9 jun. 2015

Sin azufre, los gasóleos son un genial caldo de cultivo para los microorganismos


Posiblemente no sepas que los gasóleos se pueden contaminar por la presencia de microorganismos como pueden ser bacterias, mohos o levaduras. Esta problemática afecta tanto al gasóleo tipo A, el destinado para automoción, como al tipo B, para uso agrícola o marítimo, o al tipo C, específicamente concebido para su uso en calderas de calefacción o maquinaria industrial.

La consecuencia de esta contaminación es que las propiedades del combustible se ven alteradas provocando un mayor desgaste del motor, peor arranque en frío, peor combustión, retardo en la ignición y un aumento de las emisiones de CO2, según explica Gasóleos DEGAS, empresa especializada en la distribución de gasóleo y en la gestión de estaciones de servicio desde hace más de cincuenta años.



¿Y por qué se contaminan los gasóleos?
La legislación europea (Real Decreto 1088/2010) exige a las petroleras que eliminen la incorporación de azufre en el Gasóleo A y B por motivos ecológicos. La ausencia de azufre reduce un biocida que evitaba la aparición de microorganismos en el gasoil.

Otro motivo lo encontramos también en otro Real Decreto Europeo (4/2013) por el que se exige a las petroleras incorporar un porcentaje mínimo de biodiésel en combustibles diésel a partir del año 2014. Al incorporar biodiésel se está suministrando materia orgánica o nutrientes al carburante favoreciendo la aparición de microorganismos.

La presencia de agua en los depósitos de combustible por condensación o filtraciones también provoca la aparición y reproducción de los microorganismos. A esto se añade que la composición natural del gasoil incluye entre 75 y 150 ppm (partes por millón) de agua.

¿Qué consecuencias provoca un gasóleo contaminado?
Un gasóleo contaminado con este tipo de microorganismos conlleva continuas obstrucciones en los filtros de los surtidores de las gasolineras. También acidifican el combustible generando ataques químicos a los materiales de los depósitos de almacenaje, tuberías y componentes metálicos de los surtidores con el resultado de un aumento de los costes de mantenimiento y tiempos de reparaciones.

Esta problemática se traslada a los conductores que llenan sus depósitos del coche con este combustible contaminado provocando graves incidencias en los sistemas de inyección.

Un gasóleo A de buena calidad favorece una buena combustión, un buen arranque en frío, ausencia de humos, mantiene limpio el motor, evita la obstrucción de los inyectores y reduce los costes de mantenimiento.

En el mercado existen gasóleos aditivados por los fabricantes pero no están disponibles en todas las estaciones de servicio y en algunos casos no se informa correctamente sobre sus características. La solución está en que las estaciones de servicio incorporen un biocida que mejore las prestaciones del Gasóleo A. Si lo comparamos con el gasóleo aditivado por las petroleras, este aditivo es más económico, permite una dosificación controlada, mantiene limpios los depósitos y evita la obstrucción en los filtros.

La compañía Gasóleos DEGAS comercializa un biocida, denominado Tequil Bacteroil, para gasóleos A, B y C que no altera las propiedades del combustible y cumple con las especificaciones del Real Decreto 1088/2010. El laboratorio externo Intelman con certificación ENAC se encarga de certificar la calidad y la eficacia contra los microorganismos del Gasóleo A con este aditivo incorporado.

El biocida Tequil Bacteroil por un lado destruye los microorganismos presentes en el agua o en el gasoil y por otro evita la contaminación que provocan estos microorganismos. Esto se consigue rompiendo la membrana celular de las bacterias, mohos o levaduras y penetrando en su interior para interrumpir las reacciones bioquímicas que los mantienen vivos.

Gasóleos DEGAS, además, ofrece el aditivo Tequil GDF destinado a mejorar las prestaciones del gasoil. Este aditivo es capaz de mantener limpio el interior del motor y los inyectores aumentando el índice de cetano. El resultado es una mejor combustión, y arranque en frío, una reducción de las emisiones de humo y de los costes de mantenimiento, un ahorro de combustible y una mayor vida útil del motor.

Resumen
-Los gasóleos A, B y C se contaminan por la presencia de microorganismos como pueden ser bacterias, mohos y levaduras
-Las propiedades del combustible se ven alteradas provocando un mayor desgaste del motor, peor arranque en frío, peor combustión, retardo en la ignición y un aumento de las emisiones de CO2
-El aditivo que comercializa la empresa Gasóleos DEGAS protege el motor, ofrece mayor rendimiento y reduce la contaminación

| Fuente: Gasóleos DEGAS | Alcance: España