6 may. 2014

Opel: 25 años usando catalizador en sus coches


Se cumplen 25 años desde que Opel se anticipara al resto de fabricantes europeos al equipar catalizadores de serie en todos sus vehículos como muestra de su compromiso con el medio ambiente.

A mediados de 1989, Opel tomó la decisión pionera entre los fabricantes de volumen europeos de equipar toda la gama de vehículos de gasolina con catalizadores de serie. Entonces, 19 de los 20 modelos Opel de gasolina disponían de catalizador en su dotación estándar, lo que demuestra la decisión estaba impulsada por una preocupación medioambiental y por sus ventajas fiscales, y no sólo por una oportunidad de negocio.




Hoy en día, las emisiones se han reducido drásticamente hasta por debajo del 10 por ciento de los niveles anteriores al uso del catalizador, y Opel está comprometida a reducirlos aún más. "Estamos a la vanguardia en el desarrollo de tecnologías respetuosas con el medio ambiente con el fin de reducir las emisiones en nuestros automóviles. Esto no solo se hace a través de la mejora de los catalizadores, sino además del desarrollo de motores eficientes y limpios", señala Michael F. Ableson, Vicepresidente de Ingeniería de GME. "Entre 2013 y finales de 2016, Opel tendrá 3 nuevas familias de motores, incluyendo 13 variantes de los mismos, así como numerosas versiones más económicas con incluso menos emisiones. Además, la compañía está lanzando productos que van más allá del cumplimiento de los requisitos legales", añade Ableson.

El fundamento de la decisión
La decisión de Opel de incluir catalizadores de serie se explica porque en 1989 los vehículos equipados con catalizadores eran más respetuosos con el medio ambiente y los clientes se beneficiaban de ventajas fiscales. Por otra parte, al formar parte de General Motors, la marca aprovecha los conocimientos técnicos y las tecnologías utilizadas en EE.UU. - que entonces ya requería catalizadores - y por tanto estaba mejor preparada que la competencia para dar el paso.

En 1984, Opel ya estaba trabajando en el proyecto y fue el primer fabricante europeo en presentar un catalizador producido en Europa en un Opel Ascona 1.8 l, fabricado para la policía alemana y entregado el 7 de diciembre de 1984.

Esto fue más allá de una campaña de imagen. A finales de ese año, Opel tenía 1.000 empleados para investigar y desarrollar catalizadores, con una inversión de aproximadamente 500 millones de euros -1.000 millones de marcos alemanes de la época-. Hasta entonces, los catalizadores eran modificados desde Estados Unidos e importados a Europa. General Motors, matriz de Opel, era el mayor fabricante de catalizadores en aquel entonces.


Un paso adelante: de la Euro 0 a la Euro 6
Desde aquellos años, se ha ido evolucionando los catalizadores, paso a paso, para asegurar la máxima protección medioambiental. Los sistemas de diagnóstico han mejorado considerablemente y hoy en día existen sensores en cada parte del catalizador para asegurar que el sistema está funcionando correctamente. Otro cambio significativo fue el integrar el catalizador con el colector de admisión, haciéndolo mucho más eficiente.

La conciencia medioambiental comenzó a ganar peso en la década de los 80 y los principales fabricantes europeos, como Opel, tomaron la decisión que ha evitado que se expulsen a la atmosfera miles de millones de toneladas de gases contaminantes. La obligación de utilizar catalizadores entró en vigor en la Unión Europea en 1992. La reducción de las emisiones a partir del nivel inicial Euro 0 y Euro 6 ha sido asombrosa.

Las normativas en las emisiones contaminantes comenzaron la década de los 70, pero el mayor impacto se sintió en 1992, cuando la norma Euro 1 se hizo efectiva. En aquel momento, tener un catalizador en el vehículo no era obligatorio y dependía de varios factores.

La ofensiva Diesel: llegan los filtros de particulas
En 2005, la regulación Euro 4 era obligatoria, este mismo año Opel introduce el filtro antipartículas en todos sus vehículos con motor diésel, reduciendo la emisión de partículas a casi cero y adelantándose 4 años a la normativa Euro 5 de 2009. Opel comenzó a producir dos nuevos sistemas - la tecnología de "trampa de óxidos de nitrógeno" (Lean NOx Technology – LNT) y el sistema "BlueInjection" SCR (Reducción Selectiva de Catalización), los cuales reducen los óxidos de nitrógeno (NOx) de los gases de escape. Los resultados han sido asombrosos: Efectivamente, las emisiones de un coche con motor diésel en 1992 es equivalente a 140 coches diésel en 2014.

Este año, el estándar Euro 6 se hace efectivo en los nuevos modelos y propone un gran incremento en las reducciones. Con la Euro 6, los limites para vehículos gasolina y diésel serán igualmente difíciles. La normativa se centra en pruebas mucho más rigurosas y requisitos más estrictos de diagnóstico.

El futuro traerá aún protocolos de prueba más ajustados. Ahora se espera un nuevo ciclo de ensayos, el Procedimiento Mundial de Ensayo de Vehículos Ligeros (WLTP). Además, comenzarán con los nuevos requerimientos de emisiones en conducción real (RDE), por el que se utilizará un equipo móvil en los coches en carretera para comprobar las normas de emisión.


Propulsores más eficientes
En palabras del Ingeniero de Componentes de Sistemas de Gestión del Motor (EMS) Dr. Roland Maucher, "no es solo una cuestión de tratar los gases que salen del motor sino también, y en primer lugar, reducir la cantidad de gases producidos en el motor. Mejorando la eficiencia reducimos los gases expulsados directamente desde el motor, por lo que nuestros ingenieros están haciendo un gran esfuerzo para mejorar y hacer más efectiva la combustión".

Entre 2013 y 2016, Opel está renovando el 80% de su gama de motores, con tres nuevas familias de motores y 13 derivaciones de los mismos. Esto incluye nuevas familias de potentes y económicos motores de 1.6 litros tanto de gasolina como diésel, con menores emisiones de CO2. Por otra parte, un nuevo motor de 1.0 litro de cilindrada y tres cilindros que marcará referencias será presentado este verano.

La nueva generación del motor cuatro cilindros 1.6 ECOTEC Turbo de inyección directa de gasolina se ha centrado en la economía de consumo, alto par motor a bajo régimen y una elasticidad excepcional. Comparado con los anteriores motores Turbo de 1.6 litros, las emisiones de CO2 y el consumo es un 13% más bajo, mientras que su potencia y el par máximo son un 30% más altos. El nuevo Opel Cabrio fue el primer modelo en estar disponible con esta nueva motorización, que ahora también propulsa el Astra, Astra GTC y el Zafira Tourer.

La nueva generación de motores turbo diésel 1.6 CDTI, ofrecen un rendimiento líder en todos los parámetros que resultan clave para un motor. Fue lanzado en el Zafira Tourer y ya está disponible también en el Meriva y el Astra. Tanto el nuevo sistema de catalización de Opel llamado "BlueInjection" SCR (Reducción Selectiva de Catalización) en el Zafira Tourer y la tecnología de "trampa de óxidos de nitrógeno" (Lean NOx Technology -LNT-) en el Meriva y Astra, permiten que cumpla la norma Euro 6, haciendo al 1.6 CDTI tan limpio como un motor gasolina.

El Nuevo ADAM ROCKS y el ADAM serán los primeros modelos Opel en disponer de la nueva generación del motor Turbo gasolina 1.0 ECOTEC de inyección directa y tres cilindros. Este nuevo y pequeño propulsor cumple con la norma Euro 6 y sube el listón en lo que a refinamiento de motores tres cilindros se refiere.

¿Qué hace un catalizador?
La combustión interna de los motores produce gases de escape, tales como hidrocarburos no quemados (combustible), monóxido de carbono (CO) y los óxidos de nitrógeno (NOx). Los metales preciosos incrustados en los convertidores actúan como catalizadores, iniciando una reacción y la transformación de los gases y combustible sin quemar en dióxido de carbono inocuo (CO2) y agua (H2O).