30 sept. 2014

Se espera un subidón de ventas en el mercado de furgonetas para los últimos meses del año

El próximo viernes entra en vigo el plan PIMA Aire 4.


La entrada en vigor el PIMA Aire 4, prevista para el próximo viernes, permitirá impulsar las ventas de comerciales ligeros en el último trimestre de año, corrigiendo al alza la previsión de cierre para este ejercicio entre tres y cinco puntos, lo que supone un aumento estimado de entre el 38% y 40%, hasta un máximo de 119.000 unidades, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

Sin la entrada en vigor del programa, la patronal -que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas- estima que las matriculaciones de comerciales terminarán el año con un crecimiento cercano al 35%, hasta situarse en el entorno a las 115.000 unidades, impulsadas por la recuperación de la actividad de los autónomos y también de las empresas.




De esta forma, las previsiones de la patronal dibujan un mercado de comerciales ligeros al alza, que despedirá el ejercicio en positivo después de sumar ya catorce meses de subidas consecutivas, con un crecimiento de las ventas del 32,5% hasta agosto y un total de 73.839 unidades.

Ganvam atribuye este crecimiento, principalmente, a la recuperación del colectivo de autónomos que han aumentado su afiliación a la Seguridad Social en un 2,3% hasta agosto, según datos de este organismo, con 59.525 altas más en este periodo, lo que se traduce en once meses consecutivos de incremento en el número de trabajadores por cuenta propia.

Sin embargo, los vendedores insisten en que una vez anunciados los programas de estímulo –el PIMA Aire 4 se comunicó ya el pasado mes de junio- es necesario articular su entrada inmediata para evitar que se produzca un "parón" en el mercado a la espera de la nueva edición. Si se mantienen las mismas condiciones de la anterior, estaríamos hablando de una ayuda directa de hasta 4.000 euros a la compra de furgonetas, que además de un incentivo económico es un incentivo psicológico para devolver la confianza al consumidor.

Para Ganvam sería deseable también que el PIMA Aire 4 incluyera ayudas al usado, apoyando a los comerciales de ocasión de hasta tres años, sobre todo cuando son la vía que tienen empresas y autónomos para renovar las flotas de un modo más asequible hasta que la apertura de la financiación sea un hecho en un mercado donde prácticamente el 100% de las operaciones se financian.

La renovación de este programa contribuiría además al rejuvenecimiento del parque, ya que su objetivo es el achatarramiento de los vehículos más antiguos. En la actualidad, el parque de furgonetas y vehículos de reparto supera los once años de media, lo que incide directamente en el repunte de la siniestralidad registrada en este segmento, que sólo durante el pasado verano multiplicó por diez el número de víctimas, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT)

El PIMA Aire 4 ayudaría también a cumplir con los límites de emisiones de CO2 establecidos recientemente por la Unión Europea, que fijan un techo de 147 gramos por kilómetro para los comerciales en 2020; una media que actualmente se sitúa en 149,1 gramos por kilómetro, según datos del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "no debemos olvidar además que este plan supondría un revulsivo para las fábricas españolas porque al desplazar la demanda hacia vehículos más eficientes, aumentan las posibilidades de adquirir modelos nacionales aunque los planes no los favorezcan directamente. De hecho, hoy por hoy el 35% de las furgonetas más vendidas son de producción local, porcentaje que aumenta hasta el 60% en el caso de los turismos por la influencia del PIVE".

| Fuente: Ganam | Alcance: España