3 feb. 2017

Los concesionarios siguen mejorando sus beneficios


Las cuentas de resultados de los concesionarios cerrarán 2016 con una ligera mejoría con respecto al año anterior, teniendo en cuenta que su rentabilidad se sitúo en el 1,75% hasta septiembre, lo mismo que al cierre de 2015, según refleja el Informe Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On Business Solutions para Ganvam. De esta forma, las previsiones apuntan a que terminarán el ejercicio con un retorno cercano al 2%.

Ganvam atribuye esta mejora de los resultados, principalmente, al buen comportamiento del área de ventas, que permitió cerrar el año quedándose a las puertas de la naturalidad del mercado, con casi 1.150.000 unidades (+11%), pero también al buen ritmo de la economía que, a pesar de casi un año sin Gobierno, mantuvo su crecimiento, permitiendo a los hogares una subida del 4% en la renta disponible.




En un análisis por áreas de actividad, las ventas de coches aportaron el 54% de la rentabilidad al concesionario, lo que supone dos puntos porcentuales más que un año antes y el mejor resultado desde 2008, convirtiéndose en motor económico de las redes de distribución.

En este sentido, las ventas de nuevos fueron el verdadero artífice de los buenos rendimientos de los concesionarios, ya que la contribución del coche de ocasión se redujo con respecto al año anterior, dejando un 8,8% de margen bruto sobre la cifra de negocio en cada operación.


La razón de esta ligera caída del margen es que los canales profesionales han aumentado la inversión para que los seminuevos tengan más peso en el mix de su oferta de segunda mano, ya que son los que actualmente registran la mayor tasa de crecimiento. De hecho, las ventas de estos modelos en concesionarios y compraventas aumentaron un 34,6% hasta septiembre.

Por su parte, la aportación de la actividad de posventa (taller y recambio) al resultado de los concesionarios se redujo dos puntos porcentuales, hasta situarse en el 46%, lastrada por la antigüedad creciente del parque, donde casi dos de cada tres coches tienen más de diez años de antigüedad.

Teniendo en cuenta que los coches menores de cinco años –los más rentables para el taller por estar bajo la garantía del fabricante y con seguro a todo riesgo- no llegan al 20% del total, no es extraño que la posventa pierda peso en su contribución al resultado global de las redes oficiales.


Las reparaciones relacionadas con chapa y pintura, las que menos preocupan al conductor
En este contexto, la posventa sólo aportó el 18% de los ingresos del concesionario, un punto menos que un año antes, sobre todo por la caída del área de chapa y pintura, ya que en un contexto marcado por la antigüedad del parque la reparación que menos preocupa al conductor es la relacionada con el exterior del coche. Las ventas, por su parte, representaron el 82% del volumen total de negocio –el mayor dato de los últimos siete años-, un punto porcentual más.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "la posventa necesita un impulso, de ahí que estemos empujando, entre otras medidas, la reforma del Real Decreto de Talleres que al ser de 1986 ya no responde a la realidad. Los talleres móviles o boxes, que se han hecho un hueco al margen del control de la Administración, deben someterse a regulación, como también deben regularse la garantía del recambio para evitar las piezas de dudosa homologación".

| Fuente: Ganvam | Alcance: España