23 oct. 2014

Lo barato sale caro (sobre todo en sillas de niños para coches)

Más de la mitad de las analizadas suspenden con la peor nota en la evaluación final.


El Real Automóvil Club de España - RACE ha participado un año más en el Informe Europeo sobre la Seguridad en los Sistemas de Retención Infantil (SRI). En este segundo informe se han evaluado 11 sillas cuyo coste en el mercado no superan los 70 euros. Los resultados demuestran unos bajos niveles de seguridad en las pruebas de impacto, así como una falta de información sobre los consejos necesarios de seguridad.

¿Una silla infantil barata es segura? ¿El precio de una silla condiciona la calidad, la comodidad y la seguridad de los pequeños durante el transporte? Para conocer mejor esta cuestión, el RACE, en colaboración con el resto de Automóviles Clubes Europeos, han puesto a prueba once sistemas de retención infantil de todos los grupos (según el peso y la categoría), siguiendo los criterios de seguridad, manejo y ergonomía, contenido de sustancias nocivas, limpieza y acabado. Sólo una de las sillas evaluadas alcanza la calificación de "satisfactorio", cuatro modelos obtuvieron la calificación de "aceptable" y las 6 sillas restantes fueron calificadas con un "Muy insatisfactorio".




Desde el punto de vista de la seguridad, dos de las sillas calificadas con un "Muy insatisfactorias" no pasaron las pruebas de impacto frontal, que son las que presentan requisitos considerablemente más altos cuando se trata de homologar estas sillas infantiles. En cuatro de las evaluadas, el soporte dorsal -la protección contra impactos laterales- se tiene que quitar para los niños de mayor edad. Ninguna de ellas pasó las pruebas de impacto lateral, lo que conllevó a que se las calificara con un "Muy insatisfactorio".

La gama de sistemas de retención infantil en el rango de precios de hasta 70 euros parece muy grande. Pero al realizar un examen más detallado de la oferta, sin embargo, llama la atención que los productos se diferencian a menudo únicamente en los detalles, por ejemplo, por las diferentes formas de las nervaduras. A veces, incluso, sucede que productos idénticos se venden bajo diferentes nombres.

Este estudio muestra que, en aquellas sillas para las que no hay resultados de las pruebas, se recomienda precaución. De entre las sillas de hasta 70 euros hay algunas que en las pruebas obtuvieron calificaciones de "satisfactorio" o, al menos, de "aceptable", aunque también un gran porcentaje de ellas no resistió los altos estándares de las pruebas realizadas por los Clubes Automovilísticos.

Ante estos resultados, el RACE recomienda utilizar siempre un sistema de retención infantil homologado, ajustado siempre a la talla de los menores, usar los estudios de los Clubes para mejorar su grado de conocimiento en relación a la seguridad que ofrecen y, en caso de duda, consultar con un especialista. La mayoría de estos productos de bajo coste se compran en tiendas online, lo que no permite informar ni asesorar a los padres. Una silla no es solo la compra del producto, también es su montaje correcto, verificar su instalación, y recibir asesoramiento sobre seguridad.

| Fuente: RACE | Alcance: España