12 abr. 2016

25 años de la alianza Volkswagen-Skoda


Hace 25 años se sentaron las bases para una historia de éxito ejemplar. La alianza entre el Grupo Volkswagen y Skoda empezó el 16 de abril de 1991. Desde entonces, la tradicional marca checa ha pasado de ser un líder de mercado a nivel regional a un fabricante automovilístico de éxito internacional. Ante la presencia de Bohuslav Sobotka, Primer Ministro checo, Matthias Müller, Consejero Delegado de Volkswagen, y Jaroslav Povšík, director del sindicato KOVO MB, el Consejero Delegado de Skoda, Bernhard Maier, conmemoró hoy este importante hito dentro de los 121 años de historia de la compañía. Alrededor de 500 invitados del entorno político, económico y social participaron en las celebraciones del aniversario, que tuvieron lugar en el Laurin & Klement Forum del Museo Skoda en Mladá Boleslav.

"Skoda es uno de los fabricantes automovilísticos con más tradición del mundo que, gracias a un fuerte equipo, ha estado escribiendo una historia de éxito ejemplar durante el último cuarto de siglo", explicó el Consejero Delegado de Skoda, Bernhard Maier. "Lo que empezó como un productor de un solo modelo y con unas ventas anuales de 170.000 unidades a principios de los años 90, ha evolucionado hasta convertirse en una compañía automovilística competitiva a nivel internacional, con seis gamas de modelos y más de 40 versiones. Actualmente, Skoda produce más de un millón de coches cada año en 14 plantas de producción situadas en dos continentes, y vende sus productos en más de 100 mercados. La buena alianza entre Skoda y Volkswagen, unida a una plantilla competente y altamente motivada, han allanado el camino para este desarrollo ejemplar", añadió Maier.




"Apoyar una economía estable, atraer nuevas inversiones y crear nuevos empleos están entre las prioridades de la coalición del gobierno. Skoda Auto se ha convertido en uno de los impulsores de la economía checa durante los últimos 25 años. Recientemente, el gobierno ha dado su apoyo a la ampliación de la zona industrial de Solnice-Kvasiny en la región de Hradec Králové, donde Skoda Auto invertirá 7.200 millones de coronas checas y creará más de 2.000 puestos de trabajo en 2018. Esta inversión también subraya el hecho de que Skoda Auto es uno de los inversores y empleadores más importantes de la República Checa. Deseo a la compañía un desarrollo estable y exitoso durante los próximos años", afirmao el Primer Ministro, Bohuslav Sobotka.

En 1990, diversos fabricantes automovilísticos de Europa Occidental y del extranjero habían trasladado al gobierno checo su interés en la marca tradicional fundada en 1895; finalmente, este decidió a favor de la fusión de Skoda con Volkswagen. El mayor productor automovilístico de Europa buscaba una alianza estratégica con la marca checa y dio la bienvenida a su altamente formada, creativa y eficiente plantilla. La precisión artesanal y los conocimientos en ingeniería siempre sido los grandes fuertes de los checos. El 28 de marzo de 1991, el Ministro de Industria checo, Jan Vrba, y el Consejero Delegado de Volkswagen, Carl Hahn, firmaron el acuerdo para la inclusión en el Grupo Volkswagen de la entonces conocida como 'Skoda automobilová akciová spolec(nost'. El 16 de abril de 1991, el documetno entró en vigor. Como resultado, el Grupo incrementó gradualmente su participación hasta convertirse en el único propietario de la sociedad anónima Skoda Auto el 30 de mayo de 2000.

"Skoda y Volkswagen representan una historia de éxito europea. Hace 25 años, Skoda era una compañía con una larga tradición y un gran potencial; hoy, es el exportador líder de República Checa y una de las marcas automovilísticas más dinámicas del mundo", afirmó el Consejero Delegado del Grupo Volkswagen, Matthias Müller. "La digitalización y la movilidad eléctrica plantean retos considerables para nuestra industria, pero por encima de todo, ofrecen grandes oportunidades. Como parte del Grupo Volkswagen, Skoda tiene todas las condiciones para asumir los cambios, tanto a nivel de clientes, trabajadores y plantas de producción. Esto no solo implicará una redefinición de los coches, sino también de nuestra compañía en gran medida. Y lo vamos a hacer conjuntamente", añadió Müller.

Desde entonces, un exhaustivo programa coordinado de inversión ha impulsado el dinámico desarrollo de la marca Skoda. Entre 1991 y marzo de 2016, se invirtieron más de 300.000 millones de coronas (cerca de 11.000 millones de euros) en nuevos modelos, investigación y desarrollo, y la expansión de las capacidades de producción. Con los alrededor de 28.500 trabajadores actuales, Skoda es uno de los mayores y más atractivos empleadores en la República Checa. La red de producción, incluyendo las tres plantas checas de Skoda en Mladá Boleslav, Kvasiny y Vrchlabí, ha aumentado en capacidad gracias a las afiliaciones del Grupo Volkswagen en China, India, Ruisa y Eslovaquia, además de las plantas en Ucrania y Kazajistán.

"Con este 25 aniversario, Skoda y el Grupo Volkswagen han alcanzado un nuevo hito en su trayectoria conjunta", declaró Jaroslav Povšik, director del sindicato OS KOVO MB. "Podemos estar muy orgullosos del trabajo de nuestros trabajadores. Sin ellos, la impresionante historia de éxito de los últimos 25 años hubiese sido inimaginable. Una vez más, ha quedado demostrado que el modelo de toma de decisiones comunitaria implantado con éxito por Volkswagen asegura tanto la satisfacción como los resultados".

El corazón de la marca de éxito mundial sigue latiendo en Mladá Boleslav, una de las cunas de la industria automovilística de Europa. La planta principal y la sede de la compañía han permanecido en Bohemia durante los 121 años de historia de la marca. Los pioneros del fabricante fueron Václav Laurin y Václav Klement, quienes sentaron las bases de la compañía actual en 1985 gracias a su pasión por la movilidad motorizada sobre dos y cuatro ruedas. Casualmente, fueron contemporáneos a Ferdinand Porsche, cuya localidad natal, Vratislavice, se encuentra cerca de Mladá Boleslav.

Actualmente, Skoda es uno de los pilares esenciales de la economía checa: en 2015, el fabricante aportó cerca del 4,5% del producto interior bruto de la República Checa, y concentra alrededor del 8% de las exportaciones checas. La marca sigue alcanzando récords constantemente: en 2015, las entregas crecieron un 1,8% hasta los 1.055.500 coches (2014: 1.037.200), mientras que los ingresos se incrementaron en un 6,2% hasta un nuevo récord de 12.500 millones de euros (2014: 11.800 millones) y el beneficio operativo creció un 12% hasta 915 millones de euros (2014: 817 millones). A finales de marzo de 2016, las ventas globales de Skoda se habían incrementado en un 4,3% con 276.600 coches, lo que supone un nuevo récord para un primer trimestre.

La próxima campaña SUV impulsará todavía más el crecimiento. En el Salón del Automóvil de Ginebra, el prototipo Skoda VisionS ofreció una primera idea sobre el nuevo lenguaje de diseño de Skoda en este próspero segmento a nivel mundial. El correspondiente modelo producido en serie celebrará su estreno mundial en el Salón del Automóvil de París, en septiembre.







| Fuente: Skoda