5 may. 2014

Skoda llega a los tres millones de unidades de su motor de tres cilindros que monta el Grupo VAG


Skoda ha producido el motor de gasolina 1.2 HTP número tres millones. El motor de tres cilindros de la gama EA 111 se produce en la planta principal de Skoda en Mladá Boleslav desde el año 2001, y se usa en vehículos de las marcas Skoda, SEAT y Volkswagen. Además de la gama EA 111 en las versiones 1.2 HTP y 1.2 TSI, Skoda produce los motores 1.2 TSI y 1.4 TSI de la gama EA 211, así como las cajas de cambios manuales y automáticas. El fabricante también ha producido la caja de cambios MQ/SQ 100 número 500,000.

"Skoda lleva casi 115 años fabricando motores, lo que convierte a la compañía en una de las más longevas en desarrollo y producción de propulsores en la industria automovilística", explica Michael Oeljeklaus, Responsable de Producción y Logística del Consejo de Dirección de Skoda. "La producción de tres millones de motores 1.2 HTP y de 500.000 cajas de cambios MQ/SQ 100 son dos hitos que demuestran el poder de nuestra producción local. En los próximos años, vamos a reforzar estas competencias tecnológicas".




El motor de tres cilindros 1.2 HTP de la gama EA 111 se produce en Mladá Boleslav desde el año 2001, y se usa en los modelos Skoda Fabia, Roomster y Rapid. La abreviación HTP corresponde a 'High Torque Performance' (alto rendimiento del par motor), lo que significa que el motor entrega una potencia considerable incluso a bajas velocidades. Al mismo tiempo, el motor ofrece una alta eficiencia y un peso ligero.

Además de la construcción de motores, la fabricación de componentes de Skoda se centra también en la producción de cajas de cambios. La caja de cambios automática de doble embrague DQ 200 se fabrica en la planta de Vrchlabí, mientras que las cajas de cambios manuales MQ 200 y MQ/SQ 100 se producen en la planta de Mladá Boleslav. Esta última ha alcanzado las 500.000 unidades fabricadas a finales del mes de marzo. Skoda ha estado produciendo la caja MQ/SQ 100 desde mediados de 2011, y se monta en el Citigo, entre otros modelos.

Durante los próximos años, Skoda planea aprovechar sus conocimientos en producción de motores y cajas de cambios. Para ello, el fabricante ha establecido un nuevo Centro de Propulsores en el Centro de Desarrollo de Skoda en C(esana, cerca de Mladá Boleslav, un proyecto en el que ha invertido más de 34 millones de euros, con el apoyo del Grupo Volkswagen. Actualmente, esta es la mayor inversión en desarrollo en la República Checa.

La fundición y forja, que hace pocas semanas celebró su 50º aniversario, es un pilar importante de la producción innovadora de motores y transmisiones en Skoda. Este área de producción, fundada en 1963 -poco antes del lanzamiento del Skoda 1000 MB- es ahora una de las instalaciones más avanzadas de su especialidad, y es también un 'Centro de Excelencia' del Grupo Volkswagen.

Skoda empezó a construir motores en 1899. Cuatro años después de formar la compañía, que empezó con la producción de bicicletas, los fundadores Václav Laurin y Václav Klement crearon su primera bicicleta asistida por motor, la llamada Motocyclette. Este vehículo de dos ruedas estaba propulsado por una combinación de dos motores monocilíndricos de 1,25 y 1,75 CV de potencia, respectivamente.

Con el lanzamiento de este motor, se sentaron las bases de una de las compañías automovilísticas más longevas del mundo. En 1905, L&K desarrollaron el primer vehículo de la compañía bajo el nombre 'Voiturette A' (en francés: coche pequeño), que estaba propulsado por un motor de dos cilindros y 7 CV de potencia, con una cilindrada de 1.100 c3. El desarrollo del primer motor del mundo con ocho cilindros en 1908 supuso otro hito inicial. En 1924, L&K ya producían incluso motores para aviones.

Tras la fusión con Skoda Works en 1925, el desarrollo de motores siguió jugando un rol muy importante. En los años 30, Skoda también producía vehículos de competición de altas prestaciones, entre otras cosas. Tras la 2ª Guerra Mundial, el primer motor trasero se convirtió en un paso evolutivo clave en 1964, pero en 1987 se regresó al motor frontal. La unión de fuerzas con Volkswagen en 1991 dio el impulso definitivo para la producción de motores y transmisiones modernas.

| Fuente: Skoda