21 abr. 2016

La patronal pide que los fabricantes de lubricantes asuman el coste de retirada del aceite usado


De un tiempo a esta parte, al aceite de oliva le ha salido un claro competidor por el título de "oro líquido", a juzgar por la guerra comercial que viene protagonizando la retirada del aceite usado en los talleres. Ante esta situación, la patronal Ganvam ha elevado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) una consulta formal para que corrobore públicamente no sólo la gratuidad de la retirada sino la ilegalidad de cobrar a los centros de reparación.

De esta forma, Ganvam quiere despejar las incertidumbres suscitadas en algunos talleres, principalmente de Aragón y Andalucía, al haber recibido a través de sus propias asociaciones sectoriales información actualizada sobre tarifas de recogida del aceite.



Ante esta situación, recuerda que -según la normativa que rige la correcta gestión de aceites industriales- son los fabricantes de lubricantes los que están obligados a hacerse cargo no sólo de la retirada, sino también de la financiación de dicha gestión.

De hecho, los fabricantes de aceite ya tienen en marcha desde hace tiempo un sistema integrado de gestión del aceite usado, que pone incluso a disposición de los talleres empresas especializadas para la recogida del residuo sin repercutirles ningún coste con independencia de su ubicación geográfica.

Es más, este sistema integrado de gestión viene pagando a estas empresas por la retirada de este residuo un 59% más de media desde el pasado mes de enero, con el objetivo de cubrir el déficit de precio originado por la caída del Brent (un 30% en los últimos seis meses) y seguir garantizando así su recogida gratuita.

Sin embargo, Ganvam denuncia que estas empresas recogedoras vienen tratando de trasladar injustamente en estos últimos meses ese déficit al taller, quizá como medida de presión al sistema integrado de gestión para que pague todavía más a los gestores de residuos por la recogida.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "es verdad que en los últimos años, el precio del aceite usado prácticamente financiaba la gestión del resto de residuos. Sin embargo, ahora estamos asistiendo a un cambio de coyuntura y esa burbuja se está desinflado; en cualquier caso, siguen siendo las petroleras las que, como fabricantes, tienen que garantizar la recogida gratuita a través de un sistema integrado de gestión, o bien, de otro modo. No se puede crear incertidumbre en el taller en un asunto tan importante como la gestión de residuos peligrosos".

| Fuente: Ganvam | Alcance: España