31 oct. 2017

Así se conduce el Seat Arona


Más visibilidad y mayor control de lo que sucede en la carretera son las primeras sensaciones al volante del nuevo SEAT Arona. Este modelo, además de incorporar los últimos avances en conectividad y seguridad, responde también a la tendencia actual de customización. Lo descubrimos con Vicenza Mogliocco, de Product Marketing de SEAT, al volante de este crossover compacto:

-El coche, más acorde a mi personalidad: El nuevo SEAT Arona permite 68 combinaciones de colores, tanto del exterior como del interior del vehículo. Como respuesta a esta tendencia de costumización, se pueden combinar diferentes colores para el techo, retrovisor así como para el interior, como la consola pintada a juego con el salpicadero.




-Adiós al ángulo muerto: Una luz en el retrovisor alerta al conductor si algún vehículo u obstáculo queda fuera de su campo de visión. Es uno de los nuevos asistentes a la conducción y de seguridad que incorpora el Arona, junto a la alerta de tráfico posterior, muy útil al salir de un aparcamiento, y a la posibilidad de que el coche aparque solo.

-Siempre conectados: La conectividad al volante es uno de los principales factores a la hora de decidirse por un coche, para el 30 por ciento de los compradores. Cuando arranca, Vicenza carga su móvil gracias al sistema inalámbrico. El sistema Full Link conecta el smartphone con el vehículo y a partir del año que viene, el crossover incorporará el asistente de voz Amazon Alexa, que permitirá integrar en el coche más 20.000 ordenes de voz, como encontrar el taller más cercano, hacer la compra o controlar una casa domótica.

-Un coche urbano y para escaparse de la ciudad: Este modelo va dirigido a"un público heterogéneo, que vive la vida con mucha pasión y que se mueve dentro y fuera de la ciudad". Con el Arona, SEAT entra en el segmento que más crece del mercado, con 1,3 millones de unidades vendidas en Europa en 2016. Y, además, será el primero de su segmento en ofrecer la versión de CNG, que reduce el consumo y las emisiones.







| Fuente: Seat