deportivo GSi alcanzó unos objetivos que sus rivales no pudieron igualar. Cuando el legendario motor de 16 válvulas entró en escena, en 1987, dejó a sus competidores comiendo polvo.

1991-1997: Opel Astra F, el superventas
Entre 1991 y 1997 se fabricaron unos 4,13 millones de unidades del Opel Astra F, lo que le convierte en el modelo de Opel más vendido en la historia de la marca. El trabajo de desarrollo se centró en combinar un diseño moderno con más espacio interior, mayor confort y mayor énfasis en la protección del medio ambiente.

El sucesor del Opel Kadett adoptó el nombre de su modelo hermano británico (la cuarta generación del Opel Kadett se había vendido en el Reino Unido como Vauxhall Opel Astra desde 1980). Opel también lanzó una ofensiva de seguridad con su nueva estrella. Todos los Opel Astra contaban con un sistema de pretensores activos en los cinturones de seguridad de los asientos delanteros, cinturones ajustables en altura y banquetas de los asientos con efecto anti submarino, así como protección lateral con refuerzos de doble tubo de acero en todas las puertas. Por primera vez todos los motores contaban con catalizador.

1998-2004: Opel Astra G, el coche versátil
En la primavera de 1998 el Opel Astra, con un diseño similar al de un coupé, se ofreció desde el principio como hatchback con carrocería de tres y cinco puertas y como familiar. Más tarde se añadió una berlina de tres volúmenes, un coupé y un descapotable. Su diseño independiente progresivo, dinámico chasis y tecnología de propulsión, así como una rigidez torsional y de flexión que casi duplicaba a la de su predecesor, son algunas de las características de la completamente nueva segunda generación del Opel Astra. Su carrocería completamente galvanizada jugó un papel clave en su alto valor residual.

La seguridad activa mejoró con un aumento del 30% en la potencia lumínica de los faros halógenos H7 y el chasis Dynamic Safety (DSA) completamente rediseñado. Combinaba el confort con una conducción ágil y segura, incluso a tope de carga. La distancia entre ejes era unos diez centímetros más larga, lo que permitía un mayor espacio interior, en concreto más espacio para las rodillas en la parte trasera y un mayor volumen de maletero de 370 litros.

2004-2009: Opel Astra H, el coche poderoso
Con doce motores de entre 90 y 240 CV, y siete tipos de carrocería diferentes, la oferta de modelos del Opel Astra H, del que se vendieron más de 2,7 millones de unidades, era excepcional. Cuando se lanzó en marzo de 2004, la tercera generación del Opel Astra presumía de un diseño vanguardista, un gran dinamismo de conducción y muchas innovaciones técnicas, por lo que resultó vencedor de inmediato en numerosas pruebas comparativas en publicaciones especializadas de automoción.

Los aspectos tecnológicos más destacados del Opel Astra incluían el sistema de chasis adaptativo IDS Plus, con control electrónico continuo de la amortiguación (CDC), que hasta el momento sólo se encontraba en categorías superiores o en deportivos exclusivos, así como el sistema de iluminación con faros adaptativos (AFL) con luz dinámica en curva. El Opel Astra también presumía de un alto nivel de seguridad. El superventas estaba considerado como uno de los compactos más seguros.

2009-2015: Opel Astra J, la pieza de diseño
Arte escultural combinado con precisión alemana: el Opel Astra J no sólo encarnaba la nueva filosofía de diseño de la marca, también ayudaba a los conductores con unas tecnologías que contribuyeron de manera importante al éxito del Insignia, el superventas del segmento medio. El sistema de cámara "Opel Eye" reconoce las señales de tráfico e informa al conductor de los límites de velocidad o de las prohibiciones de adelantamiento. También advierte a los conductores si están en peligro de salirse del carril. Con el sistema de faros AFL+, el Opel Astra J es capaz de mirar a la vuelta de la esquina y, si es necesario, atenuar automáticamente el haz de luz o cambiar a luces largas.

Con un chasis que podía mejorarse aún más con la tecnología adaptativa FlexRide, el moderno Opel Astra podía desplegar al máximo sus dotes dinámicas. Una nueva arquitectura del eje trasero garantizaba la diversión en la conducción, mayor manejabilidad y máximo confort, con una timonería de Watt incorporada para mejorar el control de las ruedas. Los conductores del Opel Astra J también se beneficiaban de una nueva generación de asientos delanteros desarrollados de acuerdo con los últimos descubrimientos en materia de ergonomía de la seguridad y galardonados con el sello de calidad de los expertos médicos de la organización independiente AGR (Aktion Gesunder Rücken e.V. / campaña por unas espaldas saludables).

2015-2021: Opel Astra K, el Coche del Año 2016
Hasta 200 kg más ligero, con mayor habitabilidad a pesar de su longitud total reducida y más eficiente gracias al uso exclusivo de motores de nueva generación; el Opel Astra K supuso un importante salto cualitativo y fue coronado como "Coche del Año" en Europa en 2016. El compacto volvía a estar disponible como hatchback y como espacioso Sports Tourer.

Continuando con una tradición que comenzó con el Opel Astra G, el Opel Astra K también destaca por su tecnología de iluminación. Es el primer coche que introduce en el segmento compacto la tecnología matricial IntelliLux LED® completamente adaptativa que no provoca deslumbramientos, hasta ese momento reservada a los modelos de lujo y de categorías superiores. Los sistemas de asistencia a la conducción de nueva generación incluyen también el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de mantenimiento de carril activo con aviso de abandono involuntario de carril junto con la Indicación de distancia de seguimiento y la alerta de colisión frontal con frenado automático de emergencia. Además, el Opel Astra K vuelve a ofrecer bienestar con la introducción de asientos delanteros ergonómicos de nuevo diseño, certificados por la organización AGR una vez más. Estos nuevos asientos delanteros pueden mejorarse con funciones de ventilación y masaje.

Desde 2021: Opel Astra L, el desafío de la electrificación
Con el nuevo Opel Astra, el fabricante de automóviles alemán abre un nuevo capítulo: por primera vez, el compacto está disponible con una propulsión electrificada. Opel ofrecerá el nuevo Opel Astra como híbrido enchufable con dos niveles de potencia. Además de versiones con motores de gasolina y diésel de elevada eficiencia combinadas con transmisiones manuales de seis velocidades o automáticas de ocho velocidades en las que se ha optimizado las fricciones.

El nuevo Opel Astra supone también toda una declaración de diseño para la marca. Dinámico como nunca, con superficies puras y tensas, despojado de elementos superfluos y con el nuevo frontal de la marca: el Opel Vizor. Con su nueva generación en el segmento compacto, Opel demuestra que el Opel Astra está preparado para definir una nueva era.

| Preparación: RevistaCoche / RevistaCoche.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!