29 dic. 2014

Audi invertirá 24.000 millones de euros para introducir más tecnología a sus coches

Rupert Stadler, CEO de Audi: "Estamos reforzando nuestras áreas de innovación y aumentando la red global de producción".


Audi está ampliando aún más el mayor programa de inversiones de su historia. Entre 2015 y 2019, la compañía con base en Ingolstadt planea invertir 24.000 millones de euros, 2.000 millones más que en el período de inversión previo. El 70 por ciento de las inversiones se dedicarán al desarrollo de nuevos modelos y tecnologías. Audi se propone cumplir globalmente los estrictos límites de emisiones de CO2 con una nueva generación de motores de combustión extremadamente económicos y con tecnologías alternativas de eficiencia. Además, se están realizando nuevos avances en las áreas de conectividad y asistencia al conductor, en consonancia con el lema "A la vanguardia de la técnica" de la marca de los cuatro aros. Al mismo tiempo, la compañía está incrementando su red global de producción. Más de la mitad de las inversiones planeadas tendrán lugar en las instalaciones alemanas de Ingolstadt y Neckarsulm.

Audi planea desarrollar nuevas tecnologías vanguardistas y crear instalaciones productivas adicionales por todo el mundo en los próximos cinco años a través de inversiones a gran escala. "Establecemos como máxima prioridad el crecimiento sostenible. Esa es la razón por la que hacemos grandes inversiones en las áreas innovadoras de la movilidad eléctrica, conectividad y construcción ligera", afirma Rupert Stadler, presidente de AUDI AG. La compañía también sigue adelante con la expansión de su red productiva global.




El volumen total de inversiones de 24.000 millones de euros comprende aproximadamente 17.000 millones de inversión en propiedad, plantas y equipamiento y 7.000 millones en costes de desarrollo. "El 70 por ciento de todas nuestras inversiones en los próximos cinco años se dedicarán a los nuevos modelos y tecnologías innovadoras", explica el director financiero, Axel Strotbek.

"Pese al crecimiento del total de inversiones, nos mantendremos vigilantes sobre los desafíos venideros y ejercitaremos la necesaria disciplina de costes", añade el responsable financiero. La máxima prioridad se sitúa en progresar tan eficientemente como sea posible. La expansión de la estructura internacional de producción y los mayores gastos anticipados para nuevos modelos y tecnologías, en particular para cumplir los estrictos límites globales en emisiones de CO2, requieren enormes esfuerzos por parte de la fuerza laboral.

Con el fin de satisfacer los ambiciosos límites de CO2, la compañía está trabajando no sólo en la nueva generación de eficientes motores de gasolina y Diesel, sino también en híbridos enchufables como el Audi A3 Sportback e-tron, disponible en el mercado desde finales de 2014. "Estamos desarrollando constantemente sistemas alternativos de impulsión y centrándonos mayoritariamente en conectar el coche con su entorno digital", explica Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico en Audi. "El coche se comunicará con el conductor, con Internet, las infraestructuras y con otros vehículos, desplazándose de un modo compatible medioambientalmente". El nuevo Audi TT es referencia en términos de conectividad. Su Audi virtual cockpit integrado, que fusiona un conjunto de instrumentación con una pantalla MMI en una unidad central digital, establece nuevos niveles de calidad.

Hace unas semanas, Audi presentaba el concept A7 Sportback h-tron en el Salón del Automóvil de Los Angeles, demostrando que el fabricante premium también domina la tecnología de pila de combustible. "Podemos pasar a la fase de producción en serie en cuanto el mercado y la infraestructura lo justifiquen", afirma Hackenberg. Hacia finales de 2020, la compañía con base en Ingolstadt se propone ampliar su actual cartera productos de 50 a 60 modelos. La principal atención estará centrada sobre los nuevos modelos de los segmentos C y D. Audi también se propone ampliar la exitosa familia Q. Para 2016, por ejemplo, el nuevo Q1 será producido en Ingolstadt.

Otro importante elemento del mayor programa de inversiones en la historia de la compañía es la expansión de las estructuras productivas en Alemania y fuera de ella: "Las instalaciones de Ingolstadt y Neckarsulm son la base de nuestro éxito internacional. Por ello planeamos hacer más de la mitad del total de inversiones en Alemania", subraya Strotbek. La planta de montaje de Ingolstadt está ya preparada para nuevos modelos. Una profunda labor de reconstrucción se iniciará también en Neckarsulm en 2015, con el fin de preparar la factoría para la próxima generación del lujoso Audi A8.

La plantilla de trabajadores también se incrementará en el contexto de las inversiones en las plantas principales en Alemania. En los pasados doce meses, Audi ha registrado aproximadamente 3.000 nuevos empleados sólo en Alemania. "Continuaremos contratando en 2015, respaldando así nuestra trayectoria de crecimiento sostenible", confirma el responsable de Recursos Humanos, Thomas Sigi. Además, Audi promoverá su propio talento joven y proporcionará de nuevo formación especializada a 700 jóvenes. "Queremos reforzar nuestras capacidades fundamentales, especialmente en tecnologías clave, con un equipo fuerte en nuestras instalaciones nacionales", añade Sigi.

A nivel mundial, la plantilla del Grupo Audi ha crecido ya al nivel récord de 80.000 empleados. En México y Brasil, la compañía está invirtiendo en nuevas plantas de modo que pueda aprovechar plenamente el potencial de crecimiento del continente americano. De esta forma, la marca premium de Ingolstadt se asegurará una mayor independencia de cara a las posibles fluctuaciones del cambio monetario en el futuro.

Audi inauguró en octubre un centro de formación en San José Chiapa para proveer cualificación a nuevos empleados. Además de las 1.200 personas ya en nómina, la compañía planea contratar otros 850 empleados en México el año entrante. Para 2016, el Audi Q5 saldrá de las líneas de montaje allí instaladas.

Las grandes inversiones en curso para el desarrollo de nuevos modelos y tecnologías se harán tangibles para los clientes ya el próximo año en forma de numerosos productos. Junto a la nueva generación de la familia A6 en el segmento superior, los nuevos Audi Q3 y Audi RS Q3 entrarán en producción el nuevo año con muchas tecnologías innovadoras. Los nuevos Audi A1 y A1 Sportback se introducirán en 2015, con revolucionarios y eficientes motores de tres cilindros. Y 2015 también es el año de la llegada el nuevo Audi Q7, previsto para el verano.

Audi alcanzará la cota de los 1,7 millones de coches comercializados en 2014. Para 2020, la compañía se propone ser la marca premium número uno sobre una base sostenible.

| Fuente: Audi