5 feb. 2015

¿Sabes cuánto te puede costar de sobreprecio si devuelves un coche de alquiler en mal estado?

Desde bombillas fundidas a perder las llaves... Cualquier desperfecto en el coche de alquiler puede suponer desembolsos de unos 900 € de media.


Disfrutar de un coche de renting tiene tantas o más responsabilidades que uno de propiedad particular aunque sus conductores no siempre sean conscientes de ello. Cuando expira el contrato, el momento de entrega siempre es crítico y no un simple trámite consistente en la devolución del coche, sino que un perito debe examinar el estado en que se ha entregado. Ese estado debe ser acorde al uso y desgaste de tiempo y kilómetros contratados, pero si no es así y el vehículo no está en buenas condiciones, el conductor podría tener que afrontar un sobrecoste que puede oscilar entre los 800-900 euros, lo que supone en torno a un 6% del precio del VO, estimado en 14.000 euros.

DEKRA, proveedor global de servicios de gestión de vehículos usados, certificación e inspección industrial, en colaboración con la Asociación Española de Renting (AER), ofrece al conductor en su "Guía del normal uso y desgaste de los vehículos de renting" una serie de recomendaciones para saber en qué condiciones debe entregar el coche a la finalización del contrato de alquiler y evitar así sorpresas desagradables para el bolsillo.




El juego de llaves no es uno, sino dos o incluso tres
Al devolver un coche de renting, es indispensable hacerlo con todos los accesorios que contenía en el momento que se entregó al inicio del contrato. Conviene acordarse de aquellos elementos pequeños que pueden pasar desapercibidos, como un juego de llaves, cuya pérdida o maltrato puede suponer un coste extra de 245 euros en un coche de alta gama o de 107, si es de gama media o baja.

El extravío o las deficiencias de elementos como la radio y el equipo de música, la rueda de repuesto o el kit antipinchazos tienen un coste para el usuario determinado por el perito en su examen del coche, aunque otros objetos como el mechero o los ceniceros se cuantifican en más de 30 euros cada unidad.

Asimismo, los coches siempre deben devolverse con todos los documentos. Si el conductor no los entrega el coste extra que le puede suponer alcanza los 270 euros. La falta del permiso de circulación tiene una penalización de 30 euros, la del libro de mantenimiento de 60 euros y la del libro de instrucciones, otros 30 euros. Por su parte, si no se entrega la ficha técnica del coche el desembolso extra es de 150 euros.

Ojo con el cambio de neumáticos
Algo tan simple como el cambio de neumáticos puede suponer un problema para el conductor en la devolución del coche si no procede de forma correcta. En concreto, no es aceptable para la empresa de renting un coche devuelto con neumáticos recauchutados, o bien de distinto tipo montados en el mismo eje, o bien con menos de 1,6 mm. de profundidad en cualquier punto de la banda de rodadura, que es el límite que marca la ley. Los cortes o desgarros, independientemente de su tamaño o longitud, son inaceptables.

En el caso de las llantas y tapacubos, el cliente debe tener en cuenta de que no puede devolver un vehículo con estos elementos rotos o deformados. También deben ser originales al modelo, algo que debe asegurarse el usuario si en algún momento necesita cambiarlos.

Las bombillas, que enciendan
Uno de los aspectos que más debe fijarse el usuario de un coche de renting antes de su entrega es la óptica. Es esencial comprobar que no hay ninguna bombilla fundida. Además, es imprescindible presentar el coche sin roturas en cristales y luces, ni grietas o marcas en estas últimas que impidan un correcto funcionamiento de la luz.

Por su parte, el parabrisas también requiere de especial atención. No es aceptable una marca o grieta de más de 1 cm en el parabrisas, aunque no hay límite de medida si ese problema aparece en la llamada zona A, que es la parte del parabrisas situada justo enfrente de la posición del conductor. Asimismo, si en algún momento durante el período de contrato de renting se cambiaran los cristales, éstos deben estar siempre homologados. De no ser así y el perito en el momento de devolución encontrara esta deficiencia tendría un coste extra para el cliente.

Si no sale con agua y jabón, problema
El estado del interior del coche es tan importante como el exterior y la mecánica. Al devolver un vehículo, hay que presentarlo lo más limpio posible. Si hubiera alguna mancha en las moquetas y tejidos de los asientos, ésta debe salir con agua y jabón, pero si hay que utilizar un producto especial de limpieza tendrá un coste para el cliente. Las quemaduras, los cortes o las grietas tampoco son aceptables.

Por su parte, el salpicadero debe estar libre de roturas o abrasiones, mientras que, en el caso del maletero, el conductor deberá pasar por el taller si hay daños visibles desde el exterior provocados por la carga u otros daños internos que afecten a su funcionamiento. De no hacerlo, tendrá que sacar la cartera cuando concluya el contrato de renting.

El lanzamiento de la "Guía del normal uso y desgaste de los vehículos de renting" se enmarca dentro de la campaña de transparencia DEKRA de preparar desde el primer momento al conductor para evitar sorpresas innecesarias en la factura final y lograr que operadores de renting y usuarios tengan desde el arranque de la relación la vocación de ir adelante con un nuevo contrato.

Según el director de DEKRA Automotive Solutions, Ricardo Días, "la devolución de un vehículo no es un acto técnico aislado, sino un paso fundamental de la relación con el cliente donde es necesario cuidar todos y cada uno de los detalles desde el principio hasta el final para lograr que ese momento de cierta frustración al devolver el vehículo se convierta en una buena experiencia, haya un apretón de manos y se piense ya en el coche nuevo y no en el que se acaba de dejar".

| Fuente: Dekra | Alcance: España