30 nov. 2017

El Skoda 1100 OHC cumple 60 años


Skoda construyó el primer ejemplar del prototipo deportivo Skoda 1100 OHC hace 60 años. El biplaza de competición descapotable con la designación del modelo 968 trajo consigo varias innovaciones técnicas vanguardistas. Skoda produjo inicialmente dos vehículos descapotables para las carreras de larga distancia. En 1959, se fabricaron dos cupés en base a estos modelos. Uno de los descapotables de competición rojos es hoy una de las principales piezas expuestas en el Museo de Skoda en Mladá Boleslav.

"El Skoda 1100 OHC es un excelente ejemplo de ingeniería y fabricación checa", dijo Andrea Frydlová, Directora del Museo de Skoda. "El coche es uno de los grandes hitos de los 116 años de historia de Skoda en los deportes de motor".




Skoda empezó a desarrollar el biplaza en primavera de 1956. El Skoda 1100 OHC está propulsado por un motor frontal de cuatro cilindros en línea con dos árboles de levas en el cabezal del cilindro. Con una cilindrada de 1089 cc, tiene una entrega de 92 CV a 7700 rpm; la velocidad de motor máxima es de 8500 rpm/min. Para la época, una potencia de 85 CV era espectacular. Para el combustible, Skoda usó carburante de aviación de alto octanaje.

Con una distancia entre ejes de 2.200 milímetros, una longitud total de 3.880 milímetros, un ancho de 1.430 milímetros y una altura de tan solo 964 milímetros, el coche de carreras es excepcionalmente plano y alargado. Gracias a su carrocería muy ligera hecha con plástico reforzado con fibra de vidrio (GRP), el descapotable Skoda 1100 OHC pesa tan solo 550 kilogramos. Este diseño extremadamente ligero contribuye significativamente a su tremenda aceleración y velocidad máxima, de entre 190 y 200 km/h, en función de la relación de los ejes. La escasa resistencia al aire de la carrocería también es importante. En las primeras etapas del desarrollo, el coche de carreras tuvo faros retráctiles, aunque estos pronto se sustituyeron por una solución más práctica: faros fijos con carcasas aerodinámicas de Plexiglas.


A diferencia de los modelos anteriores Skoda SPORT y SUPERSPORT, que estaban basados en el chasis robusto del modelo de producción Skoda 1101, el Skoda 1100 OHC es un prototipo. La base estructural es un chasis de tubo enrejado hecho a partir de tubos de poco espesor. El coche debe sus excelentes características de conducción a su casi perfecta distribución del peso: con un conductor de 75 kilogramos, la relación es de 49,7 a 50,3 por ciento a favor del eje trasero. El embrague, la caja de cambios de cinco velocidades y la caja de transferencia están situados en la parte trasera y conforman una sola unidad de ensamblaje. En la parte frontal, las ruedas se montaron en un eje de doble brazo trapezoidal; en la parte trasera, en un eje oscilante con brazos de remolque. La suspensión de barra de torsión de las ruedas de radios de 15 pulgadas era, a finales de los 1950s, una tecnología de vanguardia.

La primera aparición del deportivo acabó con su primera victoria. El veterano conductor de fábrica Miroslav Fousek ganó la carrera en el circuito municipal de Mladá Boleslav al volante del Skoda 1100 OHC, a finales de junio de 1958. Además de las victorias obtenidas en eventos deportivos locales, otros conductores lograron éxitos en otros países. Debido a la complicada situación política de finales de los años 50 y principios de los 60, los coches de carreras de Mladá Boleslav solo podían competir en países socialistas.


Además de los dos vehículos descapotables con carrocería de GRP construidos a finales de 1957, Skoda también produjo dos Skoda 1100 OHC cupés en 1959 con una carrocería cerrada de aluminio. Incluso con esta versión, los ingenieros fueron capaces de alcanzar un peso total de tan solo 618 kilogramos, sin por ello sacrificar el excelente rendimiento de la versión descapotable.

Los dos cupés sufrieron graves daños en accidentes sobrevenidos en carreteras públicas. Actualmente, los restauradores del Museo de Skoda están trabajando intensamente para renovar el Skoda 1100 OHC Coupé, partiendo del chasis y la transmisión de uno de los vehículos.

Uno de los Skoda 1100 OHC es actualmente propiedad del importador británico Skoda UK, que lo usa principalmente para eventos en el Reino Unido. El otro coche de carreras se encuentra habitualmente en el Museo de Skoda de la sede de la marca, en la ciudad bohemia de Mladá Boleslav - a menos que esté participando en un evento nacional o internacional de coches de época.


Resumen:
- El Skoda 1100 OHC es uno de los principales hitos de Skoda en sus 116 años de historia en los deportes de motor.
- El chasis del tubo ligero, la velocidad máxima de 200 km/h y una potencia de 85 CV demuestran la habilidad de los ingenieros de Skoda.
- Uno de los dos únicos prototipos supervivientes del deportivo descapotable es hoy una de las principales piezas expuestas en el Museo de Skoda en Mladá Boleslav.



















| Preparación: RevistaCoche.com / RevistaCoche.Blogspot.com