25 mar. 2015

Detalles que marcan la diferencia en un coche de segunda mano

Estos detalles te pueden hacer ganar más dinero al vender tu coche usado.


Cuando nos decidimos a vender nuestro coche, nos aplicamos para que nuestro posible comprador se quede prendado de él, pero lo cierto es que si queremos hacer un buen negocio no basta con que la carrocería reluzca y el motor parezca impecable a simple vista ¿Sabías que siguiendo unos sencillos consejos puedes sacar una cantidad extra de hasta 900 euros por él? Dekra, proveedor de servicios de gestión de vehículos usados, nos da las claves.

Cuidado con las llaves
Es muy común perder u olvidar dónde se han guardado las llaves de repuesto, pero si estás pendiente y cuando vayas a vender tu coche presentas los dos juegos, éste valdrá entre 100 y 245 euros más, dependiendo del segmento, ¿es para pensárselo, verdad?



El detalle marca la diferencia
Hay desgastes derivados del propio uso que no podemos controlar, como el del volante o la palanca de cambios, pero sí que podemos cuidar algunos detalles para no devaluar el coche en exceso. ¿Cuántas veces has utilizado el enchufe del mechero para recargar el móvil o poner música? Seguro que muchas, hasta el punto de que perder la pista al propio encendedor… Si lo vendes con él, tu coche ya vale 30 euros más.

uidado, por supuesto, con fumar dentro del coche, ya no sólo porque vas a tener menos posibilidades de venderlo –el 42% de los españoles no compraría el vehículo de un fumador por el olor y la suciedad- sino porque puedes estropear la tapicería, provocando que pierda drásticamente su valor.

Atento al maletero
Todo hemos pensado en más de una ocasión que el espacio del maletero podía dar más de sí y le hemos quitando la bandeja para aprovechar el especio al máximo. Atento al estado de las alfombrillas y de las paredes porque, cualquier imperfección en este sentido, proporciona argumentos al comprador para negociar el precio.

Las ruedas no engañan
Al vender el coche, los neumáticos deberán tener una profundidad mínima de al menos 1,6 mm, pero más allá de la goma, hay que tener cuidado con que las llantas no tengan golpes o deformaciones y que, por supuesto, cuenten con todos los tornillos y la llave de seguridad. Si no es así, el comprador desconfiará porque unos neumáticos en ese estado pueden delatar daños en los ejes, la suspensión e incluso en el motor. Cuidado con los bordillos al aparcar.

Luces en perfecto estado
Cuando pongas a la venta el coche, es importante tener en cuenta que todas las luces iluminan correctamente. Además, si la cobertura de plástico está en buen estado, sin fisuras ni arañazos, su valor será mayor.

Las lunas
El parabrisas también debe estar en perfecto estado. Si tienes una grieta en la luna, por pequeña que sea, es mejor que la cambies –por una homologada por la marca o por la misma que se monta en fábrica- porque el daño va a ir a más y el comprador lo sabe.

La documentación, en buen estado
Cómo hayas cuidado la documentación también dirá mucho del coche. Si la ficha técnica, el libro de mantenimiento y el permiso de circulación están en perfecto estado, te vas a evitar que el comprador te exija duplicados, ahorrándote 150 euros, 60 euros y 30 euros respectivamente. Además, si conservas el libro de instrucciones te ahorrarás otros 30 euros.

Según el director de Dekra Automotive Solutions, Ricardo Días, "lógicamente, cuanto mejor se haya tratado el coche, más valor alcanzará el mercado de ocasión. Hay desgastes lógicos derivados del uso, pero una conducción agresiva o la dejadez a la hora de cuidarlo hará que haya que invertir en reparaciones, lo que afectará sobremanera al beneficio final de la operación".

| Fuente: Dekra