29 jul. 2015

Casi la mitad de los coches que circulan llevan baja presión de neumáticos


Según indican algunos informes, entre el 40 y el 45% de los coches que circulan por las carreteras de España lo hacen con los neumáticos con baja presión. Ante este hecho, la compañía de renting y gestión de flotas ALD Automotive, a través de su Escuela de Conducción, pone de manifiesto los riesgos que supone esta circunstancia para la seguridad vial.

Incremento de los gastos de mantenimiento, aumento del consumo de carburante y un desgaste más rápido son algunas de las consecuencias del uso del coche con los neumáticos sin la presión correcta. Un neumático con una presión inferior al 20% de la establecida por el fabricante, tendrá una vida útil inferior, de un 20% menos.



Con respecto al consumo de combustible y la emisión de CO2 al medio ambiente, una baja presión de los neumáticos tiene como consecuencia un aumento del carburante y por tanto, del dióxido de carbono que se emite al entorno. Y en relación a la seguridad vial, el neumático es uno de los tres elementos de seguridad activa y es el único que está en contacto con el suelo. Por tanto, una baja presión provoca un menor agarre en curva, pérdidas de trayectoria y un aumento de la distancia de frenado.

Con todos estos datos, la Escuela de Conducción de ALD Automotive incide sobre la importancia de comprobar las presiones de los neumáticos, incluyendo el de repuesto, al menos una vez al mes y principalmente, antes de emprender un largo viaje. "Son una de las partes del coche a la que menos importancia le dan algunos conductores. Sin embargo, tienen una influencia directa sobre el comportamiento dinámico del coche, disminuyendo sus prestaciones si su presión es inferior a la marcada por el fabricante" señala Javier Cabanas, director de la Escuela.

Por ello, ALD Automotive ofrece una serie de consejos a los conductores para aumentar su seguridad vial y la de sus acompañantes:

1. Comprobar la presión con el neumático frío. Antes de comenzar nuestras vacaciones, se recomienda acudir a un establecimiento oficial (concesionario, gasolinera) para asegurarnos de la presión. Este paso sólo debe realizarse cuando el neumático esté frío, es decir, cuando haya recorrido menos de 4km.

2. Aumentar un 0,3 bar si lo comprobamos cuando estén calientes. Si nos vemos obligados a certificar la presión con los neumáticos con alta temperatura, debemos incrementar un 0,3 bar la presión recomendada por el fabricante. Además, es conveniente volver a comprobarla una vez que los neumáticos estén fríos.

3. Pérdidas de presión. Cuando circulamos por las carreteras, hay circunstancias que pueden ocasionar un descenso de la presión: un pinchazo, válvula en mal estado, tapón deteriorado o llanta golpeada. Si vivimos alguna de estas situaciones, lo más recomendable es solventarlas lo antes posible.

4. Seguir los consejos del fabricante. Además de las sugerencias generales, es fundamental tener en cuenta las indicaciones del fabricante del coche o del propio neumático, ya que ellos son los que mejor conocen las condiciones de uso.

5. Verificar la presión una vez al mes. Dado que el neumático es el único elemento que está en contacto con el suelo, se recomienda comprobar su presión una vez al mes, como mínimo. No sólo debemos hacerlo con los que usamos en ese momento, sino también con el de repuesto.

Con estos consejos, ALD Automotive quiere concienciar a los conductores sobre la importancia de la presión de los neumáticos. "No podemos comenzar un viaje, largo o corto, sin conocer si están correctos, pues en nuestras manos está la seguridad vial propia y la de todos los demás" manifiesta el director de la Escuela de Conducción de la compañía de renting.

| Fuente: ALD Automotive | Alcance: España

Accede a nuestro foro: