24 jul. 2014

Ford lanza al asfalto de una gran ciudad su tecnología de frenos automáticos


El circuito urbano de Mónaco puede ser la cita más destacada en el calendario de la Fórmula 1, pero para los conductores habituales son las calles de París las que presentan el reto definitivo. La capital francesa es conocida por ser uno de los lugares del mundo más estresantes para conducir, con tráfico abundante, cruces peligrosos y conductores que intentan pasar por el hueco más diminuto.

Estas condiciones hacen que París sea el terreno de pruebas ideal para la tecnología Ford de frenado automático Active City Stop. Tras haber sido probada de manera exhaustiva en circuitos cerrados, los ingenieros buscaron un entorno real que pusiese a prueba esta tecnología.



"Las calles de París son para conductores valientes, con múltiples carriles de tráfico rápido compitiendo por encontrar espacios y cruces de calles congestionados que ponen a prueba los nervios del conductor más habilidoso", ha afirmado Nils Gerber, experto técnico de Ingeniería de Sistemas Eléctricos y Electrónicos de Ford Europa. "Sabíamos que estas calles serían perfectas para poner a prueba el Active City Stop en condiciones que no pueden recrearse en circuitos de pruebas".

Una versión avanzada de Active City Stop, que se activa a velocidades de hasta 50 km/h, debuta en el nuevo Ford Focus que saldrá a la venta en Europa a finales de este año. Los sofisticados detectores de luz y sensores de distancia del Active City Stop escanean la carretera 50 veces por segundo, permitiendo al sistema atenuar la gravedad de las colisiones por alcance y, en algunos casos, evitando completamente el accidente.

Si el conductor no reacciona a tiempo ante la ralentización o parada del tráfico, el sistema frena, reduce el par del motor y activa las luces traseras de emergencia. Para la prueba, conductores profesionales familiarizados con las calles parisinas condujeron vehículos a través de la ajetreada ciudad (considerada una de las 10 ciudades europeas con mayor congestión circulatoria) circulando a través de conocidas intersecciones como la Place D'Etoile en el Arco del Triunfo, en la que confluyen 12 grandes avenidas.

Por cuestiones de seguridad, la función de frenado automático fue desactivada durante las pruebas, pero los ingenieros fueron capaces de monitorizar y analizar el sistema para comprobar dónde se habría activado y de asegurarse que los frenos sólo se habrían activado cuando existiese riesgo de colisión por alcance. Después examinaron situaciones específicas de manera más detallada utilizando imágenes en tiempo real de las condiciones de circulación.

"París es un lugar perfecto para este tipo de prueba, ya que te encuentras con todo tipo de situaciones al volante", afirma Pascal Houssais, un chófer profesional que participó en las pruebas. "Los conductores pueden ser imprevisibles, cambiando de carril sin avisar, y la gente siempre tiene prisa".

La prueba más reciente en París permitió a los ingenieros de Ford recorrer más de 4.000 kilómetros en cinco días con prototipos de Mondeo y Tourneo Connect en condiciones de hora punta. Las pruebas en entorno real permitieron al equipo garantizar que la tecnología est preparada para su fabricación en serie en ambos modelos.

Active City Stop ha sido un gran éxito entre conductores europeos tras su lanzamiento en el Ford Focus en 2011. Más de 170.000 vehículos Ford de toda Europa están equipados con esta tecnología que incorporan el Fiesta, B-MAX, C-MAX, Grand C-MAX. Kuga, Transit Connect y Tourneo Connect.

El nuevo Focus también presentará una nueva tecnología que permitirá aparcar de manera más segura y menos estresante. El Aparcamiento Perpendicular permitirá a los conductores estacionar sin manos en paralelo junto a otros coches; la Alerta de Cruce de Tráfico avisará a los conductores que salen de una plaza de estacionamiento de vehículos que puedan estar acercándose por detrás y el Park-Out Assist (asistente de maniobra de salida) ayudará a los
conductores a salir de una plaza de aparcamiento en paralelo.

Los investigadores de Ford están desarrollando a largo plazo un Asistente de Estacionamiento Total que podría permitir a los conductores aparcar con tan sólo pulsar un botón desde el interior o el exterior del vehículo. Ford también está investigando sistemas avanzados que ayuden a mejorar la seguridad en carretera basándose en comunicaciones coche a coche o coche a infraestructura. Estas incluyen una Luz de Frenado Electrónica que podría alertar a los conductores incluso si se ha doblado la esquina o no hay visibilidad por el tráfico.

Resumen
- Ford pone a prueba su tecnología de frenado automático en algunas de las carreteras más duras de Europa a la peor hora posible: París en hora punta.
- París es una de las ciudades con mayor congestión circulatoria de Europa, con zonas especialmente problemáticas como la Place de l'Etoile en el Arco del Triunfo, en la que confluyen 12 avenidas principales.
- El Active City Stop de Ford ayuda a reducir la gravedad de colisiones por alcance e incluso puede prevenir un accidente en su totalidad. Las pruebas han demostrado que el sistema de frenado automático se activa cuando existe riesgo de colisión por alcance.
- La versión avanzada de Active City Stop, que se activa a velocidades de hasta 50 km/h debutará en el nuevo Ford Focus que sale a la venta a finales de este año.
- El nuevo Focus también incorpora el nuevo Aparcamiento Perpendicular que ayuda a los conductores a maniobrar en espacios al lado de otros vehículos y el Park-Out Assist (asistente de maniobra de salida) que ayuda a los conductores a salir de plazas de aparcamiento en paralelo.



| Fuente: Ford