22 abr. 2014

El "desierto de los niños" de Hyundai es todo un éxito


Éxito de la edición décimo aniversario de "El Desierto de los Niños", que ha regresado a España tras una intensa semana en la que la larga caravana de 63 vehículos, encabezada por los Hyundai ix35 y Hyundai Santa Fe, ha recorrido más de 2.000 km por Marruecos repartiendo ilusión en forma de material de todo tipo.

En esta décima edición, la caravana de "El Desierto de los Niños" ha visitado en su camino un buen número de escuelas y asociaciones en las que los propios niños españoles que viajan en la expedición han sido los encargados de entregar el material que se iba donando en cada localidad.



Una edición que ha marcado un récord en cuanto a participación, ya que ha reunido a 202 personas, de las cuales 55 eran niños de edades comprendidas entre los 5 y los 14 años. Asimismo, por parte de la organización iban veintidós personas. En cuanto a vehículos, asistieron 62 coches 4x4, a los que había que sumar el camión que transportaba el material humanitario. A la cabeza de esta gran caravana se encontraban los Hyundai iX35 y Hyundai Santa Fe de la organización, que una vez más se han movido como pez en el agua por las siempre complicadas pistas de Marruecos, superando caminos empedrados, ríos de arena y las temidas dunas. El mejor aliado de los Hyundai 4x4 fueron los neumáticos Michelin Latitude Cross con los que iban calzados, que superaron la prueba con nota al no producirse ningún pinchazo entre los vehículos que los montaban.

Récord también en lo que a entrega de material se refiere, ya que en el camión de Aquarius no cabía ni un gramo más cuando partió de España. Con un constante goteo diario de entregas en diferentes escuelas y asociaciones locales, en esta décima edición de "El Desierto de los Niños" la caravana ha recalado en más de 10 localidades, algunas de las cuales tenían calles tan estrechas que obligaron a bajar el material del camión y a cargarlo en los Hyundai para poder realizar las entregas.

La aventura del Desierto de los Niños también ha vivido momentos emotivos, como la colocación de la primera piedra en el Centro Multifunción de Ouzina, un centro que se construirá gracias a las aportaciones económicas de los socios de la Asociación Desierto Niños y que servirá para revitalizar esta pequeña población ubicada en medio del desierto y a la que sólo se accede por pistas. Durante el acto de colocación de la primera piedra, Nacho Salvador, uno de los organizadores del viaje, dedicó unas palabras especiales al periodista Manuel Domenech, fallecido a finales del pasado año. "Manolo representaba perfectamente el espíritu de "El Desierto de los Niños", comentaba un emocionado Nacho Salvador. Él acudía cada año a muchísimas ruedas de prensa y guardaba los cuadernos y bolígrafos que se entrega a los periodistas para que tomen notas. Y una vez al año quedaba conmigo para entregarme una caja con todo ese material para las escuelas de Marruecos. Era un gesto anónimo más de los muchos que permiten que cada año la expedición lleve ilusión a los chavales del sur de Marruecos. Le echaremos de menos".


La edición Décimo Aniversario también ha marcado un récord en la indispensable aportación de la Fundación Alain Afflelou. Las cuatro ópticas, que viajaban en un llamativo y muy esperado Hyundai iX35 de color rojo, realizaron un total de 507 revisiones. Un trabajo que en muchas jornadas fue de sol a sol y que ayudará a mejorar la calidad de vida de muchos hombres, mujeres y niños, ya que 255 de las personas a las que se revisó la vista necesitaban unas gafas que les serán entregadas próximamente.

Pero "El Desierto de los Niños" no sólo es solidaridad y a que a la vez supone una experiencia irrepetible para los chavales españoles que viajan en la caravana. De la mano de los seis monitores infantiles de la organización, han podido conocer una cultura tan cercana como diferente, han compartido divertidos juegos que les ayudaban a conocer el país o han saltado desde la tirolina montada desde el techo del camión. Niños que han podido vivir en primera persona una vivencia que posiblemente no olvidarán en sus vidas. Porque uno de los grandes objetivos del Desierto de los Niños es que los más pequeños de la casa vivan con intensidad una aventura pensada y diseñada para ellos.

| Fuente: Hyundai