21 ago. 2014

Audi sustituirá los muelles de suspensión de sus coches por unos nuevos realizados en fibra de vidrio (para ahorrar peso)


Audi refuerza su papel de liderazgo en la construcción ligera de automóviles. La marca de los cuatro aros va a introducir antes de que termine al año unos nuevos muelles de suspensión ligeros, fabricados con polímeros reforzados con fibra de vidrio (GFRP), en sus gamas de modelos de tamaño medio-alto.

Los muelles GFRP que ha desarrollado Audi en colaboración con un proveedor italiano parecen incluso diferentes de los muelles clásicos de acero. Son de color verde suave, la espiral de fibra es más gruesa que el alambre de acero y tiene un diámetro global ligeramente superior, y el muelle en su conjunto tiene menor número de espirales. Sin embargo, lo más importante es que estos nuevos muelles son un 40% más ligeros. Mientras que un muelle de acero para un modelo de tamaño medio-alto pesa alrededor de unos 2,7 kilos, uno de GFRP con las mismas propiedades sólo pesa, aproximadamente, 1,6 kilos.




Así, el conjunto compuesto por los cuatro muelles de GFRP reduce el peso total en unos 4,4 kilos, la mitad del cual corresponde a masas no suspendidas. "Los muelles de GFRP ahorran peso en una zona de especial importancia dentro del chasis. De esa manera conseguimos que la conducción sea más precisa y mejoramos el confort a través de la reducción de vibraciones", comenta Ulrich Hackenberg, miembro del Consejo de Dirección de AUDI AG como responsable de Desarrollo Técnico.

El núcleo de los muelles se compone de fibras de vidrio largas trenzadas entre sí e impregnadas con una resina epoxy. Una máquina envuelve las fibras adicionales alrededor de este núcleo (que sólo tiene unos pocos milímetros de diámetro), en ángulos alternos de más 45 y menos 45 grados respecto al eje longitudinal. Estas fibras de tensión y compresión se apoyan mutuamente para absorber de forma óptima el estrés al que se ven sometidos los componentes. En la última etapa de la producción, la pieza en bruto se forma en un horno a temperaturas superiores a los 100 grados Celsius.

Los muelles GFRP se pueden ajustar de forma precisa según sus requerimientos, y el material muestra unas propiedades extraordinarias. No se corroe, incluso después de ser golpeado por pequeñas piedras, y es impermeable a productos químicos como limpiadores de llantas. Por último, pero no menos importante, la producción requiere mucha menos energía que la empleada en la fabricación de los muelles de acero.

| Fuente: Audi