17 mar. 2016

Consejos para conducir por Europa


Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, es el momento de preparar con detalle el viaje, sobre todo si se visita algún país europeo en coche. Aunque la legislación comunitaria marca unas reglas de tráfico similares en todos los países, cada estado las adapta a su propia regulación, por lo que conviene tener toda la información antes de emprender la marcha. ¿Sabías que hay países donde la tolerancia con el alcohol al volante es cero? ¿y otros donde la velocidad máxima en autovía es de 110 Km./h?

La plataforma internacional AutoScout24 ha preparado una guía de viaje para disfrutar de unas vacaciones sin que te den el alto en carretera.




Cuidado al pisar el acelerador
Las autovías europeas no son muy diferentes a las españolas, y en la mayoría de ellas el límite de velocidad establecido es de 120 Km./h. Sin embargo, hay países como Chipre o Suecia donde si el cuentakilómetros alcanza esa cifra el conductor se arriesga a recibir una multa, pues el límite es 10 Km./h menor. En cambio, si te adelantan en Bulgaria o Austria no es que los conductores se salten el reglamento "a la torera", es que se permite ir a 130 Km./h.

Ni una copa de más
La expresión de "con una cerveza no doy positivo", además de no ser recomendable conduzcas por donde conduzcas, en algunos países como Eslovaquia, Hungría, República Checa y Rumania es sinónimo de multa pues la tolerancia es cero. Lo cierto es que en casi toda la UE el límite permitido es de 0,5 g/l, aunque en Reino Unido son algo más permisivos y el máximo asciende a 0,8 g/l, mientras que en Estonia, Noruega, Polonia y Suecia se reduce a 0,2 g/l.

Un kit obligatorio y más completo
En cuanto a los elementos obligatorios que hay que llevar en el coche, los triángulos de emergencia y el chaleco reflectante no son exclusivos de España sino que son obligatorios también en la mayoría de países europeos. No obstante, en Alemania por ejemplo el kit reglamentario es más completo, en tanto la ley establece que hay que llevar un pequeño botiquín a bordo, y que se puede encontrar en cualquier farmacia o centro comercial.

Luces durante el día ¿sí o no?
Independientemente del país, conducir con las luces de cruce encendidas durante las horas de sol es recomendable, pero en la mitad de los países europeos la sugerencia se convierte en obligación, sobre todo en el norte de Europa, donde las horas con luz natural son más reducidas buena parte del año. Sin embargo, para peculiaridad la conducción por la izquierda, que no es exclusiva de Reino Unido, pues Chipre, Irlanda y Malta también lo hacen. Lo que sí es común en todos los países es la prohibición de hablar o manejar el móvil al volante.

Los "papeles" en regla
Para un viaje en coche por Europa es fundamental tanto el DNI o pasaporte como el carnet de conducir vigentes. En el caso del pasaporte, aunque no es obligatorio dentro de la UE, es conveniente incluirlo entre los imprescindibles del viaje, especialmente si se a entrar en países que no tienen firmado el tratado de Schengen y que no tienen suprimidos los controles fronterizos interiores. El carnet de conducir, al haber sido expedido en un estado miembro de la UE, es válido para todo el espacio comunitario. De hecho, desde 2013 el permiso que se expide es igual para todos los países de la Unión, aunque los anteriores también son válidos.

Alquilar, una opción con matices
Si en vez de llevar el coche propio se opta por el alquiler en el país de destino hay que saber de antemano que pedirán el carnet de conducir y, además, varios años de experiencia. El número de años depende del país, pero conviene tener en cuenta que los conductor noveles no pueden alquilar un coche a su nombre. Además, algunas empresas de renting prohíben circular por algunos estados, por lo que se debe conocer exactamente cuáles son, no vaya ser que pasar una frontera hasta otro país sea cruzar una línea roja.

| Fuente: AutoScout