8 abr. 2015

Éste es el cerebro que conducirá tu coche por ti

La nueva unidad central de control (zFAS) se encarga de gobernar todos los sistemas de conducción asistida.


La unidad central de control (zFAS) es el corazón de los futuros sistemas de conducción pilotada actualmente en desarrollo por Audi. Este cerebro utiliza innovadores procesadores de alto rendimiento, y se irá introduciendo poco a poco en la gama de modelos en un futuro próximo. Se trata de un hito clave en el camino hacia nuevas funciones para la conducción autónoma, y supone una demostración del avanzado papel que Audi asume en el campo de la conducción pilotada.

Hasta el momento, muchos sistemas de asistencia a la conducción están dirigidos por unidades de control individuales. En el futuro, Audi será el primer fabricante de automóviles que implementará esta función en una única arquitectura central de control. Audi adoptó hace tiempo un enfoque holístico para consolidar todas estas funciones, los sensores necesarios, el hardware electrónico y el software en un único sistema central. Desde el comienzo de todo este proceso, el foco principal ha estado siempre en la seguridad.




Componentes electrónicos de alto rendimiento son un requisito previo para poder efectuar operaciones de cálculo de alta potencia con un único dispositivo de dimensiones compactas. La placa base de la unidad de control zFAS está dotada de dos procesadores, el EyeQ3 de Mobileye y el nuevo Tegra K1 desarrollado por nVidia. La elevada capacidad de procesamiento que permite la utilización de ambos es equivalente la que ofrece toda la arquitectura electrónica de un coche medio actual bien equipado. Gracias al elevado grado de integración alcanzado entre los distintos componentes, la nueva placa base apenas tiene el tamaño de un tablet. Y su concepto modular hace del zFAS un elemento flexible, escalable y con una gran proyección de futuro en todos los aspectos.

La unidad de control zFAS también integra una serie de sensores que recogen toda la información de lo que sucede alrededor del vehículo, y permite que esta información esté disponible para ser utilizada por los distintos sistemas de asistencia del vehículo. De esta forma el zFAS se convierte en la interfaz central del vehículo para todas las funciones disponibles de conducción pilotada.


En un futuro próximo, Audi connect permitirá a los vehículos de la marca de los cuatro aros dotados de sistemas de conducción pilotada, aprender continuamente mientras conducen. Los datos procesados por la placa base del sistema zFAS serán transferidos a través de la señal de telefonía móvil –vía conexión de alta velocidad LTE (4G), cuando sea posible– hasta un soporte IT de almacenamiento en la nube. Allí mediante el uso de algoritmos de aprendizaje automático e inteligencia artificial se procesarán antes de enviarlos de nuevo de vuelta al vehículo. El sistema continuará de esta manera ampliando continuamente sus capacidades para dominar mejor situaciones cada vez más complejas. Los coches pilotados de Audi aprenderán así más cada día, y con cada nueva situación que experimenten.

Audi desarrolla este centro de control elemental en colaboración con empresas internacionales de prestigio y líderes en tecnologías avanzadas. El suministrador de la placa base del sistema zFAS será Delphi, mientras que la marca de los cuatro aros también trabaja con otros proveedores como Bosch y Continental en el desarrollo de sensores y elementos de actuación, como pueden ser los frenos y sistemas de dirección. El objetivo es desarrollar estándares comunes y ofrecer a los clientes avanzados sistemas de conducción asistida para una mayor seguridad, confort y comodidad, en el camino hacia una conducción completamente automatizada.




| Fuente: Audi