4 jun. 2015

Aumentan los problemas mecánicos que ocurren en los trayectos


El Real Automóvil Club de España (RACE) ha analizado más de 166.900 asistencias realizadas entre los meses de enero y mayo de 2015, dentro del Barómetro de Averías en Carretera puesto en marcha por el RACE para detectar de forma periódica los problemas más importantes que requieren una asistencia. Según este análisis, han aumentado un 6,9% los fallos que han requerido una ayuda técnica, sobre todo por neumáticos, baterías y motor. El Club de Automovilistas se muestra preocupado por la evolución al alza de los accidentes de tráfico que han requerido un auxilio en carretera, con un incremento un 5% respecto a 2014. De cara a los próximos viajes familiares con motivo de los puentes y vacaciones estivales, desde el RACE recordamos la importancia de un correcto mantenimiento del coche, y una rápida revisión de los elementos principales del coche antes de un viaje, sobre todo estado y presión de los neumáticos, niveles de líquidos (aceite, refrigerante, frenos y dirección), frenos, dirección y luces.

El Barómetro del RACE muestra un preocupante ascenso de las averías en carretera, muchas de ellas relacionadas directamente con el mantenimiento o la antigüedad del parque, como lo demuestra el aumento de los problemas con el estado del neumático o fallos graves en el motor. Los datos estudiados revelan un mayor número de fallos entre enero y mayo de 2015, con una subida del 6,9% respecto al mismo periodo del año anterior. Cada vez se producen más desplazamientos, y se recorren un mayor número de kilómetros, como se comprobado en Semana Santa, pero preocupa ver como éstos se realizan en coches en peor estado, consecuencia de una reducción en el gasto en mantenimiento del coche por la crisis económica. Un dato preocupante: el número de asistencias como consecuencia de un accidente de tráfico se ha incrementado un 5% en los cinco primeros meses del año respecto a 2014, que se suma a una subida del 1,7% de los fallecidos entre enero y mayo, según datos de la DGT. Este aumento de los fallos mecánicos supone un potencial de riesgo que puede empeorar las cifras de accidentalidad si no se renueva el parque, manteniendo las ayudas a la compra incluso para coches con hasta 3 años de antigüedad, y potenciando su correcto mantenimiento.




Los casos en los que se ha necesitado de la ayuda de un técnico de asistencia en carretera del RACE es muy variado, atendiendo situaciones tan graves como la recuperación de coches rescatados por inundación (29 casos) o pequeños descuidos menos importantes, como equivocarse a la hora de repostar carburante (con 1.249 casos) o dejarse las llaves en el interior del coche, que le ha sucedido a 943 personas (de los cuales, 207 se dejaron las llaves en el maletero...). En todos estos casos, la ayuda de los técnicos de asistencia les ha permitido solucionar el problema.

Si tenemos en cuenta el total de fallos por tipo de averías que se produjeron en carretera entre los meses de enero y mayo, los problemas derivados de las baterías y neumáticos ocupan las primeras plazas, como en otros estudios del Barómetro, y se mantienen, con pequeñas oscilaciones, entre las principales causas de asistencia. El dato más preocupantes es que, menos en el leve descenso producido en baterías, en el resto de incidencias que conforman el núcleo más importante de averías aumentan todas y cada una de las categorías del Top 7 de problemas mecánicos, lo que nos indica que aún falta una mayor labor de mantenimiento de nuestro coche para evitar estas situaciones.

Siguen los problemas derivados de los neumáticos
Los problemas con los neumáticos siguen subiendo, como ya se observase en los informes anteriores, lo que constituye un hecho preocupante que afecta directamente a la seguridad. Con más de 20.400 casos, suben un 7% los pinchazos y las roturas de los neumáticos, en la mayoría de los casos causados por el mal estado de las gomas o su mal mantenimiento. Aumentan los coches que no pueden seguir la marcha por carecer del neumático de repuesto, o por su mal estado. La novedad en este análisis de más de las casi 167.000 asistencias realizadas es el aumento de los robos y el vandalismos en un 65%, que aunque se trata de una cifra relativamente baja con 200 casos, no deja de ser reseñable.


Consejos a la hora de revisar el coche
Seguir el plan de mantenimiento recomendado por el fabricante es la mejor garantía de prolongar la vida de nuestro coche, mejorando su seguridad y reduciendo el riesgo de averías. Junto a estas revisiones periódicas, y ante un desplazamiento de largo recorrido en el que vamos a someter a nuestro coche a un esfuerzo mayor, debemos realizar rápidos chequeos, teniendo en cuenta los siguientes puntos de control:

- Comprobar el estado de los neumáticos, como la profundidad del dibujo, y la presión de los mismos (sin olvidar la rueda de repuesto). Ten en cuenta la carga para ajustar la presión. Sigue las recomendaciones del manual del coche.
- Comprobar el nivel de líquidos: aceite de motor, refrigerante, frenos, dirección... Es aconsejable llevar un poco de aceite en el coche, por si es necesario rellenar el nivel.
- Comprobar el estado de la dirección y frenos. Una inspección visual para chequear su estado. En el caso de detectar alguna anomalía, acude urgentemente a un taller para su revisión en profundidad.
- Comprobar el estado y ajuste en altura del alumbrado, sobre todo si vas a conducir de noche, y llevas el coche cargado. La regulación la puedes hacer normalmente desde el interior del coche, mediante las distintas posiciones de ajuste. Así evitarás deslumbrar al resto de usuarios.

En el caso de detectar alguna anomalía en el coche, o si precisas más información sobre algunos elementos de seguridad, acude a tu taller para que te realicen una inspección más en profundidad. El mantenimiento correcto de tu coche mejora la seguridad y la capacidad de respuesta a la hora de reaccionar ante un imprevisto, respondiendo mejor ante un fallo durante la ruta.

Además del chequeo del coche, debemos confirmar que llevamos algunos elementos necesarios en caso de avería como: linterna / foco, juego de lámparas, gato, tuerca de seguridad y llave por posible pinchazo (con las herramientas), triángulos de pre-señalización de peligro, chaleco reflectante y, por supuesto, el teléfono de contacto de tu asistencia en viaje, para ayudarte a continuar tu viaje.

Una avería en carretera supone un problema y un riesgo, para ti y para los ocupantes, cuando estamos de viaje. Por ello, un coche correctamente mantenido y revisado mejora la seguridad, reduce las probabilidades de sufrir un accidente por fallo mecánico, y responderá mejor ante un fallo.

| Fuente: RACE | Alcance: España