12 may. 2014

BMW aumenta su producción de fibra de carbono


Con motivo de la alta demanda de la fibra de carbono en la producción de automóviles, SGL Automotive Carbon Fibers va a triplicar su capacidad de producción para BMW en la planta de Moses Lake, WA (USA). La noticia se anunciaba este viernes junto a la inauguración de la expansión de la planta que se financiará con una inversión de 200 millones de dólares adicionales a los 100 millones ya invertidos. No será hasta principios de 2015 cuando Moses Lake de por terminada la ampliación, convirtiéndola en la planta de fibra de carbono más grande del mundo.

Además, hay previstos 120 nuevos puestos de trabajo en este proyecto conjunto entre BMW Group y SGL Group significando un aumento de 80 trabajadores a 200. Gracias a los procesos automatizados en la producción, la ampliación de la planta hará posible la aplicación de la fibra de carbono en futuros modelos a costes competitivos y en grandes cantidades.




A día de hoy, la planta de Moses Lake opera, en exclusiva para BMW i, en dos líneas de producción que generan 3.000 toneladas de fibra de carbono por año. Para este verano hay prevista la ampliación de otros dos líneas de producción que actualmente se están construyendo lo que significa doblar la capacidad de producción a 6.000 toneladas de fibra de carbono al año. La ceremonia de este viernes significa el pistoletazo de salida hacia la quinta y sexta línea de producción y por tanto la triplicación de capacidades y 9.000 toneladas de fibra de carbono a medio plazo. La energía necesaria para la producción de la fibra de carbono es hidráulica.

El Dr. Klaus Draeger, miembro de la Junta de Dirección, responsable de Compras y Red de Proveedores de BMW AG afirma que el "PRFC es un material clave para la industria del automóvil del siglo XXI. En nuestro esfuerzo para identificar los materiales cada vez más ligeros para reducir el peso de los vehículos y por tanto su consumo de combustible y las emisiones de CO2, este material juega un papel crucial. Como parte de una mezcla inteligente de materiales, aplicaremos carbono también más allá de nuestros BMW i y BMW M en un futuro. Gracias a la puesta en común de los conocimientos especializados de SGL Group y nuestros conocimientos en la producción en grandes series de componentes PRFC, vamos a ser capaces de producir el material de alta tecnología y ultra ligero también para otras series, con costes competitivos y en grandes cantidades".

Desde principios de año, la planta de Leipzig ha construido más de 5.000 BMW i3. En la actualidad, la capacidad de producción se sitúa en 100 unidades al día. Además, BMW Group ha estado aplicando este material de alta tecnología y ultra ligero también en sus modelos de BMW M en los últimos diez años.


Disponibilidad de energías renovables, crucial decisión por la localización en Moses Lake
Como parte del acuerdo entre BMW Group y SGL Group, se invirtieron 100 millones de dólares inicialmente en la localización de Moses Lake en 2013, creando 80 nuevos puestos de trabajo. Jay Inslee, Gobernador de Washington State: "Enhorabuena a BMW Group y SGL Group por su quinta y sexta línea de producción en la planta de Moses Lake. El estado de Washington se enorgullece de asociarse con BMW. La tecnología innovadora de la fibra de carbono está impulsando un aumento en la fabricación en EE.UU, y con esta planta de producción, el estado de Washington está a la vanguardia de ese aumento".

La producción de la fibra de carbono requiere un gasto considerable de energía. En consecuencia, entre los factores decisivos para instalar la planta productora de fibra de carbono en Moses Lake incluía la disponibilidad de energía hidráulica renovable además de costes competitivos en el uso de la energía en el estado de Washington. La disponibilidad de trabajadores con experiencia también ha influido a la hora de determinar la localización y la decisión se tomó en abril de 2010. La ceremonia de inauguración tuvo lugar en julio de 2010 y la inauguración de la planta, en septiembre de 2011.


Producción de compuestos de fibra de carbono
La producción de materiales compuestos de fibra de carbono para la fabricación de automóviles requiere un proceso dividió en varios pasos: El precursor necesario, que se basa en fibra de poliacrilonitrilo se realiza por una empresa conjunta entre SGL Group y la compañía japonesa Mitsubishi Rayon en Otake, Japón. En un siguiente paso, la fibra de poliacrilonitrilo se convierte en la propia fibra de carbono en Moses Lake. Este material se procesa más tarde en Wackersdorf, Alemania, y se convierte en capas textiles de fibra de carbono, el punto de partida para la producción de las partes del vehículo de PRFC en las plantas de BMW en Landshut y Leipzig. En los modelos de BMW i, el PRFC protagoniza una presencia significativa entre los materiales utilizados. El acuerdo entre las empresas otorga a BMW Group el acceso a este material clave e innovador en un largo plazo. El Grupo de SGL ofrece su experiencia en materiales de alto rendimiento y su experiencia con los materiales a base de fibra de carbono.

| Fuente: BMW | Alcance: USA