28 oct. 2014

Consejos de Bridgestone para tus neumáticos en invierno

Bridgestone recomienda cambiar los neumáticos de verano a los de invierno.


Con el cambio de hora, Bridgestone, el fabricante número uno mundial de neumáticos y productos de caucho, recomienda cambiar los neumáticos de verano a invierno. Ante unas temperaturas más bajas, incluso cuando no hay nieve, los neumáticos de verano son menos eficientes mientras que los de invierno tienen un mejor comportamiento.

La conducción en invierno puede ser intimidante y peligrosa. Un menor agarre significa una mayor distancia de frenado, menos control, más dificultad de manejabilidad y un mayor riesgo de choque. Y a medida que las condiciones invernales se vuelven más y más impredecibles, cambiar a neumáticos de invierno, que están especialmente diseñados, y saber cómo manejarlos, es más importante que nunca.



Idealmente, los neumáticos de invierno deberían ser utilizados desde octubre hasta Semana Santa, que es cuando las temperaturas bajan tradicionalmente. Escoger los neumáticos de invierno antes de estas fechas, significa poder elegir entre una amplia selección de neumáticos y evitar así los retrasos cuando ya el invierno ha entrado de lleno.

En los neumáticos de invierno, tanto los diseños de los compuestos como de la banda de rodadura, están mucho mejor adaptados a las condiciones invernales, y ofrecen una seguridad, agarre y comportamiento en nieve, hielo, aguanieve y también en superficies mojadas y carreteras congeladas sumamente mejores.

Consejos para el invierno
Conducir en condiciones invernales es algo para lo que todo el mundo debería prepararse. No se trata solo de contar con los neumáticos correctos; el comportamiento del conductor es también esencial en estas condiciones ya que necesita entender y adaptarse a los diferentes peligros que presenta esta estación. Es por lo tanto crucial no sólo preparar el coche, sino también prepararnos nosotros mismos cuando el tiempo es frío:

- Revisa tu agarre. Porque las condiciones de la carretera pueden cambiar rápido y drásticamente, es importante comprobar con regularidad con cuánta tracción puedes contar en caso de que tuvieras que frenar o desviarte de forma repentina. Frena suavemente de vez en cuando y reduce la velocidad, si es necesario, según las condiciones cambiantes de la carretera.
- Girar en etapas. Cuando tomes las curvas en superficies nevadas o heladas, divide la maniobra en pequeños pasos. Primero frena, en una recta, antes de hacer el giro. Y acelera gradualmente después de haber enderezado el coche. De esta forma, usarás todo el agarre posible para hacer el giro.
- Olvídate de la “velocidad crucero”. En condiciones mojadas o heladas, necesitas adaptar constantemente tu velocidad. No uses la velocidad crucero y mantén un control manual de la aceleración y deceleración en todo momento.
- Si tienes dudas, no conduzcas. Si el tiempo parece traicionero, deja el coche en casa. Nada debe ser más importante que tu seguridad y la de tus seres queridos.

Tanto las pruebas internas como externas, han demostrado que, sobre nieve, la distancia de frenada de los neumáticos de verano puede ser hasta tres veces más larga que la de los neumáticos de invierno. Pero incluso en condiciones menos extremas, los neumáticos de invierno ofrecen una mejor respuesta, precisión y control que los de verano. Este es el motivo por el que Bridgestone recomienda cambiar a neumáticos de invierno antes de que este empiece.

| Fuente: Bridgestone