10 abr. 2015

Los conductores españoles quieren correr más

El 50% de los encuestados es contrario a bajar la velocidad a 90 km/h en vías convencionales.


Los conductores españoles, a través de DUCIT, el primer Observatorio Español de Conductores elaborado por el Real Automóvil Club de España-RACE, están a favor de subir a 130 km/h los límites máximos de velocidad en las vías de alta capacidad. El trabajo también analiza el impacto que esta medida podría tener en la siniestralidad, con el 50,1% de los usuarios que creen que potenciar el uso de las autopistas podría reducir los accidentes de las vías secundarias. Además, se ha realizado un informe sobre la situación de los límites de velocidad en otros países de la UE con estos límites máximos, encontrando que 17 de los 28 países europeos tienen 130 km/h o más como límites máximos en sus vías. Este trabajo se enmarca dentro del I Foro DUCIT dedicado en esta ocasión a los cambios propuestos en la Ley de Tráfico y Seguridad sobre los límites máximos de velocidad en España.

En la primavera de 2014, la Ley de Tráfico y Seguridad Vial abría la posibilidad de modificar los límites máximos de la velocidad en las carreteras españolas, aumentándola o bajándola según los casos. Con diferentes opiniones al respecto, este anuncio generó un debate social con opiniones encontradas entre diferentes sectores, entre los que piensan que España podría equipararse a sus vecinos europeos frente a los que creen que sería un error que podría aumentar el número de accidentes de tráfico. ¿Qué opinan los conductores españoles al respecto? ¿Cómo creen los usuarios que podría afectar a la siniestralidad? Y como experiencia de esta medida, ¿Cómo incide este límite máximo propuesto de subir a 130 km/h la velocidad en vías de alta capacidad en los países que ya lo tienen implementado? Para dar respuestas a estas cuestiones, DUCIT ha estudiado lo que opinan los usuarios, ha analizado los casos europeos, y ha reunido a expertos en torno al I Foro DUCIT.




Un vistazo a la situación internacional
De los 28 países que forman la UE, 17 han incorporado velocidades máximas de 130 km/h o por encima de ésta, como es el caso de Polonia o Bulgaria con 140 km/h, o en Alemania, donde lo que existe es una recomendación para circular a 130 km/h. Cinco países, entre ellos Portugal y España, tiene 120 km/h de velocidad máxima, mientras que seis países (de los cuales, tres de ellos son islas) tienen 112 km/h o menos. En la parte final de la tabla se sitúa Malta, con 80 km/h de velocidad máxima para circular por sus carreteras.

Según los datos presentados en el estudio “Road Safety in the EU” de marzo de 2015, el país con menor ratio de muertos por accidente de tráfico por millón de habitantes es Malta, seguido de Países Bajos, y en tercer lugar, el Reino Unido. Resulta relevante ver la diferencia de velocidades que se producen entre los tres países, que se sitúa entre los 80 km/h de Malta, los 112 km/h de Reino Unido y los máximos 130 km/h de Países Bajos.

La propuesta de cambio de los límites de velocidad en España
El Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, establece en su art. 19, punto 2 que “Las velocidades máximas y mínimas autorizadas para la circulación de vehículos serán fijadas de acuerdo con las condiciones que reglamentariamente se determinen (…)”. Y en su anexo IV, donde se recoge el cuadro de sanciones, ya se incluyen las infracciones para excesos de velocidad por encima de los 130 km/h, así como la pérdida de puntos.

¿Qué es lo que se propone? En definitiva, el texto pendiente de aprobar indica que la velocidad genérica para turismos y motocicletas será de 120 km/h, pero en los tramos con un índice de seguridad contrastado, en buenas condiciones meteorológicas y ambientales y con un buen trazado y pavimentación, esta velocidad podrá aumentar a 130 km/h, indicada mediante paneles de mensaje variable. Por el contrario, se propone una reducción de la velocidad genérica para turismos y motocicletas de 90 km/h en carreteras convencionales, con marcas viales longitudinales de separación entre sentidos y de delimitación de la calzada, ya que es en estas vías donde se localizan la mayoría de los accidentes mortales que se producen en España.


DUCIT pregunta a los conductores sobre el cambio de velocidad en España
¿Qué opinan los conductores españoles sobre la propuesta de modificar los límites máximos de velocidad en España? Con un 80%, los usuarios están a favor de aumentar la velocidad en las vías de alta capacidad, en concreto, un 81,2% en autopistas y un 79,8% en autovías. En este sentido, también se les preguntó la posibilidad de reducir esta velocidad a 110 km/h por climatología adversa o por volumen de tráfico, una propuesta que aprobó el 57,8% de conductores, lo que refleja un alto grado de responsabilidad al adecuar velocidad a tráfico, estado de la vía y climatología.

¿Subirá la siniestralidad por subir la velocidad? Sólo un 18% cree que podría aumentar los accidentes. Pero si se incentiva el uso de las vías de alta capacidad, por ejemplo, aumentando la velocidad, más conductores las utilizarán frente a las vías convencionales, lo que según la mitad de los conductores podría reducir los accidentes. En este sentido, los usuarios perciben las autopistas como las vías más seguras, por encima de las autovías y las carreteras convencionales.

En contra, el estudio DUCIT revela que la mitad de los conductores no quiere bajar la velocidad máxima permitida a 90 km/h en vías convencionales, aunque un 43,1% de conductores sí cree que esta medida puede reducir la siniestralidad.


| Fuente: RACE | Alcance: España