23 jul. 2018

Nuevo Audi TT 2019


Veinte años después del lanzamiento del Audi TT original, la tercera generación del Audi TT recibe una importante actualización. El icono de la marca sale a escena con un diseño refinado y deportivo, una oferta de motores más potentes y un equipamiento de serie más completo.

La primera generación del Audi TT hizo su debut en 1998. Tres años antes, la firma de los cuatro aros presentó este modelo como un concept, primero en el Salón del Automóvil de Frankfurt en forma de coupé, y posteriormente en el Salón de Tokio en su variante Roadster. Muy poco tiempo después de aterrizar en el mercado, el Audi TT ya se había convertido en toda una referencia dentro del segmento de los compactos deportivos.




El Audi TT representa el placer de conducción, el diseño y el cuidado por el detalle: inserciones de aluminio en el puesto de conducción orientado al conductor, el diseño progresivo de las llantas,, el pomo redondo de la palanca de cambios, la característica tapa del depósito de combustible o el sistema de escape con salida doble son algunos de los elementos distintivos de este deportivo compacto. Su diseño, con líneas marcadamente geométricas, ha creado una legión de seguidores en todo el mundo.

Refinado y con una mejor dotación de equipamiento
Coincidiendo con los 20 años de vida del Audi TT, la marca pone de manifiesto el carácter de su modelo deportivo. Audi ha optado por refinar el diseño, aumentar las prestaciones y mejorar el equipamiento de serie. Así, desde la versión básica se incluyen elementos como la instrumentación digital Audi virtual cockpit, el sistema de conducción dinámica Audi drive select, sensores de luces y lluvia, la llave y el climatizador automático de confort, el paquete de iluminación LED interior, los espejos retrovisores exteriores calefactados o el volante multifunción plus, que permite manejar el sistema de infotainment mediante el control por voz. También forman parte de la dotación de serie los puertos USB con retroiluminación y el Bluetooth para emparejar dispositivos móviles.

Deportividad: el diseño exterior
Masculino y aún más deportivo: así es el nuevo Audi TT visto desde fuera. La parte frontal queda presidida por la parrilla tridimensional Singleframe y por las grandes entradas de aire, que enfatizan la anchura del coche ya desde la versión de acceso. Las líneas que dibujan la zaga acentúan, una vez más, la horizontalidad del nuevo Audi TT. Un elemento claramente reconocible es la tapa del depósito de combustible, que no esconde ningún tapón debajo. Al abrirla, el conductor directamente introduce el boquerel de la manguera de repostaje, como si de un coche de competición se tratase. Los sistemas de iluminación con tecnología LED y Matrix LED están disponibles como opción e integran intermitentes dinámicos.

El paquete exterior opcional S line de nuevo diseño subraya aun más la deportividad del Audi TT. Incluye un splitter delantero, entradas de aire de corte vertical, parrilla con acabado negro titanio y taloneras con inserciones y una terminación distintiva en su parte posterior. A todo ello se suma un gran difusor y unas entradas de aire bajo los pilotos traseros con tres aletas horizontales cada una

Los Audi TT Coupé y Roadster miden 4,19 metros de largo. Ambas carrocerías cuentan con voladizos cortos y su distancia entre ejes es de 2,51 metros. El nuevo Audi TT sale de fábrica con llantas de 17 pulgadas, aunque el cliente puede elegir medidas superiores, de 18, 19 y 20 pulgadas. Tres nuevos tonos completan la gama de colores para la carrocería: azul cosmos, naranja pulso y azul turbo (solo para S line ).

Más potencia: los motores TFSI
Para el nuevo Audi TT, Audi ofrece una gama de motores de gasolina con varios niveles de potencia, que pueden combinarse con un cambio manual de seis velocidades o con la caja de cambio automática de doble embrague. Con los dos tipos de transmisión, los cortos desarrollos de las marchas permiten una gran capacidad de aceleración, mientras que la marcha más larga permite reducir la velocidad de giro del motor. Todos los nuevos motores incluyen filtro de partículas de gasolina.

Deportividad al máximo nivel: el chasis y la tracción Quattro
El nuevo Audi TT ofrece un comportamiento más dinámico y preciso. Si el cliente elige el paquete deportivo S line o la suspensión Audi magnetic ride, la carrocería rebaja su altura al suelo en 10 milímetros. Otros elementos que tienen que ver con este apartado son el eje trasero de cuatro brazos, la dirección progresiva y el control de estabilidad ESC. El control selectivo de par para cada rueda se activa en curvas rápidas y ayuda a mejorar la dinámica en el paso por curva mediante una precisa intervención del sistema de frenos en las ruedas interiores.

Orientado al conductor: Audi virtual cockpit y sistemas de asistencia
El carácter deportivo queda plasmado, también, en un puesto de conducción que se orienta hacia la persona que va a los mandos. El esbelto panel de instrumentos y la consola central se asemejan al ala de un avión, mientras que las salidas de aire de la climatización –con elementos de control integrados– recuerdan a las turbinas de un motor a reacción, detalle clásico y distintivo del Audi TT.

Los asientos deportivos con reposacabezas integrados forman parte de la dotación de serie en el Audi TT. Los asientos deportivos S (de serie en el paquete deportivo S line) con ajuste neumático de los refuerzos laterales son opcionales en las versiones más básicas. El maletero del coupé ofrece un volumen de 305 litros, que pasan a ser 280 litros en la versión Roadster.

Todos los indicadores se presentan en forma digital dentro del panel de instrumentos Audi virtual cockpit de 31,2 cm (12,3 pulgadas). Con él, el conductor puede elegir entre dos modos de vista: el clásico, donde el velocímetro y el cuentarrevoluciones ocupan un lugar central y destacado; y el modo infotainment, en el que algunos contenidos como los mapas de navegación adquieren un papel protagonista. El modo de visualización deportivo disponible en opción muestra información relativa a la potencia, el par y las fuerzas g.

El panel de control del sistema MMI en la consola central cuenta sólo con seis botones. El sistema MMI Navegación plus con MMI touch integra una superficie táctil (touchpad) en la parte superior del mando de selección rotativo, que reconoce la escritura a mano y permite hacer zoom, entre otras funciones. El control de voz está preparado para recibir órdenes en un lenguaje cotidiano, como el que emplea la mayoría en su día a día.

Audi connect ofrece numerosos servicios online mediante el módulo de conexión rápida LTE. La interfaz para teléfonos móviles Audi smartphone interface enlaza el móvil al coche y permite reproducir contenido fácilmente en el Audi virtual cockpit mediante conexión USB. En el equipamiento más alto de gama figura el equipo de sonido firmado por Bang & Olufsen: su amplificador tiene 680 vatios de potencia y cuenta con 14 canales. Su misión es proporcionar el mejor sonido posible mediante sus doce altavoces, entre los que se incluyen dos centrales y dos amplificadores de graves.

Los sistemas de asistencia a la conducción encarnan la filosofía del Audi TT, basada en lograr que el conductor se centre totalmente en la carretera mientras la electrónica se encarga de realizar otras tareas. En esta lista figuran algunos dispositivos como el asistente de cambio de carril Audi side assist, el aviso de salida de carril Audi active lane assist, el reconocimiento de señales de tráfico o el asistente de aparcamiento con cámara trasera y reconocimiento de imágenes del entorno.


Un toque clásico: techo de lona para el Audi TT Roadster
Como todos los Audi descapotables, el nuevo Audi TT Roadster cuenta con techo retráctil de material textil, en este caso en color negro o gris. La capota ofrece un alto grado de aislamiento, lo que la convierte en un techo acústico, que pesa apenas 39 kilogramos. Su sistema eléctrico de plegado de serie completa la operación de apertura y cierre en 10 segundos a velocidades de hasta 50 km/h.

El nuevo Audi TT estará disponible en los diferentes mercados europeos en el cuarto trimestre de 2018. Desde principios de octubre se podrán realizar pedidos. Los precios para el Coupé en el mercado español partirán de los 39.550 euros, mientras que en el Roadster lo harán desde los 43.270 euros.

Historia
El Audi TT es todo un icono. Desde el estreno del primer concept car en 1995 se ha convertido en sinónimo de placer de conducción, diseño y atención al detalle. Los modelos de producción llegaron al mercado en otoño de 1998 (Coupé) y un año después (Roadster), sin apenas cambios significativos frente a los prototipos mostrados en los salones; el sueño de todo diseñador. El motivo central del diseño fue la figura del círculo, que estaba presente en el techo, el capó y la trasera, en contraste con las líneas estrictamente horizontales.

1995: el primer concept car del Audi TT
El Salón del Automóvil de Frankfurt fue el escenario elegido por Audi para mostrar al mundo por primera vez el Audi TT, un modelo que prometía sensaciones deportivas y practicidad para el día a día. En el espacio de tiempo más corto posible, un equipo técnico y de diseño de la marca definió el concepto de un deportivo coupé, que apenas dos meses después daría paso a la versión Roadster, presentada en el Salón de Tokio de 1995.

Las líneas exteriores de ambos modelos recogían la herencia de la filosofía alemana y recordaban, gracias a esas formas redondeadas, a los coches de carreras de la preguerra y a las berlinas sedán de la posguerra de Auto Union. Mientras tanto, el interior respondía al concepto de “tantos elementos como sean necesarios, pero tan pocos como sea posible”. Los concept cars del Audi TT fueron muy bien recibidos por la crítica, considerados importantes por sus avances técnicos y su diseño revolucionario.

1998: la primera generación del Audi TT
Muy cercano a la maqueta mostrada en el salón, el modelo de producción, con su coherente lenguaje de diseño, ha permanecido como un auténtico hito de la industria del automóvil hasta el día de hoy. El cuidado por el detalle fue una de sus claves: elementos de aluminio en el interior, moderno diseño de llantas, selector del cambio de forma esférica, salidas de escape redondas. Además, este fue el coche de serie en el que Audi implementó por primera vez la transmisión automática de doble embrague, la conocida S tronic, en una gama de motores con potencias de entre 110 kW (150 CV) y 184 kW (250 CV).

2006: llega la segunda generación
El diseño de la segunda generación del exitoso deportivo se integró de una manera más formal en el lenguaje de Audi y adoptó la dinámica de un atleta ya consagrado. Los motores sobrealimentados con turbocompresor desarrollaban potencias de entre 118 y 155 kW (160 y 211 CV), y la familia crecía con la llegada de las versiones S de 200 kW (272 CV) y RS de 250 kW (340 CV). La última versión deportiva, denominada RS plus, alcanzó los 265 kW (360 CV). Tecnologías innovadoras como la construcción ligera Audi Space Frame (ASF) y los motores TFSI, entre los que figuraba el cinco cilindros turbo, desempeñaron papeles clave a la hora de alcanzar el éxito. El segundo Audi TT fue el primer deportivo con tecnología TDI.

2014: la tercera generación coge el relevo
La tercera generación del Audi TT es más deportiva, más dinámica y más innovadora que las que le preceden. Sin embargo, mantiene detalles inalterables, como es el caso de la tapa del depósito de combustible, redonda y con el logotipo Audi TT.





| Preparación: CODE Intermedia | codeintermedia.com