7 jul. 2015

ZF tiene una interesante propuesta: el coche compacto inteligente


Con el Smart Urban Vehicle el Grupo ZF muestra su potencial en la interrelación inteligente de sistemas de asistencia de chasis, tracción y dirección, presentando una solución ejemplar para el sector del coche compacto de ciudad. El resultado es un coche extremadamente maniobrable, libre de emisiones y capaz de interrelacionarse con el conductor y el medio ambiente. La pieza fundamental de este concepto es la tracción puramente eléctrica eTB del eje trasero con sus dos motores situados muy cerca de las ruedas (electric Twist Beam), un concepto totalmente novedoso.

Otra gran novedad es el eje delantero con su ángulo de giro de hasta 75 grados, que aumenta sobremanera su agilidad y maniobrabilidad. Dos sistemas de asistencia al conductor ofrecen además mayor seguridad y eficiencia. El Smart Parking Assist (asistencia para aparcar) es capaz de maniobrar el coche incluso en espacio muy reducidos, por botón y desde fuera del coche a través de dispositivos electrónicos como un Smartphone o Smart Watch. La función PreVision Cloud Assit, conectada a una nube (cloud), aumenta el confort y la eficiencia. El coche, por ejemplo, puede reducir automáticamente el par de tracción antes de entrar en una curva, disminuyendo la velocidad sin utilizar los frenos mecánicos.




El conductor también puede estar en contacto directo con su coche a través del volante: un reconocimiento táctil cubre toda la superficie del volante y ofrece por lo tanto la conexión a los sistemas de asistencia y a las funciones automáticas de conducción. El conductor además cuenta con un display OLED a la altura de la vista en el volante, que facilita más datos al conductor.

"Con el Smart Urban Vehículo, ZF demuestra que soluciones concretas para el tráfico urbano individual están hoy día disponibles con solo interrelacionar las tecnologías y sistemas existentes con el conductor y su manera de conducir, permitiéndole además tener acceso a abundante información en cualquier lugar mediante una Cloud Connectivity (conexión a una nube)", declaró Stefan Sommer, presidente de la Junta de ZF Friedrichshafen. "Al mismo tiempo, este concepto de coche también marca un punto de salida, desde el cual se pueden realizar conceptos urbanos de movilidad del futuro, también con vista a las nuevas tecnologías con las cuales cuenta ZF al quedarse con el proveedor americano TRW".


Todos son componentes nuevos
Con el Smart Urban Vehicle ZF presenta un coche eléctrico basado en un utilitario pequeño íntegramente reconstruido. Una batería de tracción de tres módulos repartidos entre el eje delantero y trasero le proporciona la potencia. Un eje trasero eTB (electric Twist Beam) con un motor compacto cerca de cada rueda trasera y una potencia de 40kW cada uno, se encarga de la tracción. Con un par motor al eje de unos 1.400 Nm y 21.000 revoluciones por minuto máximas, el coche, especialmente desarrollado para su uso urbano, alcanza los 150 km/h.

Con agilidad por la ciudad
"El eje delantero es un concepto novedoso con un ángulo de giro de la rueda de hasta 75 grados", explica Harald Naunheimer, director de I+D de ZF Friedrichshafen. Este concepto innovador reduce considerablemente los esfuerzos de giro en las maniobras y aumenta sobre todo la agilidad del coche: debido a este extremo ángulo de viraje de la rueda, el círculo de giro se reduce a menos de siete metros, lo que permite un giro de 180 grados en una carretera normal de dos vías.

Los movimientos de giro en el eje delantero se ven reforzados con el sistema Torque-Vectoring de la tracción de las ruedas traseras. Este sistema reparte la tracción individualmente a las dos ruedas traseras, lo que permite la tracción y el arranque en un giro tan extremo del eje delantero. Al mismo tiempo, este sistema permite al coche entrar en huecos de aparcamiento de unos cuatro metros sin casi maniobrar.


Encontrando, reconociendo y aparcando
Más relevantes aún son las ventajas del nuevo concepto del eje delantero en conjunto con la función de asistencia Smart Parking Assist. Este sistema apoya al conductor no solo reconociendo las plazas libres aptas para aparcar, sino que también puede aparcar el coche automáticamente, sin intervención del conductor, tanto longitudinal como diagonalmente. El asistente de aparcamiento recibe toda la información a través de doce sensores de ultrasonidos y dos de infrarrojos, ubicados en la parte frontal, los laterales y la parte trasera del coche, que ayudan a encontrar el hueco entre los coches aparcados. La electrónica de la dirección trabaja con los datos recibidos a través de los sensores y adapta todos los sistemas necesarios para poder aparcar, como son la tracción eléctrica y el ángulo de giro de la dirección eléctrica.

El conductor, mientras el coche aparca, puede interactuar con el coche a través de un display en el salpicadero, o salir del coche y ordenar el aparcamiento automático a través de un dispositivo electrónico, como puede ser un SmartWatch. El Smart Urban Vehicle, por lo tanto, es capaz de identificar la plaza de aparcamiento libre y realizar esta operación totalmente solo.


Confort para el conductor, alivio para la ciudad
Con este sistema se pueden crear escenarios futuros de una utilidad aún mayor para el conductor: se puede ahorrar tiempo dejando que el automóvil busque él solo una plaza de aparcamiento libre. "No solamente pensamos en el conductor", explica Harald Naunheimer sobre esta tecnología, "pues si en el futuro el coche puede aparcar sin la presencia del conductor, también se podrán utilizar las plazas de aparcamiento con más efectividad. Por ejemplo, en los parkings ya no se tendría que calcular el ángulo de apertura de las puertas, por lo tanto las plazas podrían ser más estrechas. Esto aliviaría mucho a las ciudades, porque crearía nuevos espacios libres que se podrían utilizar para otros menesteres".

Experiencias desde la nube
La ZF PreVision Cloud Assist, un sistema de asistencia conectado a los datos en una nube, ayuda en la seguridad de conducción y en alcanzar la máxima autonomía del coche. Al contrario que los sistemas actuales de GPS, este asistente no solo recibe datos de geometría e informaciones referente a los límites de velocidad, sino que almacena en cada viaje todos los datos sobre el coche, la velocidad alcanzada en cada momento, las aceleraciones longitudinales y diagonales, etc., todos ellos son almacenados en una nube.

Cuando se realiza el mismo viaje otra vez, el sistema ya calcula, basándose en estos datos del primer trayecto, la velocidad óptima para cada curva. Antes de entrar en dichas curvas, el sistema de asistencia reduce el par motor de tal manera que no sea necesario pisar los frenos mecánicos, lo que no solamente cuida la batería y el sistema de frenos, sino que también proporciona mayor seguridad, de forma particular en curvas muy cerradas.


La comunicación a través del volante
El conductor está siendo constantemente informado de la asistencia del PreVision Cloud Assist, ya que el volante multifuncional, que utiliza ZF en su Smart Urban Vehicle, tiene un display OLED en el aro del volante. Este display anuncia, por ejemplo, cuánto se reduce el par motor al entrar en una curva, y cuánto aumenta al salir de ella.

Pero el conductor también está en contacto con su coche a través de su HOD (Hands On Detection), que reconoce los toques de las manos. Este sistema, que cubre toda la superficie del volante, reconoce, por ejemplo, si el conductor agarra el volante o no. Esta situación identificada se transforma a través de un LIN (Local Interconnect Network – red de interconexión local) procedente del procesador en el volante, en una señal digital, transmitiéndola al coche. Este a su vez informa al conductor de esta anomalía o activa directamente todos los sistemas de asistencia disponibles.

"Con esta HOD creamos una base de funciones de asistencia y de conducción automática que disminuyen la tarea al conductor, como por ejemplo en un tráfico urbano denso caracterizado por las constantes frenadas y arranques", explica Alois Seewald, director técnico de Integrated Active & Passive Safety Technologies de ZF TRW. Estos sistemas de asistencia, por ejemplo, se ocupan de mantener la distancia de seguridad entre un coche y otro y se encargan de realizar una frenada cuando sea necesario. "Con ello podemos aumentar la seguridad de conducción de manera sustancial, también cuando el conductor no sostiene con sus manos el volante".

| Fuente: ZF