4 ago. 2014

Viajar sin seguro, una mala costumbre en España


¿Quién no ha planificado un viaje? Muchas veces, nos preocupamos de buscar un buen hotel, descuentos en el transporte, visitas a las atracciones más interesantes… pero ¿has pensado qué pasaría si durante el viaje, sufres un problema? Desconocemos el país, no sabemos cómo actuar, y en el peor de los casos, nos encontramos solos ante una situación que no controlamos. En algunos países, una pequeña fractura, o una repentina apendicitis, puede suponer un desembolso de miles de euros. ¿Qué podemos hacer? Sencillo: ser previsores, y cubrir todos estos incidentes con un seguro de viaje, con el que viajaremos tranquilos al saber que un equipo de profesionales se encargará de todo.

El Ministerio de Exteriores calcula que, cada año, 15 millones de españoles se desplazan al extranjero. Por ello, ha lanzado la campaña "Viaja Seguro" en la que ofrece una serie de consejos, como conocer el país de destino, sus costumbres, respetar las leyes, y sobre todo, disponer de un seguro con el que estemos protegidos en caso de tener algún problema relacionado con el equipajes, la responsabilidad civil del viajero, demoras en vuelos, overbooking o de las cancelaciones definitivas de los vuelos… "Dado que los gastos de hospitalización o tratamiento médico en muchos países han de ser asumidos por el paciente y pueden llegar a ser muy elevados, se recomienda encarecidamente contratar un seguro médico que asegure la plena cobertura en caso de enfermedad o accidente durante el viaje, incluida la evacuación en avión ambulancia".




La realidad es que, durante un viaje, pueden surgir imprevistos que nos pueden arruinar nuestras vacaciones. Solo durante el año 2013, el RACE realizó más de 11.100 servicios de asistencia médica en todo el mundo, ayudando a nuestros clientes en lugares como Camboya, Nepal, Kenia, Madagascar o Cabo Verde, un ejemplo de los 116 destinos en los que el Club de automovilistas prestó su ayuda al viajero.

Top 10 de destinos en los que RACE realizó asistencias médicas (año 2013):
- Francia.
- Portugal.
- Estados Unidos.
- Italia.
- Méjico.
- República Dominicana.
- Andorra.
- Perú.
- Cuba.
- Marruecos.

Los españoles viajan sin protegerse ante un incidente
En España, el porcentaje de turistas que viajan con un seguro de viajes es del 20%, una cifra muy baja en comparación con países con tradición viajera, como Holanda o EE.UU. donde la cifra alcanza el 90%. Según Francisco Calderón, responsable de seguros de viaje del RACE ""el seguro de viaje supone un gasto mínimo para el viajero, pero, en contrapartida, esa pequeña cantidad pagada puede conllevarle importantes ahorros, sobre todo, en caso de asistencias médicas o accidentes sobrevenidos en el extranjero, y ya no es sólo el ahorro, sino la tranquilidad que te da tener, a tu lado, y cuando más lo necesitas, a profesionales que te ayudan en tu problema".

A la hora de hacer un viaje, nadie piensa que va a tener un problema, aunque desde el momento de realizar su contratación, debemos pensar en los imprevistos de última hora. ¿Qué sucede si al final, por un problema de salud, no podemos viajar? Los gastos de cancelación pueden suponer unos 400€ de media por persona si viajas al extranjero… Y es solo el principio del viaje.

El abanico de situaciones es muy variado. Desde perder un vuelo hasta extraviar el equipaje. Pero no es el peor de los casos. Si tenemos en cuenta los datos publicados por UNESPA en su Memoria Social del Seguro, un 56% de las peticiones al seguro de asistencia en viaje se debe a problemas de salud, de los cuales, un 38,6% de los siniestros se debe a enfermedad y el 17,3% está relacionado con accidentes. En este sentido, la patronal de empresas aseguradoras estima que un percance fuera de casa puede llegar a costar más de 95.000 euros.

En muchos países la protección sanitaria es diferente a nuestro modelo de salud pública. Por este motivo, resulta necesario tener una buena cobertura de gastos médicos, contratando un importe para ir con ciertas garantías. A modo de ejemplo, y dados los acuerdos dentro de la zona UE, si viajamos a Europa la cobertura se debería situar en 30.000€, complementando los servicios sanitarios. Y si viajamos a países fuera de la UE, sin acuerdo con la Seguridad Social, ese importe debería ser, al menos, de 50.000€. Para países sin sanidad pública, como EE.UU., Canadá y similares, es necesario ampliar las garantías llevando, al menos, 80.000€ de cobertura médica: una noche de ingreso en EE.UU. puede rondar los 6.000€, y una operación de apendicitis, a partir de 30.000€…

¿Qué puede suponer contratar un seguro de viajes? ¿Qué cubre?
A la hora de iniciar un viaje, debemos considerar el seguro como parte de los gastos, incluyendo esta partida en los presupuestos totales de nuestras vacaciones. Según el destino, el coste de viajar protegido puede oscilar, según el tiempo de viaje y las coberturas contratadas, entre los 25 € y los 37 € si viajamos por países en Europa; o si, por ejemplo, decidimos estar dos semanas en cualquier otro lugar del mundo, esta cantidad ascendería entre los 58€ y los 90€. En muchos casos, el coste de viajar con toda tranquilidad y toda la protección no llega ni al 3% del precio del viaje. Y si viajamos con nuestra familia (sobre todo si lo hacemos con niños o con personas mayores) este coste nos hará estar mucho más tranquilos.

Según los datos del departamento de seguros de viaje del RACE, con más de 2,5 millones de viajeros cubiertos desde el añ0 2005, las coberturas más demandadas por nuestros viajeros son la asistencia médica en el lugar de destino; la repatriación al domicilio u hospital de referencia en caso de problema médico; la cobertura a los daños que pueden sufrir nuestros equipajes y la posible cancelación del viaje antes de la salida prevista. Los seguros de viaje, como los que ofrece el RACE, cubren las repatriaciones médicas de manera ilimitada, cosa necesaria cuando viajas al extranjero, aparte de otras coberturas de interés como son la pérdida o robo de equipajes, la responsabilidad civil del viajero, problemas derivados de demoras, overbooking o la cancelación de los vuelos.

¿Qué hago si tengo un problema durante mi viaje?
Como eres un viajero previsor, has contratado un seguro de viaje (del que esperas nunca tengas que utilizar). Pero surge un imprevisto ¿qué hago? Lo primero, llamar al servicio de asistencia, y comprobar si el contratiempo que te ha sucedido está incluido en las coberturas contratadas. Por eso, es importante incluir el mayor número de casos posibles, lo que nos permitirá estar mejor cubiertos.

Bien. Tenemos el mejor seguro, y además, como estamos en el extranjero, contamos con un teléfono al que poder llamar a cobro revertido. Una vez que les explicamos nuestro problema, el servicio de atención al cliente nos proporciona un número de incidencia a la que referirte cada vez que sea necesario contactar.

Se te pueden plantear dos opciones a la hora de hacer uso de tu seguro de viaje:

- Que la aseguradora te indique las empresas, hospitales, personas de contacto… con los que tienen convenios en el país concreto, para que acudas y te solucionen gratuitamente el problema surgido.
- Otra opción es que la aseguradora te informe de los lugares o personas ubicados cerca de ti y a los que puedes acudir, si bien adelantando el importe de sus servicios. En ese caso pide facturas de todo (taxis, autobuses, médico…), para que una vez que estés de vuelta en casa la compañía de seguros te reembolse el dinero gastado adicionalmente por el imprevisto.

Recomendamos llevar siempre el teléfono de contacto de la aseguradora –mejor si lo tienes grabado en el móvil- para poder hablar con ellos inmediatamente en caso de ser necesario. Además, en muchos casos, como los servicios que ofrece el RACE, incluso tendrás un intérprete telefónico para poder obtener toda la información necesaria del problema.

10 razones para contratar un seguro de viaje por el extranjero
¿Aún no estás convencido? Te damos 10 razones para contratar un seguro de viaje cuando te desplaces por el extranjero en tus vacaciones, negocio, práctica del esquí…

1. Asistencia médica: Existen imprevistos que pueden requerir atención médica o incluso la hospitalización. Un simple esguince o una intoxicación pueden suponer un gran desembolso evitable si has contratado previamente un seguro de viajes.
2. Cancelación de vuelos o cambios en el circuito. Si por causas de organización o cualquier otra, se cancela el vuelo que debíamos tomar, o se modifica el trazado a seguir en la ruta, tenemos nuestro seguro. En este caso, conviene revisar las garantías que cubre nuestra póliza y añadir, si fuera necesario, coberturas adicionales.
3. Extravío o pérdida de maletas u objetos personales. No es tan raro que, sobre todo en vuelos con escala, alguna de tus maletas se quede en el aeropuerto de enlace. Su entrega puede demorarse uno o dos días, pero también puede terminar en pérdida definitiva. Con el seguro, dispondrás de dinero para solventar este tipo de percances mientras aparecen tus pertenencias. Eso sí, dependiendo de las coberturas contratadas, tendrás más o menos garantías.
4. Robos o pérdida de la documentación. En algunos países la documentación de los turistas está muy valorada en el mercado negro. No es extraño, pues, que sufras algún robo. Con el seguro de viajes en el extranjero podrás volver a casa sin ningún problema.
5. Envío de medicamentos. Un viajero puede necesitar medicamentos que le son indispensables para un tratamiento médico y estos o sus genéricos, ni fármacos equivalentes no existen en la localidad donde se encuentre. No disponer de un seguro nos obligaría a realizar una búsqueda en el país de destino o solicitar su envío desde España. Con un seguro de viaje la compañía se encargaría de su búsqueda y envío hasta el lugar en que se hallara el asegurado.
6. Desplazamiento de una persona para acompañar al asegurado hospitalizado. Si necesitas hospitalización, seguramente querrás que algún familiar cercano te acompañe. Aunque depende de las coberturas, podrás contar con esta ayuda para conseguirlo.
7. Regreso anticipado del asegurado en caso de defunción de un familiar directo. Esperemos que nunca debas cancelar unas vacaciones por esta causa, pero es aconsejable tenerla en cuenta.
8. Seguro de Responsabilidad Civil Privada De forma involuntaria un viajero puede causar un daño a terceras personas o a sus pertenencias y como consecuencia le pueden exigir, conforme a la legislación vigente en el país correspondiente, una cantidad de dinero por responsabilidad civil. Disponer de un seguro de viaje con un capital en concepto de responsabilidad civil le garantiza el pago de sanciones por daños personales, materiales y/o sus perjuicios causados por el viajero a un tercero.
9. Regreso anticipado del asegurado en caso de siniestro grave en el domicilio habitual. Si en tu domicilio sucede algún imprevisto, como una inundación o un incendio, estarás deseando volver. El seguro te ayudará a no demorarte.
10. Transporte de restos mortales. Porque, en esos momentos tan delicados, el seguro será quien se encargue de los muy desagradables y costosos trámites. Por este motivo, no podemos dejar de incluir esta circunstancia como una de las 10 razones para contratar un seguro de viaje.

| Fuente: RACE | Alcance: España | Más información en la página del Ministerio