23 abr. 2014

Seat celebra los 30 años del Ibiza


En 1984, mientras el mundo aplaudía el lanzamiento del primer Mac, por parte de Apple, y empezaba a popularizarse el compact disc, el 27 de abril del mismo año salía de la Zona Franca de Barcelona el primer Seat Ibiza, el modelo más exitoso de la historia de la marca automovilística. El próximo domingo, el superventas español más exportado cumplirá 30 años acompañando a diferentes generaciones que se han puesto al volante del icono de la marca.

Este año Seat celebra el aniversario del Seat Ibiza, un revulsivo para la compañía, considerado hoy en día como el coche más carismático de toda su historia, además del más vendido rozando los 5 millones de unidades. Si hay un coche que identifica la España de los ochenta, dinámica, ambiciosa y dispuesta a cambiarlo todo, éste no es otro que el Seat Ibiza.




Reforzado por la imagen festiva e internacional de la isla mediterránea, su lanzamiento marca un punto de inflexión en nuestro paisaje automovilístico.

El Seat Ibiza es uno de los pilares de la marca que en España permanece en el puesto número uno de su segmento desde 2001 y contará con una versión especial con motivo de su 30 aniversario, a finales de junio.

En 1984, el escenario elegido para la presentación mundial del Seat Ibiza fue el prestigioso Salón del Automóvil de París. Gracias al superventas, la compañía empieza su proyección internacional con la exportación en gran volumen. Desde esa fecha, este icono sobre ruedas registra unos niveles de exportación del 69% (alrededor de 3,5 millones de unidades) a los más de 75 países en los que está presente la compañía. Los mercados más importantes en estos años para el Seat Ibiza han sido, aparte de España, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal y México.

El Seat Ibiza estrena la fábrica de Martorell
La compañía cierra los años 80 marcando récords de producción y ventas e integrada en la órbita del Grupo Volkswagen. Hasta 1993, la actividad de la marca se había concentrado en la Zona Franca de Barcelona pero la entrada en un nuevo grupo, la gran acogida de los nuevos modelos por parte del mercado y la necesidad de aumentar la capacidad de producción reclamaban con urgencia un nuevo complejo industrial. Seat contaría con una nueva y moderna factoría junto a su Centro Técnico. De esta forma, la segunda generación del Seat Ibiza se convertía en el primer vehículo producido en la nueva fábrica de Seat en Martorell. La entrada en funcionamiento de la factoría provocó la creación de un parque industrial de proveedores, entonces con 20 empresas.

En la actualidad, la fábrica de Martorell sigue siendo una de las más modernas y flexibles de Europa, como lo demuestra el reconocimiento internacional "Automotive Lean Production".

Cada día se producen en la Línea 1 de Martorell cerca de 700 Seat Ibiza y emplea directamente a alrededor de 1.600 personas. En total, Seat genera empleo, directo e indirecto, para cerca de 70.000 familias. Hoy, el efecto multiplicador de Seat sobre la economía es determinante. Seat no se entiende sin Martorell ni el sector español de la automoción se entiende sin Seat.

Seat Ibiza: diseño, espíritu joven y deportivo
El Seat Ibiza es 100% Seat, ya que fue el primer vehículo diseñado y desarrollado propiamente por la compañía. El diseño siempre ha formado parte del ADN de la marca española y en el caso del Seat Ibiza destacan las aportaciones de firmas relevantes vinculadas al diseño del automóvil a lo largo de las cuatro generaciones.

En la primera generación del Seat Ibiza (1984-1993), Seat contó con la colaboración de Italdesign, la empresa del diseñador italiano Giorgio Giugiaro, además de Karmann para el desarrollo de la carrocería y Porsche para la tecnología de los motores "System Porsche". Para la segunda (1993-2002), de nuevo firmada por Giugiaro, el salto estético fue evidente, con líneas redondeadas y aerodinámicas, y con un equipamiento y sofisticación mecánica reservados en la época a gamas de segmentos superiores.

El actual director de diseño del Grupo Volkswagen, el italiano Walter de'Silva, perfiló las líneas de la tercera generación del Seat Ibiza (2002-2008), un paso adelante en cuanto a la calidad de fabricación, gama de motores y comportamiento dinámico. De'Silva introdujo una estética más atractiva, marcada por la agilidad. Se trataba del concepto "Chasis Ágil" desarrollado por el Centro Técnico de Seat en Martorell.

La actual generación del Seat Ibiza (2008) es obra del director de diseño de Seat en aquella época, Luc Donckerwolke. Se introduce por primera vez en el frontal del vehículo el concepto "Arrow Design" que resulta en un nuevo Seat Ibiza más deportivo y distintivo que sus predecesores, gracias al empleo de trazos geométricos muy marcados, a la que se suma la evolución introducida en la clásica "Línea Dinámica" de la marca en el lateral.

La versión más racing triunfa en el mundial de Rallies
El primer Seat Ibiza con apellido y clara vocación deportiva fue el SXI con motor de 100 caballos, predecesor de los actuales CUPRA (acrónimo de Cup Racing) y FR (Fórmula Racing). En 1996, la compañía presenta la versión CUPRA con motor 2.0 de 150 CV, que ofrecía un gran rendimiento y una imagen deportiva. Un lanzamiento esperado con el que Seat celebraba su brillante triunfo en el Campeonato del Mundo de Rallies FIA de 2 Litros con el Seat Ibiza Kit Car, título que repetiría en 1997 y 1998. En 2004, el Seat Ibiza celebró su 20 Aniversario, con más de 3,3 millones de unidades fabricadas y con la aparición de dos nuevas versiones deportivas: FR y CUPRA (con nueva mecánica diésel).

¿Sabías que...?
- El precio aproximado del Seat Ibiza en 1984 rondaba las 825.000 pesetas (4.950€). Hoy equivaldría a 15.620€.
- El Seat Ibiza fue coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.
- La segunda generación del Seat Ibiza fue el primer modelo de su segmento equipado con un motor TDI de 90 CV.
- El Seat Ibiza fue el primer modelo de su segmento que incorporó ESP (control electrónico de estabilidad) de serie en toda la gama.
- Ventas por generaciones:
- Seat Ibiza I, 1984-1993: 1.308.461 unidades
- Seat Ibiza II, 1993-2002: 1.522.607 unidades
- Seat Ibiza III, 2002-2008: 1.221.200 unidades
- Seat Ibiza IV, 2008-hoy: 924.183 unidades


1ª generación (1984-1993): Alianza de grandes nombres.
La primera generación, presentada en 1984, supuso una gran novedad, ya que, gracias a que aprovechaba la plataforma del Seat Ronda, aunaba el espacio y habitabilidad de los modelos del segmento superior con un tamaño más compacto (3,6 metros de largo). En aquel proyecto, Seat contó con la colaboración de firmas de renombre como Italdesign -la empresa del diseñador italiano Giorgio Giugiaro- para el diseño, Karmann para el desarrollo de la carrocería y Porsche para la tecnología aplicada a los motores (denominada con la leyenda System Porsche que el Seat Ibiza luciría en la tapa de la culata del motor).

La llegada del Seat Ibiza dio nuevas energías a la cadena de producción de la compañía en la Zona Franca de Barcelona. Con una oferta de motorizaciones que iba desde los 44 CV hasta los 100 CV en la versión de gasolina, y el eficaz propulsor de 55 CV en la mecánica Diesel, el Seat Ibiza ejerció un destacado poder de atracción entre los usuarios, tanto españoles como extranjeros, ya que el número de exportaciones fue muy significativo, llegando incluso a superar la barrera de las 119.000 unidades en 1990.

Tras el lanzamiento con carrocería de 3 puertas, en 1986 aparecían las versiones con 5 puertas, que ampliaban el abanico a clientes con necesidades más familiares. Por su parte, el primer Seat Ibiza con apellido y clara vocación deportiva fue el SXI con el motor de 100 caballos -todo un antecesor para los actuales CUPRA y FR-, que se lanzó en 1988.

Después de siete años en el mercado, en 1991 se realizó una profunda remodelación del modelo denominada New Style, afectando principalmente al diseño del frontal (más redondeado y aerodinámico, con nuevos paragolpes y spoiler), al nivel de acabados interiores, con mejoras en la dirección e insonorización, y que además trajo consigo la versión Sport Line del Seat Ibiza con la última evolución del motor System Porsche: 1.700 c.c. y 110 CV. Al año siguiente, el Seat Ibiza se convertía en el coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona "92.

La primera generación del Seat Ibiza, desde su lanzamiento en 1984 hasta 1993, año en que se produjo la última unidad en la factoría de la Zona Franca de Barcelona, obtuvo unas ventas de 1.342.001 unidades.

2ª generación (1993-2002): Primer modelo fabricado en la planta de Martorell.
En 1993, la marca española presentaba la segunda generación del Seat Ibiza, un vehículo que iba a continuar el camino de éxito dibujado por su antecesor. La dilatada historia de Seat reservaba un merecido capítulo a este modelo, ya que se convertía en el primer vehículo producido en la nueva fábrica de Seat en Martorell. Un hito que llenaba de optimismo a los responsables de la marca y que suponía el mejor de los comienzos para esta generación presentada en el Salón del Automóvil de Barcelona de 1993.

El salto estético era evidente, con líneas más redondeadas y aerodinámicas, y con un equipamiento y sofisticación mecánica reservados en la época a vehículos de segmentos superiores. Unos atributos que sirvieron de plataforma para que el Seat Ibiza diera el salto a nuevos mercados, que supieron apreciar su excelente relación calidad-precio.

La gama del Seat Ibiza segunda generación combinaba un total de seis motores (gasolina, diesel y turbodiesel) con carrocería de 3 y 5 puertas, siendo desarrollado ya dentro del Grupo VW.

El Seat Ibiza efectuó en aquella época un gran salto en cuanto a calidad de fabricación, siendo el primer modelo de su segmento que ofrecía un motor TDI de 90 CV, mientras que tres años después, en 1996, hacía lo propio equipando en esa ocasión el motor de 110 CV, convirtiéndose a su vez en el propulsor Diesel más potente de su segmento. Dos años antes, en 1994, aparecía la versión GTI ahora con motor 1.8i 16v de 130 CV, la variante más deportiva hasta ese momento.

Fue en 1996, coincidiendo con la actualización que incorporaba paragolpes de una sola pieza y una nueva gama de motorizaciones, cuando Seat presentó la espectacular versión CUPRA (acrónimo de "Cup Racing") con el motor 2.0 de 150 CV, que ofrecía un extraordinario rendimiento y una imagen tremendamente deportiva. Un lanzamiento esperado con el que Seat celebraba su brillante triunfo en el Campeonato del Mundo de Rallies FIA de 2 Litros con el Seat Ibiza Kit Car, título que repetiría en 1997 y 1998. En 1997, también llegaba el primer Seat Ibiza con caja de cambios automática de 4 velocidades y motor de gasolina 1.6i de 101 CV.

Ya en 1999, en el marco del Salón del Automóvil de Barcelona, el Seat Ibiza mostró una nueva estética. Su imagen totalmente renovada afectaba tanto al interior como al exterior, escenario en el que destacaban unos grupos ópticos de mayores dimensiones y una parrilla acorde con la nueva imagen de la marca. En el interior, llamaba la atención la nueva pantalla multifunción que mostraba la información del ordenador de a bordo, del climatizador y de la radio.

Un año después, concretamente en el mes de mayo del año 2000, y coincidiendo con el 50º aniversario del nacimiento de Seat, la compañía presentaba el nuevo Seat Ibiza CUPRA con el motor 1.8 turbo de 156 CV, que se convertía en el primer vehículo de su segmento en ofrecer el ESP (control electrónico de estabilidad).

Pero fue unos meses después cuando la experiencia adquirida por Seat Sport tras seis años compitiendo en el Mundial de Rallies se trasladó a los clientes de la marca española con el lanzamiento del Seat Ibiza CUPRA R, el primer modelo de producción en serie desarrollado por la división deportiva de la compañía. Una edición limitada de la que se produjeron 200 unidades y que contaba nada menos que con el propulsor 1.8 20V turbo de 180 CV.

El nivel de ventas superaba a la anterior generación, con un total de 1.522.607 unidades vendidas durante el periodo comprendido entre 1993 y 2002.

3ª generación (2002-2008): Se introduce el concepto "Chasis Ágil".
La tercera generación del Seat Ibiza vio la luz en el año 2001. Un paso adelante en cuanto a calidad de fabricación, gama de motores y, por supuesto, comportamiento dinámico. El diseño corrió a cargo de Walter de Silva, que introdujo una estética más atractiva, marcada por la agilidad.

De hecho, el Seat Ibiza de 2001 fue el primer modelo de la marca en incorporar en toda la gama el concepto "Chasis Ágil", desarrollado por el Centro Técnico de Martorell, y también elevó el listón de la potencia con los motores Diesel hasta los 130 CV.

En 2004, el Seat Ibiza celebró por todo lo alto su 20º aniversario, con más de 3,3 millones de unidades fabricadas y con la aparición de dos nuevas versiones deportivas que posteriormente se convertirían en santo y seña de la marca española: FR (acrónimo de "Fórmula Racing"), con los motores 1.9 TDI de 130 CV y 1.8 turbo de 150 CV, y CUPRA, que incorporaba la mecánica Diesel más potente de su segmento gracias al propulsor 1.9 TDI de 160 CV. También en la variante de gasolina, el CUPRA ofrecía unas brillantes prestaciones gracias al propulsor 1.8 20V de 180 CV.

En el mes de febrero de 2006, el Seat Ibiza estrenó una nueva imagen marcada por la deportividad y la modernidad. Los nuevos acabados interiores y los nuevos parachoques se convirtieron en las principales mejoras, contando con una gama de 18 versiones al combinar 5 acabados con 11 motores.

A finales de 2007 se presentó la versión ECOMOTIVE, equipada con el motor 1.4 TDI de 80 CV con filtro de partículas DPF, que se convirtió en el modelo más ecológico de su segmento, con unas emisiones de tan sólo 99 g/km de CO 2 .

El nivel de ventas de la tercera generación del Seat Ibiza contabilizó un total de 1.084.989 unidades, erigiéndose como líder de ventas de su segmento desde su llegada al mercado.

4ª generación (2008-): La perfecta unión entre belleza y tecnología.
Desde su aparición en 1984, el Seat Ibiza ha sido un verdadero icono para Seat y su modelo más conocido en todo el mundo. Por ello, la llegada en 2008 de una nueva generación hacía renacer de nuevo el entusiasmo y la admiración que despierta el Seat Ibiza allá por donde va.

Seat inició a mediados de 2008 la campaña promocional de la cuarta generación del Seat Ibiza con dos palabras que resumían a la perfección las cualidades del nuevo vehículo de la compañía: belleza y tecnología…a las que habría que añadir otro rasgo característico del modelo: la calidad.

Calidad unida indiscutiblemente a su belleza exterior e interior, ya que el concepto de diseño "Arrow Design" en el frontal hizo del nuevo Seat Ibiza un coche más deportivo y distintivo que sus predecesores, gracias al empleo de unos trazos geométricos muy marcados -obra del director de Diseño de Seat en aquella época Luc Donckerwolke-, al igual que la evolución introducida en la clásica "Línea Dinámica" de la marca en el lateral. La nueva generación del Seat Ibiza aparecía con dos carrocerías diferenciadas, SportCoupé de 3 puertas, y 5 puertas.

Asimismo, en el equipamiento de serie destacaban elementos como los airbag de cabeza- tórax o el ESP (primer modelo que incorporó el control electrónico de estabilidad de serie en toda la gama), que incluía el Hill Hold Assist (asistente de arranque en pendientes) y el testigo de pérdida de presión de neumáticos, incrementando su nivel de confort y seguridad.

Las pruebas de choque realizadas por Euro NCAP mostraron el gran trabajo realizado por el Centro Técnico de Martorell en este sentido, consiguiendo 5 estrellas en protección de ocupantes, 4 estrellas en seguridad infantil y 3 estrellas en protección de peatones.

Además, el nuevo Seat Ibiza destacaba por sus excelentes cualidades dinámicas gracias al empleo de la nueva plataforma del Grupo VW desarrollada para este segmento. Un hecho que se reforzaba con la incorporación de la caja de cambios DSG de siete velocidades en el motor gasolina de 1.6 litros y 105 CV por vez primera en el segmento, lo que situaba al nuevo vehículo de Seat en una destacada posición respecto a sus rivales.

En total, la cuarta generación del Seat Ibiza presentaba seis motorizaciones, tres mecánicas gasolina (1.2 de 70 CV; 1.4 de 85 CV; y 1.6 de 105 CV) y tres Diesel (1.4 TDI de 80 CV, 1.9 TDI de 90 CV y 105 CV) con filtro de partículas DPF. Todas ellas destacaban por sus reducidas emisiones de CO 2 , adquiriendo el mayor protagonismo en este aspecto la nueva versión ECOMOTIVE con motor TDI de 80 caballos que, gracias a sus emisiones de 98 g/km, se convirtió en el modelo más ecológico de su segmento, sin olvidarnos de sus bajos consumos, que se traducían en tan sólo 3,7 l/100 km en ciclo ponderado.

En 2009 aparecían las versiones más deportivas. El CUPRA con carrocería SC de 3 puertas, cambio DSG de serie y motor de gasolina 1.4 TSI de 180 CV era el primero en llegar, pero poco después se lanzaban los FR con carrocerías SC y 5 puertas y motor 1.4 TSI de 150 CV, al que se sumaría en 2010 el FR TDI de 143 CV. En su completo equipamiento destacaban elementos como el autoblocante electrónico XDS o los faros Bi- xenon con tecnología AFS. Culminaron las gamas deportivas las versiones Bocanegra, un tributo al mítico deportivo de los setenta, el Seat 1200 Sport "Bocanegra". Disponible en dos colores, blanco y rojo, su frontal negro evocaba alguno de los mejores momentos del pasado de la marca. Precisamente con el prototipo del Bocanegra se dieron a conocer las líneas del nuevo Seat Ibiza en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2008.

En 2010 llegaron los motores 1.2 TDI de 75 CV y 1.2 TSI de 105 CV. El primero impulsaba a la nueva versión ECOMOTIVE, cuyo consumo era de 3,4 l/100 km, con unas emisiones de 89 gr/km de CO 2 . También en 2010 la gama Seat Ibiza incorporó la carrocería familiar a su oferta, denominada ST. Un nuevo paso adelante que volvía a reafirmar al modelo español con una de las gamas más completa de su segmento.

En 2012 se realizó la última actualización del Seat Ibiza, que afectó a sus tres carrocerías, SportCoupé, 5 puertas y ST. Con una estética remozada, la gama incorporaba las mismas motorizaciones que la versión anterior, incluyendo un nuevo propulsor 1.6 GLP de 82 CV preparado para funcionar con gasolina o con Gas Licuado de Petróleo. Y a inicios de 2013 llegaba la nueva evolución del CUPRA, con un comportamiento dinámico muy mejorado y con los faros Bi-xenon con tecnología LED.

La última estrella que ha llegado al universo del Seat Ibiza es una nueva versión altamente tecnológica. Se trata del modelo 1.4 TSI de 140 CV ACT, el primero de la marca española en ofrecer el Sistema de Gestión Activa de Cilindros. El avanzado motor TSI combina la desconexión selectiva de cilindros con un amplio paquete de tecnologías eficientes que incluyen el concepto de construcción ligera, menor cilindrada, inyección directa y sobrealimentación, el sistema Start/Stop y la función de recuperación de la energía. Un compendio de avances técnicos que permiten una gran eficiencia sin dejar de lado las excelentes prestaciones.


Seat Ibiza: Los Concept Car.
Si el primer Seat Ibiza causó sensación en el Salón de París de 1984, hace ya 30 años, a lo largo de la dilatada historia del modelo han aparecido algunos concept car y prototipos que en su momento asombraron en las más importantes muestras mundiales del automóvil.

A lo largo de estas tres décadas Seat ha aprovechado su diseño de vanguardia para anticipar las siguientes generaciones del Seat Ibiza, o para dar las primeras pistas de nuevas carrocerías que se han ido añadiendo a su familia.

Barcelona, París, Ginebra y Frankfurt han sido algunos de los escenarios en los que se han presentado los sucesivos concept car y prototipos que también han ido marcando la vida del Seat Ibiza.

Seat Ibiza Cabrio (1986): Un original y atractivo ejercicio de diseño.
Dos años después del lanzamiento del Seat Ibiza, vio la luz un concept muy original y atractivo del modelo de Seat: el Seat Ibiza Cabrio, un proyecto que tuvo diferentes diseños desde 1986 hasta el año 1991.

El primer prototipo fue el Seat Ibiza Cabriolet by Proto Design presentado en Grecia en 1986, diseñado por Elias Bacoulas y con el color de la carrocería negro, un modelo que destacó por su originalidad y marcada personalidad. Un año después, en 1987, se presentó en el Salón del Automóvil de Barcelona el Seat Ibiza Cabrio de la compañía ASC -firma de carrocerías especiales y personalizadas de Estados Unidos- con la base del Seat Ibiza I y muy llamativo merced al color rojo de su carrocería, llantas y también su interior.

El tercer prototipo del Seat Ibiza Cabrio fue elaborado por Italdesign en 1989, en un color rojo menos intenso que el anterior y paragolpes negros, unidad que Seat guarda actualmente en su Colección de Coches Históricos. El cuarto y último prototipo apareció en 1991 con la base New Style (denominación del restyling realizado al Seat Ibiza ese mismo año) y en color blanco. En total, cuatro diferentes diseños para un concept que causó sensación entre el público y aumentó sobremanera la popularidad del Seat Ibiza en los años 80.

Proto C (París, 1990): Giugiaro avanza la segunda generación.
La estrecha colaboración con Giorgio Giugiaro se alargó más allá de la primera generación del Seat Ibiza. El genial diseñador italiano también fue el artífice del Proto C, que avanzaba la segunda generación del superventas español. Presentado en el Salón de París de 1990, ya incorporaba una plataforma y mecánicas procedentes del Grupo Volkswagen, aunque manteniendo unas señas de identidad profundamente mediterráneas.

El Proto C contaba con unas medidas de 3,910 metros de largo, 1,670 de ancho y 1,120 de alto, una talla muy cercana a la que posteriormente, en 1993, tuvo la segunda generación del Seat Ibiza. Y en sus trazos, a pesar de tratarse de un diseño claramente futurista y de difícil traspaso a la serie, ya se adivinaban algunas de las señas de identidad del modelo que aparecería unos años después.

Seat Ibiza Vaillante (Ginebra, 2006): Un coche de ficción para un piloto virtual.
El Seat Ibiza Vaillante sugería sentirse el protagonista de los libros de cómic Michel Vaillant. Ese fue el objetivo que movió al Centro de Diseño de la marca de Martorell para crearlo: provocar en quien lo contemplaba la sensación de poseer un coche de ficción para volar mentalmente a escenarios donde protagonizar las más inesperadas aventuras. Por eso Seat no pretendió producir el Vaillante en serie ni venderlo. Ni siquiera prefiguraba un nuevo Seat Ibiza. Era, simplemente, un "coche virtual" salido de las tiras del comic y convertido en realidad en un Salón del Automóvil cuya misión no era otra que aportar una imagen más deportiva y joven a la marca, y potenciar el lanzamiento de la gama del Seat Ibiza 2006.

Su presencia en el Salón de Ginebra tuvo como finalidad atraer a los visitantes del salón al stand de Seat no para ver un "show car" creado como un sueño que no está basado en la realidad, sino un vehículo desarrollado sobre el Seat Ibiza que podría ser el primer compacto del famoso piloto de comic Michael Vaillant, un auténtico automóvil de ficción. Luc Donckerwolke, director de Diseño de Seat, y su equipo quisieron hacer con el Vaillante un Seat Ibiza que claramente nacía en los cómics, una exageración del Seat Ibiza con la que significar que el modelo es un coche joven que podría vivir en los cómics, un modo de comunicación habitual entre la juventud.

Para crearlo, el departamento de Diseño de Seat se basó en un prototipo único de Seat Sport, en un Seat Ibiza muy especial con unos ejes delantero y trasero diferentes, con 40 milímetros más por lado de anchura, llantas de 19 pulgadas de diámetro y 8,5 pulgadas de anchura y neumáticos 235/35 R 19.

Estaba equipado con una mecánica de cuatro cilindros y 1,8 litros de capacidad, alimentada por turbocompresor, que se derivaba de la que llevaba el antiguo León Cupra. La principal diferencia es que aquél desarrollaba una potencia de 225 caballos, mientras el del Seat Ibiza Vaillante alcanzaba los 240.

Seat Ibiza SportCoupé Bocanegra (Ginebra, 2008): El regreso de un mito.
Seat desveló en el Salón de Ginebra 2008 el prototipo SportCoupé "Bocanegra", un vehículo que rebosaba carácter y deportividad por los cuatro costados, y con el que la marca española adelantaba el lanzamiento de la nueva generación del Seat Ibiza. Recuperaba el nombre del mítico modelo deportivo de los setenta y era capaz de transmitir emociones intensas desde la primera mirada. El "Bocanegra" proseguía con la visión estética y práctica del automóvil aplicada por Luc Donckerwolke, director de Diseño de Seat, y fue proyectado en el Centro de Diseño de Seat en Martorell.

Nada más verlo, llamaba la atención el espectacular frontal en color negro. De ahí el origen de su nombre, "Bocanegra". Su mitad superior estaba culminada por un cautivador metacrilato oscuro que sólo dejaba entrever los grupos ópticos delanteros con tecnología de LED. Su carrocería de 2 puertas con una marcada silueta coupé se reafirmaba a su vez por este frontal negro semitransparente que recordaba, con una evidente distinción en el tiempo, al lanzamiento del primer Seat SportCoupé, el mítico Bocanegra.

Llamaban la atención las ajustadas dimensiones exteriores del "Bocanegra", un modelo compacto con 4 metros de largo y escasa altura, que le permitían ofrecer una perfecta sinergia entre un fuerte carácter deportivo con la funcionalidad, habitabilidad y los más altos estándares de seguridad.

El prototipo de Seat incorporaba el potente y eficaz motor 1.4 biturbo con tecnología TSI y caja de cambios DSG de siete velocidades. Esta combinación era inédita en Seat, pues fue la primera vez que se presentaba un modelo con el motor 1.4 TSI biturbo y con cambio DSG de siete velocidades con levas en el volante. Fue tal el éxito conseguido con el "Bocanegra", que un año después del lanzamiento de la cuarta generación del Seat Ibiza salió al mercado una serie especial basada en el prototipo.

IBZ (Frankfurt, 2009): Llega la versión familiar.
Seat dio a conocer en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2009 el concepto IBZ, un vehículo que avanzaba las líneas de la nueva versión familiar del Seat Ibiza. El formato del concepto IBZ unía flexibilidad y funcionalidad, sin que esto supusiera ningún compromiso para su diseño exterior e interior, representando fielmente los valores de la marca: juventud, diseño innovador y deportividad.

Una vez más, el director de Diseño de Seat, Luc Donckerwolke, aplicó su visión para combinar un atractivo diseño con un vehículo tremendamente funcional en el que el confort y el espacio se unen a la tradicional filosofía deportiva que caracteriza a todos los modelos de la marca. El reto, combinar una carrocería familiar, con mayores dimensiones y posibilidades de carga, con la marcada personalidad de un modelo como el Seat Ibiza, con un carácter tremendamente deportivo y joven.

Buena prueba del excelente trabajo realizado, lo mostraba el Concept IBZ en su frontal, en el que la evolución del concepto "Arrow Design" era un hecho. En el capó aparecía una nueva línea que divide el coche simétricamente y que afila la imagen del conocido frontal del Seat Ibiza, aspecto al que también contribuyen las dos líneas que remarcan, a modo de cejas, los faros, combinando éstos un interior con formas de diamantes con la tecnología de LED.

El diseño del nuevo portón, que identificaba claramente al IBZ, era su otro gran centro de atención. Al abrirlo llama la atención su amplio maletero de más de 410 litros de capacidad, que se puede ampliar considerablemente si los respaldos de las plazas traseras se abaten, quedando una superficie de carga totalmente plana hasta los respaldos de los asientos delanteros. Asimismo, permite acumular objetos hasta el techo, tanto sin abatir los respaldos de las plazas traseras como con los citados respaldos abatidos, ofreciendo un considerable volumen interior.

Seat Ibiza en competición: El icono también logró tres títulos mundiales de rallies.
La historia del Seat Ibiza está íntimamente ligada a la de la competición. Prácticamente desde su nacimiento, el mítico modelo de la firma española ha estado presente en las carreras, sobre todo en los rallies. De hecho, con el Seat Ibiza Kit Car Seat consiguió tres títulos mundiales de rallies en la categoría de 2 Litros. Unos logros que nadie podría haber imaginado cuando en 1985 nacía Seat Sport, el departamento que se encarga de la gestión de los diferentes programas deportivos de la marca. Pero, además, el Seat Ibiza ha sido la mecánica con la que muchos jóvenes pilotos han dado sus primeros pasos en competición, gracias a las diferentes fórmulas de promoción que ha protagonizado en su dilatada historia, y ha dejado una huella imborrable en los campeonatos de España.

1ª generación (1985-1988): Copa en asfalto y bimotor en tierra
El nacimiento del Seat Ibiza casi fue paralelo al de Seat Sport. Un año después de la aparición del emblemático modelo se creaba el departamento de competición de la marca, que inmediatamente desarrollaba dos versiones de carreras basadas en el vehículo recién nacido. Para el Campeonato de España de rallies de asfalto se creaba la Copa Seat Ibiza, y en el de tierra la marca sorprendía a todos con el espectacular Seat Ibiza Bimotor.

La Copa Seat Ibiza causó un gran impacto en el Campeonato de España de asfalto, y por sus filas pasaron muchos pilotos que gracias a la marca pudieron formarse en la competición. Se creó una versión de grupo B que resultaba muy asequible para los pilotos que, además, recibían ayudas y premios que les facilitaban su participación. La Copa se mantuvo desde 1985 hasta 1988.

También sobre la base del primer Seat Ibiza se creó un interesante prototipo para competir en el Campeonato de España de tierra. La ingeniosa solución para luchar frente a vehículos mucho más potentes fue instalar dos motores, uno delantero y otro trasero, que enviaban su potencia a sus respectivos trenes. Así, sumando los 140 CV de cada uno de los dos propulsores 1.5 se conseguían 280 CV. Una alternativa llena de imaginación que permitió a Josep María Serviá llevarse el triunfo en varias pruebas frente a rivales mucho más potentes de la época.

2ª generación (1994-1999): En la cima del mundo.
1994 fue el año del regreso del Seat Ibiza a la competición. La segunda generación del exitoso modelo sirvió como base para una nueva Copa de promoción en el Campeonato de España de Rallies de tierra. Sobre la base de la versión GTI 2.0 se desarrolló un vehículo que llenó los parques cerrados de las diferentes pruebas. Se convirtió en el vehículo más utilizado en el certamen, que recibió un gran impulso gracias a la actividad promocional de la marca.

Un año después, en 1995, Seat inició su acercamiento al Campeonato del Mundo de Rallies. Los Seat Ibiza 2.0 de grupo A compitieron en varias pruebas del certamen, consiguiendo varios resultados esperanzadores. El piloto alemán Erwin Weber conseguía la tercera plaza en el Rally de Portugal, pero fue el doblete logrado por el propio Weber y el español Toni Rius en el Rally Acrópolis griego el que sirvió de espaldarazo definitivo para tomar la decisión de competir por el título de 2 Litros en 1996.

Seat desarrolló un Seat Ibiza Kit Car para afrontar el ambicioso reto, y se presentó en Montecarlo con un objetivo claro: lograr el título mundial. El equipo español, que contó con una amplia plantilla de pilotos procedentes de varios países, compitió en ocho pruebas de esa temporada y, tras conseguir el triunfo Jesús Puras en Portugal y numerosos podios de los Seat Ibiza en los diferentes rallies en que participaron, se alzaron con el entorchado en la cita final, el Rally de Gran Bretaña. Un éxito sin precedentes en la historia del automovilismo nacional, que por primera vez celebraba una corona mundial de una marca española.

El triunfo no hizo sino dar nuevos impulsos al programa deportivo de Seat, que al año siguiente repetía en el Campeonato del Mundo con el objetivo de repetir título mundial en la categoría de 2 Litros. El departamento técnico desarrolló el Seat Ibiza Kit Car EVO 2 con el que arrasaron a lo largo de una temporada en la que consiguieron ocho triunfos y la segunda corona mundial de la categoría. Tal fue la demostración del equipo, que ese mismo año se anunció que para la siguiente temporada debutaría en la categoría máxima, pero con el hermano mayor del Seat Ibiza, el Seat Córdoba.

A pesar del importante reto de competir frente a los otros World Rally Car, el Seat Ibiza Kit Car prosiguió su singladura victoriosa en la categoría 2 Litros. Seat Sport se desdobló en 1998 y, mientras desarrollaba el coche de la categoría máxima, se alzó con su tercer título consecutivo de 2 Litros. De esta manera, el Seat Ibiza completaba un increíble triplete difícil de imaginar unos pocos años atrás. Del ingenio del Bimotor se llegó a la cúspide mundial en una década prodigiosa.

Los programas mundialistas no dejaron de lado las fórmulas de promoción, en las que incluso se amplió el programa. Con la base del modelo 1,8 Turbo 20v se amplió la Copa Seat Ibiza, que además de seguir en el Campeonato de España de tierra, también se implantó en el de asfalto.

A pesar de que la estrategia de competición de Seat viró hacia los circuitos y otros modelos, especialmente el León, con el que la marca española consiguió el hito de ser el primer vehículo diesel que ganó carreras y títulos mundiales en la categoría de Turismos, la tercera y cuarta generación del Seat Ibiza ha tenido alguna versión de competición. En 2002 se homologó una versión de grupo N de la tercera generación que se vendió mayoritariamente en Holanda, donde compitió en carreras de circuitos, fundamentalmente de 24 horas.

En 2011 apareció el Seat Ibiza SC Trophy, sobre la base de la versión CUPRA de la cuarta generación. Un vehículo de circuitos que aprovechaba las virtudes del modelo de serie, y que con una escasa preparación estaba listo para correr. Con 180 CV de potencia, caja de cambios DSG de 7 velocidades y diferencial autoblocante, el Seat Ibiza SC Trophy destacó en la Copa de España de Resistencia y en el Campeonato de Italia de Endurance de Turismos. A nivel técnico, tan solo se realizaron modificaciones en el carter motor para que el coche se pudiera adaptar a los esfuerzos laterales derivados del uso de slicks y se incluyó un autoblocante de discos de fricción en la caja de cambios Por su parte, la carrocería del coche fue aligerada y reforzada por parte de Seat Sport para mejorar las prestaciones del vehículo, mientras que las barras interiores se soldaron a las carrocerías, lo cual confería al vehículo una mayor seguridad.


Seat Ibiza 1
Seat Ibiza
Seat Ibiza 2
Seat Ibiza
Seat Ibiza 3
Seat Ibiza
Seat Ibiza 4
Seat Ibiza
Seat Ibiza 5
Seat Ibiza
Seat Ibiza 6
Seat Ibiza
Seat Ibiza 7
Seat Ibiza
Seat Ibiza 8
Seat Ibiza
Seat Ibiza 9
Seat Ibiza
Seat Ibiza 10
Seat Ibiza
Seat Ibiza 11
Seat Ibiza
Seat Ibiza 12
Seat Ibiza
Seat Ibiza 13
Seat Ibiza
Seat Ibiza 14
Seat Ibiza
Seat Ibiza 15
Seat Ibiza
Seat Ibiza 16
Seat Ibiza
Seat Ibiza 17
Seat Ibiza


| Fuente: Seat