16 oct. 2015

Las tecnologías de los futuros coches de Volvo: todos sus coches se basarán en dos únicas plataformas


Volvo se ha propuesto ampliar su gama de coches compactos para acceder a nuevos segmentos basándose en su innovadora arquitectura modular compacta (CMA, "Compact Modular Architecture"). Se trata de una versión reducida pero igualmente avanzada de la prestigiosa arquitectura escalable de productos (SPA) de Volvo. Está previsto que el primer coche basado en la CMA se presente en el 2017.

Tras la presentación de la CMA en 2017, todos los coches de Volvo futuros se basarán tan solo en dos arquitecturas plenamente escalables y modulares.




El desarrollo simultáneo de la SPA y la CMA constituye la piedra angular de la estrategia de crecimiento y renovación de productos de la marca sueca, cuyos objetivos incluyen la sustitución de todos los modelos de su línea en los próximos cuatro años, y un volumen de ventas de hasta 800.000 automóviles. Este proceso se inició con el lanzamiento del XC90 y continuará en breve con la aparición del nuevo sedán de gama alta S90.

La CMA permite a Volvo ofrecer a los clientes de coches compactos el mismo tipo de ventajas de ingeniería avanzada que a los propietarios de modelos de mayor tamaño basados en la SPA. La tecnología común a ambas arquitecturas incluirá motores (tanto los convencionales como las nuevas variantes híbridas enchufables), sistemas de infoentretenimiento, climatizadores, redes de datos y sistemas de seguridad. De esta forma, el fabricante sueco da un paso más hacia la consecución de su visión de cero muertes y lesiones en sus nuevos coches en 2020.

"La flexibilidad de la CMA ofrece libertad a los ingenieros y diseñadores de Volvo y les permite concebir e introducir todo un abanico de nuevas y atractivas opciones, mejorando al mismo tiempo la capacidad de conducción y ofreciendo opciones de seguridad de primera clase y tecnologías de coche conectado", señaló Peter Mertens, vicepresidente primero de Investigación y Desarrollo del grupo Volvo Car.


La CMA también va a modificar la manera en que Volvo fabrique sus productos en el futuro, gracias a la posibilidad de integrar en una misma arquitectura gran variedad de modelos, motores, sistemas eléctricos y tecnologías de diversa complejidad. Esto generará importantes economías de escala y permitirá racionalizar el proceso de producción.

La CMA de Volvo se ha diseñado desde el principio pensando en la electrificación; de hecho, ya existe una nueva variante híbrida enchufable del Twin Engine diseñada expresamente para esta nueva arquitectura.

"La CMA nos sitúa en una posición extraordinaria. Hemos desarrollado esta nueva arquitectura como un componente que basta enchufar y usar. Esto significa que, en la próxima generación de automóviles compactos de Volvo, el usuario podrá disfrutar de las tecnologías avanzadas que ya están disponibles en el modelo XC90", explicó Mertens.

Volvo prevé aumentar de forma significativa sus volúmenes en todo el mundo con la próxima línea de automóviles basados en la CMA, cuya difusión será verdaderamente mundial y permitirá a la marca sueca adentrarse en apasionantes segmentos de mercado con sus nuevos productos.

"La CMA es un elemento clave de la estrategia de crecimiento continuo de la marca Volvo Cars", afirmó Björn Annwall, vicepresidente primero de Ventas, Marketing y Servicio al Cliente del grupo Volvo Car. "Además de ofrecer todas las ventajas y características de un coche de alta gama mayor, como la seguridad líder en el sector, los motores y las tecnologías de infoentretenimiento, la CMA ofrecerá la experiencia real de propiedad y conducción propia de Volvo que nos distingue del resto en este segmento de prestigio en desarrollo".


Electrificación global
Volvo ha anunciado una de las estrategias de electrificación más completas del sector de la automoción, en virtud de la cual se introducirán híbridos enchufables en toda su gama. Se va a desarrollar una línea totalmente nueva de coches electrificados de menor tamaño y se fabricará uno totalmente eléctrico que se comercializará en 2019.

Dentro de esta nueva estrategia, la firma sueca ha declarado que espera que sus coches electrificados representen a medio plazo el 10 % de las ventas totales de coches.

La primera etapa de la nueva estrategia de electrificación consiste en la introducción de versiones híbridas enchufables de las series 90 y 60, de acuerdo con la nueva arquitectura escalable de productos (SPA, por sus siglas en inglés). Este proceso se ha iniciado ya con la comercialización de la versión híbrida enchufable del SUV XC90 T8 Twin Engine con tracción a las cuatro ruedas y continuará con el nuevo sedán S90 de gama alta y otros modelos de próximo lanzamiento.

Volvo también va a ampliar su gama de coches híbridos enchufables con la introducción de una nueva variante de tracción delantera del Twin Engine.

Además, el fabricante sueco tiene previsto ampliar aún más su oferta con la introducción de una línea completamente nueva de automóviles de menor tamaño de la serie 40. Esto se basarán en la arquitectura modular compacta (CMA, por sus siglas en inglés) recientemente desarrollada. Al igual que la SPA, se ha diseñado desde el principio para la electrificación. Esto convierte al grupo Volvo Car en uno de los pocos fabricantes de automóviles del mundo que posee dos arquitecturas de coches totalmente nuevas y diseñadas para configuraciones de motores tanto enchufables como totalmente eléctricos.

Por último, Volvo ha confirmado la fabricación de un automóvil 100 % eléctrico que se comercializará en 2019. Próximamente se desvelarán más detalles sobre este modelo.

Håkan Samuelsson, presidente y consejero delegado de Volvo Cars, afirma: "Creemos que ha llegado el momento de que los coches electrificados dejen de ser una tecnología minoritaria y se conviertan en la norma. Prevemos que en 2020, el 10 % de las ventas globales de Volvo corresponderá a coches electrificados".

Volvo considera que el coche híbrido enchufable ofrece al cliente la combinación óptima de eficiencia, autonomía y comodidad.

Por ejemplo, el modelo XC90 T8 Twin Engine de Volvo es uno de los SUV de 7 plazas más limpios y potentes del mercado. Ofrece una potencia equivalente a 407 CV, unas emisiones de tan solo 49 g/km de CO2, una autonomía de 43 km en modo eléctrico puro, un ahorro de combustible líder del sector de 2,1 l/100 km y una aceleración de 0 a 100 km/h de tan solo 5,6 s.

Esta combinación de potencia, eficiencia y respeto por el medio ambiente serán las características distintivas de todos los futuros modelos electrificados de Volvo Cars.

"Nuestra actual oferta de productos nos ha permitido aprender mucho sobre cómo se utilizan los automóviles electrificados", explicó Peter Mertens, vicepresidente primero de Investigación y Desarrollo. "Nuestros estudios indican que los conductores utilizan los modelos Twin Engine en modo eléctrico aproximadamente la mitad del tiempo, lo que significa que nuestros híbridos enchufables ya ofrecen una alternativa real a los sistemas de motores convencionales".

"Durante nuestras casi cuatro décadas de experiencia en el campo de la electrificación, en Volvo hemos aprendido mucho sobre gestión de baterías y ofrecemos la mejor autonomía por kilovatio hora del sector. Era cuestión de tiempo que alcanzásemos este punto en que el cálculo comparativo de los costes de la electrificación respecto a sus beneficios resultara prácticamente positivo. La tecnología de las baterías ha mejorado, los costes van en descenso y ha quedado patente la aceptación pública de la electrificación", añadió Mertens.


Volvo futuro 1
Volvo futuro
Volvo futuro 2
Volvo futuro
Volvo futuro 3
Volvo futuro
Volvo futuro 4
Volvo futuro
Volvo futuro 5
Volvo futuro
Volvo futuro 6
Volvo futuro
Volvo futuro 7
Volvo futuro
Volvo futuro 8
Volvo futuro
Volvo futuro 9
Volvo futuro
Volvo futuro 10
Volvo futuro
Volvo futuro 11
Volvo futuro

| Fuente: Volvo