2 oct. 2015

La seguridad vial no es solo reducir muertos, también se debería reducir el número de heridos


DEKRA demanda 8 medidas para incrementar la Seguridad Vial, sobre todo centradas en la innovación y la ingeniería aplicadas a la automoción, por medio de los sistemas electrónicos que compensen los errores humanos. Advierten que la conducción autónoma de los coches abre una nueva dimensión a la Seguridad Vial.

Las muertes registradas en las carreteras europeas descendieron alrededor de un 65 por ciento desde 1991, según el Informe DEKRA sobre Seguridad Vial 2015, empresa líder mundial en ensayos inspecciones y certificación.



En 1991, fueron unas 75.000 personas las que perdieron la vida mientras utilizaban las vías de la Unión Europea, mientras que en 2013 esta cifra descendió a alrededor de 26.000. En 2014, la reducción fue de un 1,2 por ciento con respecto al año anterior y se registraron 25.700 muertes en tráfico.

En consecuencia, el objetivo que se ha fijado la Comisión Europea es que los fallecimientos en las rutas europeas se sitúen por debajo de las 16.000 personas en 2020.

En opinión de Clemens Klinke, miembro del Consejo de Dirección de DEKRA y responsable de la Unidad de Automoción de la empresa, "lo que hemos conseguido hasta ahora se debe al desarrollo de grandes ideas innovadoras aportadas por un grupo de pioneros que se adelantaron a su época".

Entre las ideas que se han desarrollado, y puesto en práctica en estos años, citó los air bags, ABS y ESC, así como los frenos de disco, las cabinas rígidas para los pasajeros, la asistencia al conductor para mantenerse en su carril y los sistemas de alarma ante la fatiga.

El informe de DEKRA considera estos elementos como una de las claves principales para que se haya conseguido la citada disminución de la mortalidad en carretera, junto a una mayor concienciación de los conductores, gracias a campañas acertadas, sobre la necesidad de usar los cinturones de seguridad, respetar los límites de velocidad y de consumo de alcohol, la mejora de la calidad de las carreteras, con especial mención a la progresiva instalación de guardarraíles y la obligación de que los coches pasen periódicas inspecciones para comprobar su correcto estado de uso.

El informe de DEKRA indica que, aunque pueda parecer que todos los sistemas de seguridad pasiva han sido ya adoptados, la realidad es que aún queda mucho por hacer para reducir no sólo las muertes y las graves heridas que se producen en los accidentes sino también los grupos de especial riesgo, como los conductores más jóvenes o de edad avanzada, los que consumen alcohol o drogas y aquellos que practican una conducción agresiva o irresponsable.

En este sentido, el desarrollo futuro de la ingeniería aplicada a la automoción, por medio de los sistemas electrónicos que compensan los errores humanos, van a aumentar en el futuro la seguridad integral del coche, gracias a la combinación de elementos activos y pasivos que nos acercarán más a la conducción automatizada.

Juntos a estos avances será imprescindible continuar con campañas que incrementen la responsabilidad de los conductores y a la vez imponer sanciones responsables y eficaces para la nueva realidad del tráfico en la Unión Europea, que, cada vez más, requerirá marcos legales homogéneos para la conducción electrónica asistida y para la conducción automatizada del futuro.

Las 8 demandas de DEKRA para una mayor Seguridad Vial:
- La Seguridad Vial no debe centrarse sólo en reducir el número de víctimas mortales causadas por los accidentes de tráfico, sino también de las personas heridas gravemente.
- Incrementar la atención en los grupos de riesgo: conductores jóvenes, mayores, motociclistas, conductores bajo la influencia del alcohol y/o drogas, usuarios irresponsables y carreteras peligrosas, etc.
- Intensificar las campañas por una conducción consciente y responsable de todos los usuarios de la carretera.
- La estandarización de las normas de tráfico en Europa, en la medida de lo posible y razonable.
- Las multas deben priorizar el castigo hacia las violaciones más peligrosas.
- Preparación y creación de un estándar legal, a ser posible mundial, para la conducción por vía electrónica asistida y también la conducción autónoma en el futuro.
- Campañas de información sobre la existencia, la función y los límites de los sistemas de ayuda a la conducción, siempre bajo la responsabilidad del conductor.
- Incrementar el desarrollo constante de la supervisión técnica de coches en lo que respecta a los componentes electrónicos.

| Fuente: DEKRA | Alcance: España