19 ago. 2015

Continental quiere aprovechar la tecnología de cámaras de los coches, para que aparquen solos


No más problemas en busca de una plaza de aparcamiento o intentando aparcar en uno muy estrecho: Continental, el proveedor internacional del automóvil, ha demostrado con un prototipo cómo el aparcamiento automatizado es posible basándose sólo en las cámaras Surround View (permiten una visión periférica de 360 grados). "Las cámaras de este tipo serán cada vez más frecuentes como parte del equipo de serie u opcional de los coches, es lógico pensar que debemos utilizarlas para tantas funciones como sea posible", dijo Wolfgang Fey, Director del Segmento Surround View de la Unidad de Negocio de Sistemas de Asistencia al Conductor Avanzada, una Unidad de la División Chasis y Seguridad de Continental.

Continental ya había demostrado el correcto funcionamiento de un asistente para marcha atrás en un evento celebrado en mayo en el Centro de Tecnología de Allianz (AZT) en Ismaning, Alemania. Este sistema utiliza la cámara trasera de un sistema Surround View para evitar colisiones al dar marcha atrás.




"Las cámaras de ojo de pez del sistema Surround View son ideales para el estacionamiento automatizado porque capturan todo el entorno del coche", dijo Alfred Eckert, Director del Departamento de Ingeniería Avanzada de la División Chasis y Seguridad de Continental. "Su gran apertura visual permite incluso ver en espacios de estacionamiento en ángulo. Las cámaras también detectan las líneas blancas de demarcación de las plazas de aparcamiento, algo que los sensores ultrasónicos tradicionales no pueden hacer."

Gracias al prototipo de demostración con sistema de aparcamiento automatizado del departamento de Ingeniería Avanzada, la compañía ha ampliado el rango de aplicaciones de la tecnología con la que cuenta la cámara utilizada para el Surround View.

Estacionamiento basado en cámaras
El coche de demostración dispone de cuatro cámaras de ojo de pez instaladas en la parte delantera del coche, en la trasera y una en la parte inferior de cada retrovisor exterior. Cada cámara tiene un ángulo de apertura de más de 180 °, por lo que las cuatro cámaras cubren todo el entorno del coche en una vista de 360 ° integral. Esta visión integral se muestra al conductor en una pantalla táctil en el interior del coche, junto con las posibles plazas de aparcamiento vacantes que son lo suficientemente anchas.

El conductor debe tocar la imagen de una de las plazas de aparcamiento disponibles en pantalla para activar el comando automático de estacionamiento. No hay distinción si el espacio de aparcamiento es en paralelo o en batería. Basando su actuación en el plano del entorno creado por la interpretación de las imágenes del sistema de asistencia al conductor, el coche se hace cargo al completo de la operación de aparcamiento, incluyendo el control de acelerador, dirección, cambio de marchas, parada y el bloqueo del freno de estacionamiento cuando llega a su posición final.

Surround View, una tecnología con gran potencial de expansión
El conductor puede cambiar el lugar de aparcamiento propuesto por el sistema desde la pantalla táctil. Esta opción permite que el conductor responda ante las características específicas que resultan difíciles incluso para un sistema de reconocimiento de objetos de alto rendimiento, como un coche de reparto aparcado delante o detrás del coche propio que requieren más espacio de maniobra que un coche.

En el futuro, el aparcamiento automatizado basado en las cámaras Surround View permitirá al conductor permanecer fuera del coche mientras se realiza la maniobra, ya que la operación de estacionamiento se puede iniciar de forma remota. "En el estacionamiento remoto, el controlador utiliza la pantalla táctil para seleccionar la plaza de aparcamiento y activar este modo. A continuación puede salir del coche y utilizar la aplicación desde su smartphone para iniciar y observar el funcionamiento de estacionamiento automatizado", explicó Eckert. El conductor sólo debe activar y vigilar la operación a través de la aplicación desarrollada por Continental. El coche realizará las maniobras automáticamente hasta su posición final de aparcamiento. En la versión actual, el freno de estacionamiento se activa al final de la operación, pero el motor continúa funcionando y las puertas del coche permanecen abiertas. En un futuro sistema de producción en serie, las puertas del coche se bloquearán y se parará el motor.

Durante el desarrollo del sistema, los progresos realizados se transferirán paso a paso a un sistema escalable y el conjunto ya listo para producción será capaz de proporcionar una o más funciones de asistencia a la red global de coches. Basándose en el sistema Surround View se incluirá un asistente de tráfico cruzado y un asistente de seguridad ayudará con el sistema de frenado automático al dar marcha atrás.

| Fuente: Continental