26 ene. 2015

Los coches diesel cada vez son menos atractivos para los compradores

Las futuras restricciones al tráfico y la mayor penalización fiscal por contaminante desplazan la demanda a la gasolina.


La particular cruzada contra los motores diésel en un intento por convertir las ciudades en entornos más saludables ha hecho mella en las ventas de vehículos de gasoil, lastrándolas en un 5,3% desde 2007, según datos de la DGT recogidos por la plataforma internacional AutoScout24.

De esta forma, aunque el diésel sigue siendo el motor más representativo del mercado, amenazas como las futuras restricciones al tráfico en las grandes ciudades, unidas a una mayor penalización fiscal por contaminar hasta cuatro veces más que un gasolina, han hecho retroceder su cuota de un 74,6% a poco más de un 70% en los últimos siete años.



En este sentido, la plataforma europea revela que las medidas restrictivas planteadas para cumplir con los planes de calidad del aire y adaptarse a las exigencias de la Unión Europea, especialmente en ciudades con altos índices de contaminación como Madrid, han propiciado que parte de la demanda de diésel se desplace hacia la gasolina, que ha visto subir sus ventas en más de un 10% desde 2007, concentrando más de un tercio de la cuota total.

Además, aunque años atrás la creencia popular dictaba que los diésel resultaban más económicos por su menor consumo, los argumentos ya no se sostienen. De hecho, los coches de gasolina cada vez gastan menos por lo que no es de extrañar que crezca progresivamente el número de conductores que opten por ahorrarse los 2.000 euros de diferencia que supone de media la compra de un modelo de gasoil, máxime cuando sólo se amortizan si se recorren más de 15.000 kilómetros al año.

Además, la caída del precio de la gasolina, que sólo en el último año se abarató más de un 19%, ha recortado diferencias con el gasoil, haciendo que hoy por hoy las diferencias sean casi imperceptibles. De hecho, el litro de gasóleo marcaba esta semana 1,05 euros frente a los 1,1 de la gasolina.

Paralelamente, los datos revelan que esta máxima del "quien contamina, paga" está provocando a su vez un aumento de las vehículos propulsados por tecnologías alternativas en detrimento del diésel. De esta manera, si bien tienen todavía una representación residual del 1,7% dentro del mercado han visto crecer sus ventas un 750% en los últimos siete años.

Curiosamente, según apunta la consultora experta en VO, en el mercado de usados la tendencia es la contraria, pues sólo en el último año la gasolina perdió cuatro décimas en su cuota al pasar del 38,5% en 2013 al 38,1% en 2014. Además, aquí la parte correspondiente a nuevas tecnologías es testimonial ya que es ahora cuando están llegando al mercado de segunda mano.

Según el director general de AutoScout24, Gerardo Cabañas, "la tendencia es clara: vamos hacia vehículos cada vez menos contaminantes porque, al fin y al cabo, la conciencia ecológica se está ligando también a una conciencia económica, demostrando que poner en marcha iniciativas que reduzcan la contaminación no sólo es mejor para el entorno y la salud, sino también para el bolsillo".

| Fuente: AutoScout 24 | Alcance: España