26 sept. 2014

El WTCC regresa a la pista en Pekín

El largo descanso del WTCC está a punto de terminar y la temporada inicia su última etapa, con cuatro fines de semana en Asia.


El Campeonato del Mundo de Turismos se prepara para un viaje a China. Es un momento importante para Citroen, que ha operado en este país durante más de 20 años en colaboración con Dongfeng. En 2013, las ventas de la marca crecieron en un 25%, superando la media (19,1%). Con 280.000 unidades vendidas el año pasado, China es ahora el mercado global más grande para Citroen en crecimiento de ventas. El Citroen C-Elysée, que se produce allí, está en el centro de la ofensiva de ventas de Citroen en el país, además del protagonista de los compromisos deportivos en el WTCC.

La primera temporada de Citroen Racing compitiendo en circuito ha sido un gran éxito, ya que sus cuatro pilotos han ganado catorce de las quince carreras en las que han competido. Citroen Total ya está en posición de ganar el Campeonato del Mundo de Constructores, aunque las posibilidades del equipo de asegurarse el trofeo este próximo fin de semana son pocas. Necesitaría conseguir 48 puntos más que los Honda, algo que solo han conseguido una vez en toda la temporada.




Para ello, en esta novena prueba, los equipos lucharán en el Goldenport Park Circuit. Situado cerca del aeropuerto internacional, en el distrito Chaoyang, el circuito de 2,391 km de longitud, es el más corto del año. Será una nueva experiencia para todos en el WTCC, con la excepción de Ma Qing Ha.

"Goldenport Park es uno de los circuitos más antiguos de China. No es el que conozco mejor, pero hice varias carreras con monoplazas allí hace unos años", explica. "Puede que la pista sea corta, pero no hay margen de error, ya que siempre estás cerca de las barreras de seguridad. No se puede perder la concentración ni un segundo. La otra dificultad está en la superficie de la pista, que es muy abrasiva para los neumáticos. Eso será especialmente complicado para nuestros coches con tracción delantera. Tendremos que encontrar los reglajes adecuados para preservar los neumáticos durante las carreras".

José María López e Yvan Muller lucharán por el título
Quince carreras, doce podios, siete victorias. Las cifras de José María López hablan por sí solas. Con victorias en las últimas tres carreras y un fin de semana perfecto en Argentina, Pechito tiene una cómoda ventaja en la clasificación del campeonato. Está 60 puntos por delante de Yvan Muller, y ahora el piloto del Citroen C-Elysée WTCC Nº 37 por fin parece considerar la posibilidad de hacerse con el título mundial.

"Me gustaría volver atrás y experimentar de nuevo esas horas después de las carreras de Termas. Estaba completamente agotado, pero era una sensación increíble haber conseguido la pole position y ganar dos carreras ante mi público de casa. Es algo que nunca hubiera soñado siquiera", explica José María. "Hasta ahora no quería pensar en el título, ya que la diferencia todavía era pequeña, pero ahora, con un margen de 60 puntos, las cosas son distintas. No voy a cambiar mi enfoque en las próximas pruebas, pero puede que me conforme con puestos más bajos en lugar de correr riesgos todo el tiempo".

Aunque aún no se ha resignado a la derrota, Yvan Muller reconoce que tendrá mucho trabajo: "Matemáticamente, todavía es posible, pero tengo que ser realista: la distancia es imposible de recuperar, a menos que Pechito tenga auténticos problemas y termine varias carreras sin puntuar. Si todavía tengo posibilidades matemáticas al llegar a Macao, entonces empezaré a pensar que es posible, porque todo puede pasar en la última carrera. En el fondo, creo que es el año de José María, ha tenido mucho éxito".

Ma Qing Hua y Sébastien Loeb: los outsiders
Ganador en Moscú en su primer fin de semana en esta disciplina, Ma Qing Hua ya causó impresión entre sus rivales y el piloto de Shanghái ahora tiene sus miras puestas en repetir ese éxito ante su público. Para ayudar a su piloto en ese objetivo, el equipo Citroen ha preparado una decoración especial para el Citroen C-Elysée WTCC nº 33, basada en el Año del Caballo. "Me he preparado bien, he tomado parte en las sesiones de test y he trabajado en el simulador de Citroen Racing", explicaba. "Tendré que ser fuerte en los libres para llegar a la calificación en buena forma. Este circuito no tiene largas rectas, así que habrá pocas oportunidades de adelantamiento, muchas menos que en Shanghái, en cualquier caso".

Con seis podios a su nombre, dos de ellos en el escalón más alto, Sébastien Loeb no es menos ambicioso que su compañero. "El descanso estaba empezando a hacérseme muy largo. Estoy impaciente por volver a ponerme al volante de mi Citroen C-Elysée WTCC", decía un emocionado Campeón del Mundo de Rallys. "Mi objetivo es continuar donde lo dejé en Termas: mantener mi posición en el grupo, identificar las oportunidades adecuadas y adelantar cuando pueda. Son cosas que no se pueden practicar, solo mejoras compitiendo. Espero volver al podio este fin de semana".

El programa
La novena prueba del WTCC de la temporada será una prueba conjunta con el enormemente popular CTCC (Campeonato de Turismos de China) y tendrá un formato nuevo. Debido a que el equipamiento llegará tarde desde Argentina, las tres sesiones libres se celebrarán el sábado. Los pilotos y equipos tendrán tres sesiones de media hora -a las 8.10 a.m., 12.50 p.m. y 5.20 p.m.-, para adaptar sus reglajes a la pista del Goldenport Park.

La calificación se pasa al domingo por la mañana, en que la Q1 empezará a las 8.30 a.m. Las dos carreras, de 26 vueltas, están previstas para las 2.50 y las 3.50 p.m. La zona horaria de China es GMT+8, con lo que las carreras empezarán a las 8.50 y a las 9.50 a.m. hora de Paris.

| Fuente: Citroen