30 oct. 2014

Un cliente alemán le compra a Seat un León, y a cambio le regalan una visita a su fábrica

Markus quería ver "in situ" cómo se fabrica su coche.


¿Cómo encajan todas las piezas del coche que me acabo de comprar?, se preguntaba el alemán Markus Buchholz. Como todo apasionado del mundo del automóvil, había navegado en numerosas ocasiones por Internet en búsqueda de esta información. Consciente de que una cosa es verlo en imágenes, y otra muy distinta hacerlo con tus propios ojos, decidió preguntar a Seat si sería posible visitar la fábrica de Martorell tras encargar un Seat León ST. Y ese día llegó: este alemán ha podido conocer de primera mano el proceso de fabricación de un vehículo.

Acompañado por su mujer y guiado por un equipo de Seat, Markus Buchholz se adentra en el taller de prensado, donde se inicia la fabricación de un coche. Aquí se estampan las piezas que formarán la carrocería. El recinto está insonorizado, y Markus se lleva la primera sorpresa: "Es muy silencioso, me lo imaginaba mucho más ruidoso".




Ya en el taller de Chapistería, la parte más automatizada de la fábrica, otra sorpresa: más de 2.000 robots unen los puntos de soldadura de la carrocería. "¡Esto es impresionante!", exclama Markus, que aprovecha la ocasión para hacer todo tipo de preguntas al personal de Seat. "Cuando uno va al concesionario ve simplemente un coche acabado y bonito pero ver realmente todo lo que hay detrás de ese vehículo y cómo se ha fabricado es realmente muy interesante", añade. "Aquí ves realmente cómo se trabaja, lo precisos y meticulosos que son en cada una de las fases y procesos".

La larga sucesión de coches en la línea de montaje con todos los operarios perfectamente coordinados para ensamblar las piezas de cada vehículo es algo que Markus tampoco imaginaba. Y es ya aquí donde empieza a intuir que uno de esos coches es el suyo. La sorpresa viene de la mano del director de la fábrica, el Dr. Stefan Loth, que acompaña a la pareja hacia un vehículo tapado con una funda: es el Seat León ST que han encargado desde Alemania. "El corazón me late a mil por hora", reconoce Markus, que junto a su mujer no esperan ni un segundo a retirar la funda, entrar en el interior del vehículo y sentir la emoción del primer contacto.


Tras pasar las auditorías de calidad, su coche, junto a más de 2.000, parte hoy mismo de Martorell hacia los 76 países donde la compañía tiene presencia comercial. "¿Puedo entrar por última vez?", pregunta Markus antes de que el personal cargue su coche al tren. "Solo es un elemento material, pero ver cómo nace y cómo se fabrica aquí hace que se cree un vínculo muy especial con el coche", confiesa.

Con la mirada puesta en el tren, Markus solo piensa que en pocos días podrá conducir su nuevo Seat León ST. "Cuando coja por primera vez el volante me vendrá a la memoria este día tan especial en el que he podido ver cómo se fabrica un vehículo. Es una experiencia inolvidable y, para mí, este coche siempre será único". Todo el mundo tiene un sueño, y el de Markus ya se ha hecho realidad.


Fábrica Seat 1
Fábrica Seat
Fábrica Seat 2
Fábrica Seat
Fábrica Seat 3
Fábrica Seat
Fábrica Seat 4
Fábrica Seat
Fábrica Seat 5
Fábrica Seat
Fábrica Seat 6
Fábrica Seat
Fábrica Seat 7
Fábrica Seat
Fábrica Seat 8
Fábrica Seat
Fábrica Seat 9
Fábrica Seat
Fábrica Seat 10
Fábrica Seat
Fábrica Seat 11
Fábrica Seat
Fábrica Seat 12
Fábrica Seat
Fábrica Seat 13
Fábrica Seat

| Fuente: Seat