31 mar. 2015

El teléfono móvil, uno de los más peligrosos dispositivos al volante

España es el segundo país europeo con la sanción más alta por el uso del móvil al volante con 200€.


Los teléfonos móviles smartphone se han convertido en los compañeros de viaje de muchos conductores que, durante la conducción, no dudan en leer y enviar mensajes poniendo en riesgo la seguridad vial. Pero esta conducta no es exclusiva de España, sino que se trata de un problema "muy importante" en la mayoría de países de nuestro entorno.

Según el último informe sobre seguridad Vial de la OMS (Organización Mundial de la Salud), todos los años más de 1,3 millones de personas mueren como consecuencia de accidentes en las vías de circulación y otros 50 millones sufren traumatismos.



Actualmente, la distracción es uno de los principales factores de riesgo en la conducción en todos los países. En España, la "Conducción distraída o desatenta" representa aproximadamente la mitad del total de las causas detectadas en los accidentes con víctimas. Dentro de las distracciones el uso de los dispositivos móviles está cada vez cobrando un mayor peso como factor de riesgo de los accidentes de tráfico y, si tradicionalmente se utilizaban para hablar, hoy en día crece el número de conductores que chatean al volante.

Según la encuesta de BP, Castrol y RACE realizada el año pasado a un total de 1.100 conductores, y extrapolando los datos a los 22,6 millones de conductores en posesión de una licencia de conducción de la clase B, unos 12,7 millones de conductores (casi un 60%) admiten utilizar el móvil durante la conducción para hablar, ya sea con o sin manos libres, y casi 3,9 millones de conductores españoles (17%), utilizarían el móvil como smartphone durante la conducción.

Un problema en toda Europa
BP, Castrol y RACE han querido conocer cómo la problemática del uso de smartphone en la conducción se ha visto reflejada en el resto de países de nuestro entorno, para lo cual hemos preguntado a los automóviles clubes europeos al respecto, obteniendo datos de un total de 15 países, incluido España.

Lo primero que se ha querido constatar es si realmente se trata de un problema para la seguridad vial a nivel europeo. Para nueve países, en concreto Finlandia, Francia, Italia, Suiza, Luxemburgo, Portugal, Holanda, República Checa y España, se trata de un problema de seguridad vial que catalogan como "Muy importante", mientras que en países como Alemania, Austria, Bélgica, Bosnia, Hungría y Suecia se califica como un problema de seguridad vial "Importante".

Respecto a la legislación existente, en España, Alemania, Bélgica, Finlandia, Francia y Hungría se prohíbe expresamente la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos (tampoco está permitido el uso de cascos, auriculares o instrumentos similares). Sin embargo, en países como Italia, Holanda o Suecia, la legislación habla de la prohibición de sistemas que puedan distraer la conducción, no plasmando específicamente en el texto el uso del móvil; mientras que en Austria, Bosnia, Suiza, Luxemburgo y Rep. Checa se hace mención a la prohibición del uso del móvil, pero solo para hablar.

Respecto al importe de las sanciones, se han recopilado datos de 19 países europeos, pudiendo extraer que la media de la sanción por el uso del móvil al volante ronda los 105€. Como podemos ver en el gráfico, España es el segundo país con la sanción por el uso del móvil más elevada, muy por encima de los 40€ de la República Checa, 50€ de Austria, o 60€ de Alemania.

En referencia a la existencia de campañas de concienciación sobre los peligros de chatear al volante, en 12 de los 15 países existen campañas específicas al respecto, lo que demuestra la importancia que tiene para la seguridad vial a nivel europeo la concienciación sobre los peligros de chatear al volante.

| Fuente: Stopchatear