16 jun. 2014

Mil jóvenes mejor preparados para enfrentarse a los retos del tráfico de hoy, gracias a Ford


Con los cursos desarrollados en Valencia y Barcelona se ha concluido la primera oleada de los cursos prácticos y gratuitos del programa "Ford, Conduce tu Vida" en España. Gracias a esta iniciativa encuadrada dentro de los programas de Responsabilidad Social Corporativa de Ford, más de 1.000 jóvenes conductores han podido mejorar sus técnicas de conducción. Se trata de unos cursos prácticos enfocados en la Seguridad Vial que se desarrollan siempre en un entorno seguro y supervisados por monitores de conducción profesionales. Además, cuenta con una Academia On Line, alojada en www.conducetuvida.es, donde se pueden encontrar vídeos instructivos sobre materias que se imparten de manera presencial en los cursos.

El programa en 2014 ha hecho especial hincapié en los peligros del alcohol y las drogas en la conducción. Según la Comisión Europea, el 25 por ciento de todas las muertes en carretera están relacionadas con el consumo de alcohol que, además, es el principal factor asociado en accidentes de tráfico en los que se ven implicados conductores jóvenes.




En una encuesta realizada entre los participantes del programa, el alcohol y las drogas eran identificados, junto con las distracciones, como unas de las principales causas de riesgo para la conducción.

Un 98 por ciento consideraba peligroso conducir bajo los efectos de cualquier tipo de droga. Sin embargo, un 21% declaraba haber conducido en alguna ocasión después de haber tomado alcohol; y un 5% declaraba haberlo hecho después de haber ingerido drogas. El porcentaje se incrementa hasta un 30% y un 31%, entre los que aseguraban haber viajado alguna vez en un vehículo en el que el conductor había consumido alcohol o drogas, respectivamente.

Los participantes de los cursos de "Ford Conduce tu Vida", han experimentado de manera simulada los efectos de estas sustancias en la visión y la movilidad gracias a un "traje de conducción ebrio", desarrollado por Ford, para demostrar la dificultad de conducir tras ingerir bebidas alcohólicas. El traje cuenta con gafas de visión en túnel, orejeras, pesos de muñeca y rodilla y vendajes en codos, cuello y rodillas. El "traje de conducción ebrio" hace que incluso tareas sencillas como andar en línea recta resulten mucho más difíciles, y demuestra lo complejo que resulta conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. Ford ha desarrollado este traje con científicos del Instituto Meyer-Hentschel de Alemania, una empresa especializada en la investigación de los efectos de las discapacidades de movilidad.


Los cursos de "Ford, Conduce tu Vida" han permitido también a los participantes experimentar el efecto que tienen las distracciones sobre la conducción. Este es uno de los módulos del programa que responde a la necesidad de concienciar sobre los peligros que tiene por ejemplo, el uso del móvil al volante. Una de las tareas indicadas a los jóvenes era la de enviar mensajes de texto mientras conducían. Un 26% de los jóvenes asistentes declaraba haber utilizado su móvil al volante, siendo GPS (29%), mandar mensajes (22%), o hablar (14%) los usos más habituales.

Los jóvenes conductores que han tomado parte en estos cursos han podido aprender a gestionar el espacio y la velocidad como dos variables esenciales en la conducción. Esta parece ser una asignatura importante para unos conductores que solo en un 10% asegura respetar los límites de velocidad en todo momento, si bien en un 43% afirma mantener siempre la distancia de seguridad frente al 1,5% que dice no hacerlo nunca.

Otros elementos básicos de seguridad vial están más interiorizados entre nuestros conductores más noveles. En lo que se refiere al uso del cinturón de seguridad, más de un 96% aseguraba utilizarlo siempre, y más del 66% pide a sus compañeros que lo utilicen. También son conscientes de la necesidad de parar a descansar cuando es necesario; un 76% asegura parar cuando sienten sueño mientras conducen.

| Fuente: ford