15 oct. 2014

Y este es el espectacular coche de competición de Audi que se conduce solo

El coche, que dará una vuelta al circuito a ritmo de competición y sin nadie que lo conduzca, tiene una potencia de 560 CV y una velocidad máxima de 305 km/h.


Audi ha desarrollado el coche de conducción autónoma más deportivo del mundo. Con ocasión del final de temporada del DTM (Campeonato Alemán de Turismos), el Audi RS 7 "Piloted Driving Concept", un vehículo experimental de conducción autónoma mostrará su potencial dinámico por primera vez en el circuito de Hockenheim: a ritmo de competición, sin piloto.

"Estamos desarrollando un gran impulso en una de las más importantes tendencias en el mundo automovilístico con nuestras soluciones técnicas para conducción autónoma," afirma Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico de AUDI AG. "La fascinación de este desarrollo se verá escenificada en la carrera DTM de Hockenheim. Un tiempo por vuelta justo por encima de dos minutos y aceleraciones laterales de hasta 1,1 g hablan por sí solos".




Audi lleva tiempo representando una fuerza de vanguardia en el campo de la conducción autónoma. Los esfuerzos de la marca en el desarrollo de esta tecnología han producidos numerosos logros espectaculares. En 2010, por ejemplo, un Audi TTS sin conductor conquistó el trazado de la legendaria subida a Pikes Peak en Colorado, EE.UU. Audi ha ilustrado una y otra vez el potencial de esta tecnología con demostraciones al límite. Con 560 CV y una velocidad punta de 305 km/h, el Audi RS 7 "Piloted Driving Concept" de conducción autónoma es fiel al lema de la marca de los cuatro aros A la vanguardia de la técnica.

El Audi RS 7 "Piloted Driving Concept" en circuito
El Audi RS 7 "Piloted Driving Concept" es una plataforma tecnológica con la que Audi está explorando las posibilidades de conducción autónoma en su nivel de mayor dinamismo. El 17 de octubre, viernes, y el domingo 19 –antes de la salida de la última carrera del DTM 2014– el prototipo experimental completará una vuelta al circuito de Hockenheim sin piloto. El gran coupé de cinco puertas es casi idéntico al modelo de producción, pero su servodirección electromecánica, los frenos, la mariposa del acelerador y el cambio tiptronic de ocho marchas que distribuye la fuerza a la transmisión integral quattro están controlados automáticamente.

Hay dos consideraciones tecnológicas primordiales en una conducción automatizada al límite: la orientación de alta precisión del vehículo sobre el pavimento y el control absoluto de su comportamiento en los límites de adherencia.

La plataforma tecnológica utiliza señales GPS especialmente corregidas para la orientación sobre la pista. Precisos al centímetro, esos datos GPS específicos se transmiten al vehículo vía WLAN según los estándares automovilísticos y, coincidentemente, vía radio de alta frecuencia. Paralelamente a esto, imágenes de cámaras 3D se comparan en tiempo real con informaciones gráficas almacenadas a bordo. El sistema busca en cada una de las numerosísimas imágenes cientos de rasgos conocidos, como las líneas de edificaciones que sirven de fondo a la pista, usándolos como información adicional de posicionamiento.

El control del vehículo al límite de adherencia es otro aspecto destacado del Audi RS 7 experimental para el pilotaje autónomo. Una completa red de datos embarcada, combinada con el control de alta precisión de todos los elementos implicados en la conducción, posibilita a la plataforma tecnológica rodar al límite. Los ingenieros de Audi investigaron intensamente el pilotaje autónomo sometiendo el vehículo experimental a muchos miles de kilómetros de ensayos en diversos tipos de vías.


Para demostrar sus capacidades, el Audi RS 7 "Piloted Driving Concept" realizará una vuelta completa en el circuito de Hockenheim, con aceleración a tope en las rectas, frenada a fondo antes de las curvas, precisa entrada en curvas y re-aceleración perfectamente acompasada a la salida de ellas. En las frenadas, las fuerzas de deceleración superarán los 1,3 g, y la aceleración lateral en curvas puede llegar a 1,1 g. Los ensayos en la pista de Hockenheim sugirieron una probable velocidad máxima de 240 km/h, y un tiempo por vuelta de 2 minutos y 10 segundos.

El circuito de competición es obviamente el más exigente instrumento de ensayo cuando se trata de conducción autónoma. Los futuros sistemas también tendrán que funcionar con extrema precisión y cero errores en situaciones críticas. Deberán ser capaces, por tanto, de juzgar cada situación concreta también al límite de adherencia. Este escenario de prueba provee a los ingenieros de Audi variadas consideraciones y visiones para el desarrollo de producción, como por ejemplo el perfeccionamiento de funciones de maniobras de evasión automática en situaciones críticas de conducción.

La vuelta al circuito del Audi RS 7 "Piloted Driving Concept" podrá seguirse en streaming en directo (www.automedia.tv/en). La emisión comenzará a las 12:45 este próximo domingo día 19 de octubre.


Audi RS 7 pilotado 1
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 2
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 3
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 4
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 5
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 6
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 7
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 8
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 9
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 10
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 11
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 12
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 13
Audi RS 7 pilotado
Audi RS 7 pilotado 14
Audi RS 7 pilotado

| Fuente: Audi | Alcance: Alemania